Fabricantes de 'smartphones' libran batalla por mejorar tus 'selfies'

El V10, el teléfono de LG con doble cámara frontal, es apenas el último en mejorar sus especificaciones para hacer tus autorretratos más sexy.

Close
Drag

La guerra por los megapixeles en las cámaras se ha movido de la parte trasera del teléfono a la parte delantera, a medida que fabricantes como Samsung, Apple, Asus y LG luchan para equipar sus teléfonos con herramientas inteligentes y capaces de hacer que los selfies se vean lo mejor posible.

No es ningún secreto que los selfies han aumentado en popularidad. Durante su conferencia anual de desarrolladores, Google I/O en 2014, Google dijo que se hacen 93 millones de selfies al día desde teléfonos Android en todo el mundo. Desde celebridades y jefes de Estado hasta el mismo Papa Francisco, el intercambio de selfies en redes sociales como Facebook, Instagram y Twitter impregna todos los poros de la cultura popular.

El celular V10 de LG es uno de los primeros teléfonos en colocar no uno, sino dos sensores en la cámara delantera: una lente con un ángulo de visión de 80 grados y la otra con un ángulo de visión de 120 grados más amplio, destinado a hacer que quepan más personas en una foto de grupo. Antes de tomar una foto, el teléfono te da la opción de elegir cuál de los lentes de 5 megapixeles vas a utilizar con un solo toque en la pantalla del teléfono.

Para Ramchan Wu, el vicepresidente de estrategia de productos de LG, las dos cámaras frontales, el hardware y software extras son beneficios para hacer que tus autorretratos sean más agradables.

"No queremos que vayas por ahí cargando un selfie stick", dijo.

Cómo mejorar tus 'selfies'

Las cámaras para selfies, en su forma actual, presentan ciertos retos y problemas que los fabricantes tratan de minimizar. Para arreglar tonos de piel deslavados y poco favorecedores, los fabricantes usan herramientas que mejoran el tono de la piel y, en algunos casos, que cambian la forma de tus ojos y barbilla.

La mayoría de ellos, sin embargo, carecen de herramientas de buena iluminación, haciendo que los selfies se vean horribles. Para mejorar la cosa, por ejemplo, Apple utiliza la pantalla de iPhone 6S como flash, mientras que el HTC Desire Eye y el Sony Xperia C3 han allanado el camino de los flashes frontales.

Lenovo, por su parte, trata de solucionar los problemas de iluminación con un inusual dispositivo externo que tienes que conectar en la entrada de los audífonos y encenderlo cuando vas a usarlo. Si bien ese accesorio funciona técnicamente, no es una buena solución.

Un tercer problema tiene que ver con el reto de tener que presionar el disparador mientras sostienes el teléfono de cierta manera -- y buscas poner tu mejor cara. Esta pose extraña pone el peligro la calidad del selfie y por eso dio origen a los selfie sticks, de modo que pudiéramos tomar una foto a distancia, presionando un botón en la varita y no en la pantalla del teléfono (todo eso mientras se elige el ángulo y se intenta poner la mejor sonrisa).

El Samsung Galaxy S6 toma un camino menos tradicional y te permite disparar una selfie con una cámara trasera de mejor calidad que se ocupa de la iluminación (puedes usar el flash principal) y te da un mejor agarre. Esto difiere de la experiencia de tomar una foto de ti mismo sin ver qué está ocurriendo usando la cámara principal porque el software de hecho condensa el tamaño del retrato cuando tu cara está dentro de ciertos límites adecuados. El resultado final luce como una selfie porque el foco es más sobre ti y menos en lo que hay detrás.

¿Qué significa todo esto?

Por sí mismos, los "problemas" y las soluciones parecen intrascendentes y fáciles de ignorar. Es sólo cuando se toma en cuenta que millones de personas toman al menos decenas de selfies diariamente que comienzas a ver cómo los esfuerzos por perfeccionar la cámara frontal están dirigidos a reclamar la victoria sobre una parte cada vez más importante de los teléfonos inteligentes.

Para el V10 de LG, la utilidad de contar con dos cámaras frontales está todavía en el aire. Esto podría terminar siendo un truquillo, o bien podría dar a los propietarios de teléfonos más de lo que quieren, junto con un montón de otras herramientas de cámara que LG añade, incluyendo modos manuales para ambas cámaras, una manera más rápida de compartir fotos, y algunas capacidades de video que no encuentras en la mayoría de los otros teléfonos.

Un enfoque redoblado en la cámara frontal no disminuye la importancia de la lente principal, cuya calidad a menudo puede influir en una decisión de compra de un teléfono u otro. En este momento, la gama de soluciones de hardware y software para obtener mejores selfies refleja el hecho de que no hay ningún estándar de la industria único cuando se trata de la optimización de las cámaras frontales.

Lo que es interesante es que los teléfonos en el rango de precios de menor costo aún mantienen la cámara para selfies en la mira, incluso si sacrifican otras características de hardware -- como la resolución de pantalla, el procesador o la capacidad de la batería -- para poder bajar los precios.

A pesar de las diferentes formas en que las empresas han abordado el asunto, la tendencia de mejorar las cámaras frontales, al parecer, está gravitando hacia la misma dirección que los disparadores traseros que usan los dueños de teléfonos: hacia cámaras de mayor megapixeles y flash LED para fotografías que puedan manejar con tomas en poca luz y nocturnas.

¿En realidad la gente comprará un teléfono basado en la cámara para selfies? No por esa característica por sí sola, pero la promesa de mejores selfies sin duda jugará un papel importante.