CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

¿Albergará este exoplaneta vida extraterrestre?

La lista de planetas que valen la pena explorar para encontrar señales de vida crece con cade mes. Y ahora, otro planeta que reside en nuestro barrio galáctico ha saltado a la cabeza de la lista.

ESO/Space Engine
Ciencia
eso1712c.jpg

Este planeta, que podría albergar señales de vida, orbita a la estrella enana LHS 1140.

M. Weiss/CfA

Los descubrimientos de exoplanetas en la última década ha dejado en claro que hay muchos sistemas solares en el universo. Pero en el último año, el creciente número de descubrimientos de nuevos mundos indica que quizá haya muchos planetas similares a la Tierra.

El miércoles, un planeta recién descubierto y que se encuentra relativamente cerca de nosotros subió a la cima de la creciente lista de exoplanetas que valen la pena explorar para encontrar señales de vida extraterrestre.

El planeta orbita una opaca estrella roja llamada LHS 1140 que se encuentra a sólo 40 años luz de la constelación Cetus, nombrada así en honor al monstruo marino. Los astrónomos sostienen que el planeta es más grande que la Tierra, pero parece tener un terreno rocoso y templado y es muy probable que cuente con una atmósfera.

"Este es el exoplaneta más emocionante que he visto en la última década", dijo Jason Dittmann, del Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics (CfA). Dittmann también es el autor principal de un ensayo que trata sobre este descubrimiento que se publicará en la edición del jueves de la revista Nature. "No podíamos pedir un mejor destino para realizar una de las búsquedas más grandes en la ciencia: la búsqueda de evidencia de vida más allá de la Tierra".

Este último descubrimiento llega menos de un año después de que se reveló que la estrella más cercana a nuestro Sol, Proxima Centauri, también tienen un planeta del tamaño de la Tierra que le orbita, y menos de dos meses después de que supimos que el sistema Trappist-1 tiene siete planetas con estas características.

Las probabilidades de encontrar señales de vida en LHS 1140-b son aún mejores, debido a que a diferencia de Proxima b, estamos alineados a un ángulo casi perfecto para observarlo cuando pase frente a su estrella cada 25 días.

Proxima Centauri, Trappist-1 y LHS 1140 son todas estrellas enanas, lo que significa que la luz del día en los planetas que los orbitan es más opaca que en la Tierra. El problema con estas estrellas enanas es que tienden a propinar ráfagas de radiación a los planetas cuando éstas son más jóvenes. Una de las razones por las que los científicos están emocionados con LHS 1140 es que dedica menos tiempo esterilizando su barrio solar que Trappist-1.

"Las actuales condiciones del rojo planeta enano son particularmente favorables: el LHS 1140 gira más lentamente y emite menos radiación de alta energía que otras estrellas similares de poca masa", dijo Nicola Astudillo-Defru, del Geneva Observatory,

Incluso si LHS 1140 emitió mucha radiación en su etapa más temprana, los investigadores señalan que el planeta es tan denso y grande -- su diámetro es 40 por ciento mayor que el de nuestro planeta y es 6.6 más masivo que la Tierra -- que quizá fue capaz de defenderse de las ráfagas de radiación de su estrella.

Los científicos dicen que el gran tamaño del plante indica que un océano de lava ha fluido en su superficie durante millones de años, nutriendo una atmósfera capaz de bloquear la radiación a través del vapor y manteniendo así el agua y el potencial para albergar vida en el planeta.

"Por el momento, sólo estamos haciendo suposiciones bien fundamentadas acerca del contenido de la atmósfera del planeta", dijo Dittmann. "Observaciones futuras podrían permitirnos detectar la atmósfera de un planeta potencialmente habitable por primera vez en la historia. Planeamos buscar agua, y oxígeno molecular".

Ya hay planes de observar el sistema con el telescopio espacial Hubble de la NASA para tratar de determinar cuánta radiación recibe LHS 1140-b. El planeta muy probablemente será el blanco de observación de telescopios de próxima generación que empezarán su labor el próximo año.

"Este planeta será un blanco excelente para el telescopio espacial James Webb cuando se lance en 2018, y estoy especialmente emocionado con estudiar el planeta con el telescopio Giant Magellan, que se encuentra en construcción", dijo el coautor del ensayo David Charbonneau, de la CfA.

Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO