CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Industria de la tecnología

Facebook Spaces es una realidad virtual divertida, pero tiene sus problemillas

El nuevo espacio virtual de Facebook para compartir con amigos es más divertido de lo que me imaginaba, pero es limitado, no ofrece total naturalidad de control y se puede volver aburrido con el tiempo.

Un selfie en la realidad virtual de Facebook Spaces.

Juan Garzón/CNET a través de Facebook Spaces

SAN JOSÉ, California -- Facebook Spaces es el primer producto de realidad virtual social de la gigantesca red social y tuve la oportunidad de probarlo durante la conferencia para desarrolladores F8. Resultó ser mucho más divertido de lo que esperaba.

Facebook Spaces es un app que está disponible en beta para el sistema de realidad virtual Oculus Rift que te brinda un espacio de realidad virtual para compartir y departir con tus amigos.

El espacio virtual tiene como centro de interacción una mesa redonda, donde distintas personas se encuentran para hablar, jugar, navegar por tu contenido compartido en Facebook y hasta te permite llamar a amigos a través de una videollamada en Messenger y tomarte selfies.

Para vivir la experiencia Facebook Spaces, primero te tienes que poner las gafas de Oculus Rift y sus controles Touch. Luego abres el app y eres teletransportado a este espacio virtual donde tienes una mesa azul frente a ti.

En la mesa, encuentras una tableta donde puedes controlar las principales funciones del entorno, a través de configuraciones, amigos, medios, herramientas, apariencias y dibujos.

Esta es la tableta, centro de control de Facebook Spaces.

Juan Garzón/CNET

A diferencia de muchas experiencias o videojuegos de realidad virtual, Facebook Spaces te permite ajustar la altura, en este caso al altura de la mesa.

A través de las configuraciones puedes seleccionar esta opción para que aparezca un agarradero que te permite sujetarlo para subir o bajar la mesa. De esta manera, puedes ajustar la experiencia para que tu rostro virtual (avatar) aparezca directamente en el espejo y no te toque agacharte o empinarte; también te facilita sujetar herramientas y controlar la tableta.

Puedes hablar con normalidad con tus amigos a través de los micrófonos y audífonos, así que de cierta manera este espacio es como si estuvieras reunido en la sala de tu casa, pero en un mundo virtual.

Con la opción de apariencia puedes personalizar tu avatar. Tienes la opción de elegir algunas de tus fotos para que aparezcan algunas sugerencias y desde allí comenzar a seleccionar distintas partes de tu avatar para personalizarlo más a tu gusto, incluyendo estilo de pelo y su color, al igual que el tipo de nariz y color de piel.

Además, tienes actualmente la opción de cambiar la camiseta o colocarte gafas, pero se espera que en un futuro lleguen más opciones.

A través de la opción de amigos puedes buscar qué amigos están disponibles en Facebook Spaces y este es actualmente uno de los problemillas. Es el principio de Facebook Spaces y encontrar amigos que tengan unas Oculus Rift y que estén en Spaces no es nada fácil.

Reproduciendo: Mira esto: Facebook Spaces: así es el primer producto de realidad...
1:30

Afortunadamente, Facebook permite seleccionar también cualquier amigo para realizar una videollamada a través de Messenger. En esta prueba, llamé a mi colega y amiga Claudia Cruz, la cual apareció en una ventana flotante donde podía ver su cara y lo que lograba capturar su cámara frontal.

Me sorprendió lo fluido que fue la transmisión a pesar de estar en el centro de convenciones, lugar donde hay muchas personas y sistemas conectados a Internet.

Claudia sólo podía ver mi avatar y el mundo alrededor mío, pero mi "amigo" en el mundo virtual (la persona con quien estaba realizando la prueba) no podía ver o escuchar lo que Claudia decía. Yo tampoco podía ver la tableta de mi "amigo" o ver lo que estaba seleccionado hasta que lo sacara de esos menús.

A través de las herramientas pude tomar selfies (foto en la parte de arriba) e instantáneamente aparecían fotos "impresas" sobre la mesa virtual. Para hacerlo un poco más natural, Facebook permite que sonrías o hagas muecas para esas fotos al mover los joysticks en distintas direcciones.

Con esas fotos tomadas, puedes sujetar una de ellas para borrarla o compartirla en Facebook (en tu muro). Sólo tienes que sujetar la foto y girar la muñeca para abrir esas opciones.

Juan Garzón/CNET a través de Facebook Spaces

Además, tienes la opción para agrandarla o la puedes colocar en el centro de la mesa para que se coloque como un póster en el aire.

Por otra parte, la opción de en medio te permite acceder las fotos y videos 360 que has publicado y puedes colocarlos en medio de la mesa o acercarlos a tu cara para teletransportarte allí. Encuentras, en ese mismo menú una sección de tu contenido guardado y una sección para explorar (recomendaciones).

También tienes la opción de ver videos de manera regular, como tráilers en ventanas flotantes. Esas pantallas de mis fotos y videos, al igual que las opciones de mi tableta no eran visibles para mis "amigos" a pesar de que podían ver mis manos moviéndose.

Otra de las funciones de la tableta te permite dibujar objetos virtuales que puedes ver en 360 grados y compartirlos con tus amigos. Confieso que intenté dibujar una corbata y no fue la más bonita que haya visto, pero supuestamente alguien logró dibujar una rebanada de pizza que se veía muy bien. Además, la persona con quien estaba realizando la prueba dibujó un corbatín y lo compartió. Algunos de mis dibujos y fotos los pude compartir con él.

Juan Garzón/CNET

En un intento por ofrecer un poco más de naturalidad, Facebook permite dar la mano y chocarlas, por ejemplo. Sin embargo, al dar la mano no sabes exactamente si lo estás haciendo bien y al chocarlas aparecen emojis de Facebook flotando; o sea, que no termina siendo totalmente natural.

Dibujar y compartir, tomar selfies y viajar a diferentes partes del mundo fue muy divertido, pero estoy seguro de que con el tiempo y mucho uso se puede volver aburrido rápidamente.

Además, otro problema es que las funciones son muy limitadas actualmente y la pixelación de las fotos y videos 360 son muy notorias.

Por otra parte, es una buena idea intentar conectar a personas de manera virtual cuando están muy lejos, pero como pasa con mucha tecnología, existe el riesgo de que nos desconectemos de nuestros amigos en el mundo físico y real al optar por un mundo virtual.

Actualmente, Facebook Spaces está limitado para el uso de un máximo de cuatro personas a la vez. Spaces está también limitado a estas funciones, aunque se espera que en un futuro aumenten las funciones.

Un menú prototipo de Facebook Spaces.

Juan Garzón/CNET

Facebook realizó toda clase de pruebas para llegar a este espacio virtual, que incluye la posibilidad de interactuar en una sala que se puede personalizar y que un reloj con un menú virtual fuera el centro de control. Sin embargo, Facebook descartaría todas esas posibilidad para que los usuarios en el mundo virtual no se distrajeran tanto, y así el control y la navegación fuesen más naturales.

Me parece una buena idea, pero es claro que todavía necesita mucho trabajo. Por ejemplo, para seleccionar objetos es necesario apuntar y traspasar esos menús con tu dedo índice. La realidad virtual de Oculus no logra ofrecer tanta precisión para obtener una buena experiencia; sería mejor que fuera cuestión de sólo apuntar y presionar un gatillo.

Este es sólo el primer gran paso del plan de Facebook hacia la realidad virtual social y aunque necesita mucho trabajo, esto no le quita lo divertido.