Facebook, eres un coloso mediático. Asume tu papel.

Facebook es una de las fuerzas mediáticas más poderosas, lo quiera o no. La compañía está comenzando a mostrar señales de que se comporta como una empresa de medios.

David Ramos, Getty Images

Este es el segundo reportaje de una serie de dos partes acerca de las singulares complicaciones del impacto mediático de Facebook. La primera parte examina las batallas de Facebook con los retos que normalmente enfrentan las organizaciones noticiosas y los medios de comunicación.

Ayudemos a Facebook dándole algunos consejos. El primer paso es admitir que tienes un problema.

Facebook siempre ha preferido ser primero una compañía tecnológica, pero nunca un titán mediático. El papel de Facebook es "construir las herramientas... no producir ningún contenido", dijo el presidente y director general Mark Zuckerberg en agosto. Pero con 1,800 millones de personas que ingresan cada mes para compartir y disfrutar de videos, fotos e historias noticiosas, Facebook se ha convertido en un difusor en una escala que no tiene parangón.

Ahora, Facebook está dando sus primeros pasos hacia asumir el papel de gigante mediático. El jueves, tomó su decisión más clara hasta la fecha para vigilar la propagación de las llamadas "noticias falsas", uno de los temas más polémicos este año debido a los posibles efectos en las elecciones presidenciales de EE.UU. (La compañía rechaza acusaciones de que las noticias falsas publicadas en Facebook influyeron en el voto). Un día antes, Facebook dijo que estaba considerando la idea de producir su propio contenido en video.

Facebook ha sido instrumental a la hora de redefinir lo que es una compañía de medios. Su instinto de negar esa parte de su identidad tal vez haya generado aun más confusión y la percepción de que hace caso omiso a su propia influencia. Las jugadas sobre noticias falsas y contenido sugieren que Facebook está comenzando a considerar un debate más amplio sobre sus obligaciones como fuente mediática. Facebook está demostrando que puede actuar como una compañía de medios, pero una que sirve a sus mayores intereses propios al mantener la lealtad de sus usuarios.

"La gente simplemente se harta de una plataforma en particular, especialmente si esa plataforma no se adapta", dijo Corynne McSherry, directora legal de la Electronic Frontier Foundation, una organización sin ánimo de lucro dedicada a las libertades civiles digitales.

gettyimages-487461923.jpg

Mark Zuckerberg ha llamado previamente a Facebook "una compañía de tecnología, no de medios".

Justin Sullivan, Getty Images

Facebook declinó hacer comentarios para estar historia, pero el jueves Zuckerberg indicó que está comenzando a cambiar de tono.

"Veo a Facebook como una compañía de tecnología, pero reconozco que tenemos una responsabilidad mayor que la de simplemente construir la tecnología mediante la cual se transmite esa información", dijo.

Una nueva definición

Un reto que enfrenta Facebook es qué tan rápidamente internet ha cambiado la manera en que la gente conoce acerca del mundo y lo juzga.

La sociedad ha cambiado de una de medios masivos a otra de medios "individualizados", de acuerdo con Vin Crosbie, profesor adjunto de la escuela de periodismo Newhouse de la Universidad de Syracuse. En el caso de Facebook, esos 1,800 millones de usuarios van todos al mismo sitio para obtener noticias e información, pero cada uno de ellos ve algo distinto.

Las redes sociales, en particular, han causado una segunda marea de cambio. En lugar de que la gente busque noticias e información por sí mismos, las redes sociales nos enseñan a esperar que las noticias vengan a nosotros.

En plataformas como Facebook, "recibimos noticias ya editorializadas, ya curadas y con un sesgo conocido" para mantenernos enganchados, dijo Karen North, profesora de redes sociales digitales de la Escuela de Comunicación y Periodismo Annenberg de USC. En otras palabras, el objetivo de Facebook es proporcionarnos los contenidos que cree nos harán sentir ganas de consumir más.

facebook-live.jpg

Alrededor de 1,800 millones de personas visitan Facebook cada mes, convirtiéndola en una de las fuentes mediáticas más grandes a nivel mundial.

