CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

guía de compras navideñas
Ciencia

Experimento en ratones augura rápido crecimiento de cabello humano

Un descubrimiento fortuito conduce a investigadores de la Universidad de Columbia a concluir que un fármaco que se aplica directamente a la piel sería una promesa real para el tratamiento de pérdida de cabello.

anthonyhead2.jpg
Anthony Domanico/CNET

Al estudiar formas para ayudar a evitar la pérdida de cabello causada por un ataque autoinmune en los folículos, investigadores de la Universidad de Columbia hicieron un descubrimiento fortuito que podría tener implicaciones para la lucha contra toda la calvicie.

El equipo estaba observando el tratamiento de una condición conocida como alopecia areata con fármacos que inhiben una familia de enzimas que se encuentran en los folículos pilosos conocidos como Janus quinasa, o JAK.

El año pasado, Angela M. Christiano, profesora de dermatología y de genética y desarrollo, y sus colegas informaron de que los inhibidores de JAK fueron eficaces en cerrar la señal que provoca el ataque autoinmune. También encontraron que cuando el fármaco se administraba vía oral, ayudó a restaurar el crecimiento del cabello en algunas personas con alopecia areata.

Ahora, sin embargo, el equipo informa de que los inhibidores de JAK si se aplican directamente sobre la piel pueden promover "el crecimiento del pelo rápido y robusto", de acuerdo al Columbia University Medical Center. De hecho, en estudios con ratones, después de sólo tres semanas de tratamiento, los roedores habían crecido casi todo su cabello. Los fármacos también producen el pelo de los folículos humanos cultivados en el laboratorio. Este último trabajo aparece en la revista Science Advances.

hair-loss.jpg

El ratón en el medio y el ratón a la derecha tenían la mitad de sus órganos tratados con los dos inhibidores de JAK actualmente aprobados por la FDA. A todos les volvieron a crecer el pelo.

"No hay muchos compuestos que puedan empujar a los folículos del pelo a su ciclo de crecimiento de una manera tan rápida", dijo Christiano en el informe. "Algunos agentes tópicos inducen mechones de pelo aquí y allá después de unas semanas, pero muy pocos compuestos tienen este potente efecto tan rápido".

Los folículos pilosos normalmente cambian entre ser activos y ser latentes. Los investigadores de Columbia encontraron que los medicamentos afectan los folículos, obligándoles a estar en una posición "on" (o de encendido).

Christiano tuvo la precaución de advertir que los investigadores aún no saben si el tratamiento funciona en los seres humanos en el tratamiento de la calvicie, que causa la pérdida del cabello tanto en hombres como en mujeres a medida que envejecen.

"Lo que hemos encontrado es prometedor, aunque todavía no hemos demostrado que es una cura para la calvicie", dijo. "Hay que hacer más trabajo para poner a prueba si los inhibidores de JAK pueden inducir el crecimiento del cabello en los seres humanos utilizando formulaciones hechas especialmente para el cuero cabelludo".

Ese trabajo se está llevando actualmente a cabo por el equipo y si tiene éxito, podría dar lugar a un producto para ayudar a hombres y mujeres a combatir la calvicie y el adelgazamiento del cabello.

La principal causa de pérdida de cabello entre hombres y mujeres es hereditaria y unos 80 millones de personas padecen de este mal sólo en EE.UU., según la American Academy of Dermatology. Alrededor del 70 por ciento de los hombres y el 40 por ciento de las mujeres experimentarán la caída y adelgazamiento del cabello conforme se hacen viejos, según Medical Daily. La pérdida del cabello ocurre cuando los folículos se dañan o pasan a estar en estado "inactivo" o durmiente.

Los tratamientos actuales para la pérdida del cabello incluyen la aplicación tópica de Finasteride (Propecia) y Minoxidil (Rogaine), o bien los transplantes de cabello. En el caso de los primeros dos tratamientos, el cabello deja de crecer una vez que el medicamento se deja de aplicar y no se sabe aún si eso podría ocurrir también con los inhibidores de JAK en los humanos.

Mientras tanto, dos inhibidores de JAK que han sido aprobados por la FDA están bajo pruebas clínicas para el tratamiento de alopecia areata así como para psoriasis, un mal de la inflamación de la piel.