Facebook quiere hacer de la realidad virtual un fenómeno 'social'

La red social más grande del mundo quiere demostrar que ponerte unas gafas de realidad virtual no significará desconectarte de tus amigos y familiares.

Nate Ralph

BARCELONA -- El evento de presentación del Samsung Galaxy S7 en el Congreso Mundial de Dispositivos Móviles (MWC, por sus siglas en inglés) estuvo lleno de sorpresas. La principal: el presidente ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, tomó el estrado para explicar cómo ponerse un equipo de realidad virtual puede ser, de hecho, un acto social.

"Muy pronto, vamos a vivir en un mundo en el cual todos tendremos el poder para compartir y experimentar escenas completas, como si estuviéramos ahí en persona", dijo Zuckerberg. Explicó cómo planea usar una cámara de 360 grados, como la recién anunciada Samsung Gear 360, para compartir videos inmersivos de las primeras experiencias de su nueva hija con sus padres.

De acuerdo con Zuckerberg, más de un millón de horas de video ya han sido consumidas con las gafas Gear VR de Samsung, y millones de nuevos usuarios intentarán probar dicho equipo de realidad virtual este año. (Samsung regalará unas Gear VR, con un valor de US$99, con cada Galaxy S7 que se compre en preventa).

Close
Drag

La sorpresiva aparición de Zuckerberg, que provocó una estampida de periodistas que se volcaron al escenario para tomar fotos y hacerse selfies, es el más reciente impulso para llevar la realidad virtual a las masas. Facebook, a través de su división Oculus, es una de muchas compañías que están apostando por la nueva tecnología para entusiasmar al consumidor.

Y si bien Oculus comenzará a distribuir sus gafas a los cazadores de tendencias el mes próximo, Oculus nunca ha mostrado una aplicación de Facebook siendo ejecutada en esta plataforma, o realmente alguna manera de interactuar con tus contactos en Facebook en realidad virtual.

Los periodistas corrieron al escenario para obtener un autógrafo de Mark Zuckerberg poco después de que se tomara esta foto.

Sarah Tew/CNET

Eso podría cambiar pronto. En el momento en que Zuckerberg tomó el estrado, Facebook anunció simultáneamente la creación de un equipo enfocado en "realidad virtual social".

El nuevo equipo trabajará tanto con Oculus como con otros equipos en Facebook para explorar el futuro de las interacciones sociales en realidad virtual. "Este equipo explorará cómo la gente puede conectar y compartir usando la tecnología de realidad virtual, así como las posibilidades de largo aliento conforme la realidad virtual evolucione hasta convertirse en una plataforma computacional cada vez más importante", escribió la compañía en una entrada de blog.

No es la primera vez que Facebook habla de hacer de la realidad virtual un fenómeno social. Hace un año, el director general de producto, Chris Cox, admitió que la compañía estaba trabajando en sus propios apps de realidad virtual en la conferencia Code/Media de Recode. De manera independiente, Oculus ha lanzado una experiencia "Social Alpha" para las gafas Samsung Gear VR, que permite a los usuarios ver videos en Vimeo o Twitch con otros propietarios de Gear VR, pero no necesariamente con sus amigos en Facebook.

Facebook ha batallado sobre cuánto invertir en sus propias ambiciones de realidad virtual. Originalmente, Oculus VR fue la historia de éxito de base del pequeño genio -- el fundador de Oculus, Palmer Luckey -- que se las arregló para recaudar US$2 millones en Kickstarter con la fuerza de la idea de que los componentes baratos de los teléfonos inteligentes podrían hacer de la realidad virtual algo asequible. Cuando Facebook compró la compañía por US$2,000 millones en 2014, parte de esa buena fe se evaporó.

Para contrarrestar las quejas de que se había vendido, Luckey me dijo que Oculus se mantendría como una compañía independiente dentro de Facebook. Según Luckey, mantenerse independiente fue una de las condiciones del acuerdo Facebook/Oculus. Y si bien CNET entiende que la mayor parte de la planta laboral de Oculus se ha mudado de las oficinas iniciales de la compañía en Irvine, California, a la sede de Facebook en Menlo Park, parece que casi en su integridad Facebook ha mantenido su palabra.

Hay otro problema de imagen que Facebook tal vez tenga que enfrentar: la noción de que la gente se está volviendo más antisocial, aislándose del mundo, cuando se pone un equipo de realidad virtual. Sería extraño que la red social más grande del mundo produjera un producto semejante.

Cualquier problema de imagen podría suponer un revés en este momento, antes de que los consumidores decidan si la realidad virtual es sólo una moda.

Aclaración: mi esposa trabaja en Facebook, empresa propietaria de Oculus VR, como productora de videos empresariales.

Close
Drag