Facebook

Y la gente tal vez no se dé cuenta de manera consciente de que su burbuja personal está dejando fuera otras voces. Susan Robinson, profesora de la Universidad de Wisconsin que analiza cómo la gente habla entre sí en las redes sociales, dijo que su investigación muestra un claro aislamiento en las conversaciones.

Si bien Facebook tal vez ofrece un micrófono a una amplia variedad de voces, "no obtenemos el beneficio que ofrece el ámbito general de toda esa diversidad de opiniones", dijo ella.

¿La solución?

Facebook no es el maestro titiritero de esta nueva era en los medios, y nada obliga a Facebook a poner un alto a las noticias falsas o incluso proteger la publicación de una foto con un desnudo independientemente de su significado cultural. Zuckerberg ha advertido en contra de que Facebook actúe como "árbitro de la verdad", tal como lo dijo el mes pasado y esta semana.

Pero los expertos hacen notar que para que Facebook acepte su papel como un peso pesado mediático, no necesita convertirse en juez o jurado. Simplemente podría ajustar la manera como cumple su propia misión: "dar a la gente el poder para compartir y hacer el mundo más abierto y conectado".

Aniquilar las noticias falsas, por ejemplo, no es la única manera de manejarlas. "En los Estados Unidos, nuestra presunción natural para contrarrestar un discurso que no te gusta es discutirlo más", dijo McSherry de EFF.

Las medidas de Facebook más recientes para lidiar con las noticias falsas parecen hacer justamente eso. También empujan a la compañía a alejarse de su identidad puramente tecnológica a la que se ha aferrado.

Las medidas buscan aprovechar la fuerza de los algoritmos de la empresa para identificar historias que probablemente sean las peores "noticias falsas". De manera significativa, Facebook se está apoyando ahora cada vez más en la vigilancia humana, saltándose esos signos de advertencia de los algoritmos y usando a verificadores de datos para identificar artículos sospechosos.

Esas historias señaladas ahora incluyen ligas que explican que han sido etiquetadas como sospechosas. Y nuevas "etiquetas de advertencia" aparecen antes de que compartas una historia en disputa, alertándote de que la validez de un artículo está en cuestión. Ambas ofrecen más contexto antes de que la desinformación se propague; por tanto, la respuesta de Facebook ante el contenido engañoso es generar más contenido.

facebook-logotipo-conferencia-f82016.jpg

Facebook está tomando sus mayores medidas hasta la fecha para controlar la proliferación de noticias falsas.

Claudia Cruz/CNET

Facebook tal vez podría tener una capacidad especial para ayudar a la gente a apreciar mejor los puntos de vista divergentes.

Rachel Davis Mersey, profesora asociada de Northwestern, se especializa en la recepción de la audiencia ante las noticias, o, como lo pone ella, en enseñar a los periodistas a contar historias que la gente no quiere oír.

Facebook, al tener la virtud de saber demasiado sobre lo que te gusta, está en una posición única a la hora de ofrecer a los usuarios historias con un contrapunto.

"Cuando realmente conoces a alguien, puedes hablar con ellos sobre algo que sabes es polémico de una manera que haga que lo escuchen", dijo ella. Eso requeriría que Facebook se alejara de su pan de todos los días -- las recomendaciones sociales -- para poner más énfasis en la responsabilidad social. Tal cambio podría correr el riesgo de reducir el tiempo que pasan los usuarios en el sitio o su actividad, los cuales son claves para el modelo de negocio basado en anuncios que sustenta a Facebook.

"No sé si Facebook tiene una responsabilidad pero [la compañía] ha sido bastante abierta en su deseo de ser una fuerza para el bien", dijo ella.

Robinson, la profesora de Wisconsin, notó que Facebook no es la raíz del problema de las noticias falsas. Si tales artículos sí influyeron en las elecciones en EE.UU., los problemas más graves podrían ser la falta de educación mediática y cómo los sistemas educativos están fracasando a la hora de enseñar a los ciudadanos a pensar críticamente.

"Le estamos pidiendo a Facebook que solucione un problema social", dijo. "¿Pueden ayudar? Creo que pueden... Tienen que reconocer cuán poderosos son como compañía mediática".

Close
Drag