CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Ciencia

Cualquier posible habitante de Proxima b ya ha sido extinguido

Los astrónomos observan cómo la estrella Proxima Centauri arremete una ráfaga de fuego contra su planeta, lo que elimina las esperanzas de que haya vida en el único planeta confirmado que la rodea.

proxcen

Una imagen concepto de Proxima Centauri lanzando una ráfaga de fuego. 

Roberto Molar Candanosa / Carnegie Institution for Science, NASA/SDO, NASA/JPL

Las probabilidades de que el exoplaneta más cercano fuera de nuestro Sistema Solar sea habitable se han reducido significativamente desde que la estrella Proxima Centauri brilló como pocas veces lo ha hecho el año pasado.

Los astrónomos pudieron observar una gran ráfaga solar que emanaba de la estrella que se encuentra a sólo cuatro años luz de distancia. La estrella aumentó su brillo mil veces durante 10 segundos. Y con ello seguro irradió partículas de energía al exoplaneta Proxima b. Los hallazgos se publicaron el lunes en la revista The Astrophysical Journal Letters.

"El 24 de marzo de 2017 no fue un día ordinario para Proxima Cen", dijo Meredith MacGregor, astrónoma en la Carnegie Institution for Science, en un comunicado de prensa. "Es posible que Proxima b haya sido alcanzada con radiación de alta energía durante esta ráfaga".

Esas son malas noticias para los prospectos de vida en el exoplaneta. Cualquier ser inteligente o viviente que habitase el planeta hubiese sido extinguido.

Ya se sabía que esta estrella enana era propensa a emitir ráfagas de rayos X. Pero dado que Proxima b ha recibido los golpes de ráfagas de su estrella, no hay esperanzas de que albergue vida. 

"Durante los miles de millones de años desde que se formó Próxima b, ráfagas como esta podrían haber evaporado cualquier atmósfera u océano y esterilizado la superficie", dijo la astrónoma.

Pero no han muerto las esperanzas de que, en el futuro, Proxima b sea un lugar habitable. Proxima Centauri se calmará, en algún momento, y empezará a enfriarse hasta convertirse en una estrella enana blanca que podría permitir condiciones más hospitalarias. 

Desafortunadamente, es poco probable de que esto pase en los próximos 4 billones de años.