CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Ciencia

¿Por qué Facebook quiere que este horrible robot aprenda a caminar?

La respuesta: inteligencia artificial.

One of Facebook's AI projects involves getting a robotic arm to use "curiosity" to learn better.

Uno de los proyectos de inteligencia artificial de Facebook consiste en lograr que un brazo robótico utilice la "curiosidad" para aprender mejor.

James Martin/CNET

En un pequeño laboratorio ubicado en el cuartel general de Facebook en Menlo Park, California, un brazo robótico de color rojo y negro se mueve hacia adelante y hacia atrás mientras lucha por lograr que su pinza caiga en el lugar donde los investigadores quieren.

Primero, el brazo se mueve demasiado a la derecha. Luego, demasiado a la izquierda. El brazo, al que los investigadores llaman Pluto, actúa como un bebé tratando de descubrir cómo mover sus articulaciones por primera vez.

Aunque el brazo no se mueve hasta el lugar correcto al principio, la inteligencia artificial (IA) que lo impulsa, estimula un comportamiento que ayuda al robot a aprender más sobre sí mismo y su entorno. El robot obtiene una "recompensa" —algo así como una especie de estímulo digital en su software— cada vez que realiza acciones que lo ayudan a alcanzar su objetivo. Los científicos de Facebook descubrieron que la IA aprendía más rápido cuando se alentaba la exploración.

"[El robot] Utilizará estos datos para actualizar su modelo sobre sí mismo", dice Franziska Meier, científica investigadora de Facebook especialista en IA, durante una demostración reciente. "Esta exploración está guiada por su curiosidad".

La investigación de Facebook en robótica no forma parte de un esfuerzo más amplio por desarrollar un nuevo tipo de productos, como lo hizo anteriormente con su dispositivo de videollamadas Portal o el casco de realidad virtual Oculus. El gigante de las redes sociales considera valioso el entrenamiento de robots porque podría ayudar a la industria de la tecnología a mejorar la calidad general de la IA, que da a las computadoras una flexibilidad similar a la capacidad del cerebro humano para observar, aprender y actuar. También podría ayudar a Facebook a mejorar la inteligencia artificial que ya utiliza para identificar contenido ofensivo, como discursos de odio, spam y desnudos. La inteligencia artificial ayuda a Facebook a mostrar las publicaciones que podrían interesarte más y le permite describir fotos a los ciegos.

La red social también ha experimentado las limitaciones de la IA para controlar su extensa plataforma. Un ejemplo horrible de ello ocurrió cuando la IA de Facebook no pudo detectar automáticamente un video que fue transmitido en vivo por un terrorista que asesinó a 51 personas en dos mezquitas en Nueva Zelanda. Este video luego se propagó a otros sitios de redes sociales.

"Los algoritmos mejorados que desarrolles se pueden usar de otras maneras internamente en Facebook y en la sociedad en su conjunto", dice Roberto Calandra, científico investigador de Facebook. La red social cuenta con dos laboratorios que trabajan en investigación en robótica (el otro se encuentra en Pittsburgh).

Facebook AI researchers in Menlo Park with Daisy, a hexapod robot learning to walk. From left: Roberto Calandra, research scientist; Franziska Meier, research scientist; Yixin Lin, research engineer; Omry Yadan, software engineer; Akshara Rai, research scientist.

Investigadores de IA de Facebook en Menlo Park con Daisy, un robot hexápodo que está aprendiendo a caminar. De izquierda a derecha: Roberto Calandra, científico investigador; Franziska Meier, científica investigadora; Yixin Lin, ingeniero investigador; Omry Yadan, ingeniero de software; Akshara Rai, investigadora científica.

Facebook

Utilizando robots fabricados por otras compañías, Facebook está explorando formas que podrían ayudar a una máquina a aprender sin tanta ayuda. Las máquinas impulsadas por AI requieren una gran cantidad de datos para completar una tarea que puede parecer sencilla para un humano, como identificar un perro en una foto. Los datos de entrenamiento a menudo deben ser etiquetados por humanos para que la máquina sepa qué hay en las imágenes con las que se la está alimentando.

Enseñar a una máquina, en especial un robot, a aprender algo nuevo es un reto porque a menudo no hay mucha información de entrenamiento disponible, dice Meier. Los robots impulsados por IA, al igual que los bebés, aprenden a través de prueba y error. Además, el mundo real puede ser impredecible, y las máquinas tienen que adaptarse a nuevas situaciones.

"Piensa en cómo aprendemos los humanos: aprendemos interactuando con el mundo", dice Meier. "Probamos algo, observamos lo que sucede y luego utilizamos esa información".

Los investigadores de inteligencia artificial en Facebook se están centrando en lograr que las máquinas aprendan de manera independiente.

Actualmente están intentando que un robot de seis patas aprenda por sí mismo a caminar en cuestión de horas.

Fuera del laboratorio, me hicieron una demostración de lo que esperan que suceda si tienen éxito. Un robot con aspecto de araña al que llaman Daisy, de colores negro y rojo, camina lentamente sobre un piso de concreto y luego se detiene junto a una mesa. Los investigadores esperan que Daisy utilice lo que aprende para poder caminar sobre otras superficies, como hierba o arena, que podrían ser más difíciles para un robot.

Trabajando con investigadores de la Universidad de California en Berkeley, Facebook también desarrolló una manera de que los robots aprendan a través del tacto, sin datos de entrenamiento para una tarea específica. Los robots pudieron hacer rodar una pelota, mover un joystick e identificar la cara correcta de un dado de 20 lados.

facebook-ai-artificial-intelligence-robots-robotics-1391

Este botón rojo ubicado en el laboratorio de investigación de Facebook desactiva el brazo robótico.

James Martin/CNET

"Imagina poner una llave en el ojo de una cerradura", dice Meier. "Puedes usar la visión para saber exactamente dónde está el ojo de la cerradura, pero en realidad estás utilizando las sensaciones de tus manos".

La idea de construir robots que puedan aprender por sí mismos puede evocar temores sobre un futuro en el que las máquinas destruyan a los seres humanos. Sin embargo, a los investigadores no parece preocuparles este escenario apocalíptico, y se burlan de esa idea. Fuera del laboratorio, hay un cartel pegado que dice "Viva la Robolución" y muestra un botón rojo que desactiva el brazo robótico.

Calandra dice que en la comunidad de robótica hay una broma sobre un estudiante que sale corriendo del laboratorio y anuncia que el robot se ha vuelto loco. El profesor responde preguntando al alumno si cerró la puerta para que el robot no pueda salir.

"Incluso tareas sencillas, como abrir una puerta, son sumamente complicadas en este momento", dijo.

Reproduciendo: Mira esto: Este robot de Apple quiere salvar al mundo de la chatarra...
1:32