El éxito del Apple Watch será clave para el futuro de Apple

El Apple Watch es el primer producto de la era Tim Cook que intenta inaugurar y dominar una nueva categoría: la tecnología de vestir. ¿Será el próximo iPod o iPhone, o se perderá en el olvido?

Con tres modelos distintos, Apple espera revolucionar la categoría de los relojes inteligentes con su Apple Watch. Apple

El Apple Watch es mucho más que un reloj, por lo menos para Apple.

Del éxito de este dispositivo de vestir - la primera incursión de la empresa en la categoría - dependerá tanto el legado del presidente ejecutivo Tim Cook como el futuro inmediato de la gigante de Cupertino.

Apple tuvo un año extraordinario. Tan sólo en el cuarto trimestre, la empresa vendió US$42,123 millones, un alza del 13 por ciento frente a 2013. Pero mientras que sus nuevos iPhones - el iPhone 6 y el iPhone 6 Plus - se vendieron en todo el mundo como pan caliente, su segunda mayor fuente de ingresos, la tableta iPad, mostró su primera caída en ventas año sobre año desde su lanzamiento.

Por ello, está claro que a Apple le urge incursionar en una nueva categoría. Y siendo una empresa que hace poco rompió la barrera de los US$700,000 millones en valor de mercado, Apple no se puede permitir entrar a una nueva categoría a medias tintas. Con base en lo que hemos visto hasta ahora, el lanzamiento del Apple Watch será todo menos tímido.

Desde la primera iMac, Apple ha logrado una serie de éxitos impresionantes que han redefinido categorías completas. Lo hizo con el iPod y los MP3s en 2001, con el iPhone y los teléfonos en 2007 y con el iPad y las tabletas en 2010. Con la ralentización de las ventas de las iPads, Apple necesita una nueva categoría para diversificarse y alejarse de la dependencia en las ventas del iPhone.

Para Apple, el Apple Watch es mucho más que un dispositivo. Al igual que el iPod y el iPhone, representa la oportunidad de crear un ecosistema nuevo, basado en apps que le dan su razón de ser al aparato. Desde noviembre, los desarrolladores han tenido acceso a WatchKit, lo cual significa que la creación de estas apps, fundamentales para el éxito del reloj, ya están en marcha.

Además, Apple está haciendo una enorme apuesta por posicionar al Watch como un accesorio de moda. Pero esto no es totalmente nuevo para la empresa, porque ya lo logró por un tiempo con el iPod con base en marketing innovador inspirado en un claro mensaje: tener esos audífonos blancos en las orejas era algo 'cool'.

El éxito del reloj dependerá de "la capacidad de Apple de convencer a sus mejores clientes de que el Apple Watch ofrece habilidades nuevas netas - que las cosas que puede hacer son lo suficientemente diferentes al iPhone que ya tienen en sus bolsillos como para estar dispuestos a pagar por él", dijo J.P. Gownder, analista de Forrester Research, a CNET en Español. También, dice, depende de que el reloj se convierta en un símbolo de estatus en ciertos grupos demográficos. Una gran ventaja, dice Gownder, es que Apple cuenta con sus tiendas físicas donde puede educar a sus clientes sobre sus nuevos productos.

Sin embargo, muchos observadores se han mostrado escépticos ante las posibilidades de ventas del nuevo reloj de Apple. "El escepticismo alrededor del Apple Watch refleja las bajas expectativas que se vieron antes de los lanzamientos del iPhone y el iPad", escribió Katy Huberty, analista de Morgan Stanley, en una nota a sus clientes publicada por varios medios. En ella, Huberty recuerda que las expectativas de ventas para el primer iPhone en junio de 2007 eran de 9 millones de unidades, mientras que Apple logró distribuir 12 millones. Con el iPad, dice, fue aún peor: se pronosticaron 5 millones de unidades distribuidas en 2010; Apple entregó 15 millones. Huberty predice que se venderán unos 30 millones de relojes Apple Watch en 2015, o una penetración del 10 por ciento entre los dueños de un iPhone, sustentado por las investigaciones de Morgan Stanely.

De hecho, Apple está más que acostumbrada a este escepticismo. Lo ha vivido con cada lanzamiento y actualización de sus productos, siendo el ejemplo más reciente el iPhone 6, que para muchos no era un cambio lo suficientemente drástico - más allá de los nuevos tamaños - como para provocar fuertes ventas. Y se equivocaron.

Sin embargo, Apple no puede fallar con el Apple Watch, por varias razones.

Para Gownder, de Forrester, hay tres razones por las que es importante que el Apple Watch tenga éxito. Primero, porque es la primera nueva categoría de producto que la empresa lanza tras la muerte de su fundador, Steve Jobs. Mucha gente ha mostrado escepticismo ante la capacidad de Tim Cook de innovar, aunque ya queda clara su habilidad para sostener su dominio en áreas como los teléfonos móviles. Segundo, dice Gownder, Apple busca consolidarse como un líder en la categoría de la tecnología de vestir, la cual será uno de los mayores motores de la industria en los próximos cinco años. