'Techies': un vistazo al largo - y solitario - camino hacia Silicon Valley

'¿Qué tan difícil fue llegar hasta aquí y por qué te has quedado?' Esa pregunta la hizo una fotógrafa a expertos en tecnología que enfrentaron obstáculos debido a su raza, género, edad, salud y pobreza. Aquí, algunos de esos testimonios.

Marcos Mejía: 'Siempre he sido capaz de intentar desafiar mis límites, probar cosas nuevas y empujarme a mí mismo más allá de mi zona de confort. Y eso realmente define gran parte de mi trabajo'.

Foto de Helena Price

Marcos Mejía, quien trabaja en Facebook como diseñador de productos, nació en la República Dominicana y se crió pobre, con su hermana y una madre soltera en la ciudad de Nueva York, donde los tres compartían una cama.

Laura Gómez, quien fundó su propia compañía de tecnología, Atipica, tras colaborar en Twitter, YouTube y Jawbone, llegó a Estados Unidos como indocumentada algunos años después que su madre, quien trabajó en los cultivos de California tras llegar a este país buscando tratamiento para su cáncer. En un apartamento de una habitación en la ciudad de Redwood City, Gomez vivió con su mamá y tres hermanos más.

Mejía y Gomez son apenas dos de 100 rostros capturados en Techies, una nueva serie digital de retratos de trabajadores de Silicon Valley hechos por la fotógrafa Helena Price. ¿El objetivo? destacar las historias no contadas de las personas que trabajan en tecnología.

Además de Mejía y Gomez, el proyecto captura las historias no contadas de empleados transgénero; trabajadores sin un título universitario y ejecutivos que luchan para poder cuidar de sus niños con enfermedades crónicas mientras intentan avanzar sus carreras. La serie cuenta los obstáculos y los contratiempos, pero también los triunfos.

"El proyecto tiene dos objetivos principales: mostrarle al mundo exterior una imagen más completa de las personas que trabajan en la tecnología, y darles un poco más de atención a las personas en la industria cuyas historias nunca han sido escuchadas, consideradas o celebradas", dice el sitio. "Creemos que la narración es una poderosa herramienta para el impacto social y el cambio positivo".

Los retratos, que se tomaron en la casa de Price en San Francisco, tienen una uniformidad -- el sujeto de frente, con un fondo azul -- pero las entrevistas correspondientes cubren una gama de observaciones personales y profesionales que podrían llenar volúmenes.

Laura Gomez: 'Trabajé en Stanford y allí estaba cuando alguien me preguntó dónde vivía, y [cuando les dije] contestaron: 'es ahí donde viven todas las niñeras y los jardineros'".

Foto de Helena Price

Uno de los hilos que conecta las experiencias de Mejía y Gomez, por ejemplo, es el de aceptar el reto de trabajar en tecnología a aunque a veces sientan no tener mucha experiencia. Con el tiempo, ambos llegaron a confiar en sus capacidades de aprender hacer las cosas que nunca habían hecho. Su forma audaz de enfrentarse a lo desconocido los sigue motivando a avanzar en sus carreras.

"Por cada ejemplo de triunfo o éxito que se haya publicado o mencionado [sobre mí], creo que hay momentos cuando ni yo sabía lo que hacía, ni tenía la confianza en mi misma", dijo Gómez. "Pero ahora no tengo las mismas dudas que al principio de mi carrera, porque he trabajado para una de las principales compañías de tecnología que hay".

Mejía, por su parte, dice que aprendió lo importante de confiar en que sí tiene la capacidad de enfrentar cada oportunidad como una para el aprendizaje. Eso, asegura, solo mejora la confianza que tiene en sí mismo y ése es el mismo consejo que tiene para los principiantes en carreras de tecnología.

"Pónganse a desarrollar cosas, ya sean pequeñas o grandes. Simplemente traten de construir cosas. Todos somos desarrolladores e incluso si es sólo una mesa de café o cualquier cosa pequeña, es importante. Es un paso para que uno pueda seguir aprendiendo".

La organizadora de la serie, dijo que a principios del año solicitó colaboraciones y que en solo dos semanas, unas 500 personas querían participar.

Price continúa aceptando solicitudes a través de la página Web del proyecto. Ella espera publicar las fotos algún día como parte de un libro y montar una exhibición en un espacio físico donde todos los sujetos puedan conocerse.

"Este proyecto, sin duda, se ha ido convirtiendo en un organismo", dijo Price en una entrevista con CNET. "Estoy realmente curiosa de ver cómo crecerá".

diversity.jpg

El proyecto de Helena Price busca mostrar la verdadera cara de la tecnología.

Foto de Helena Price/CNET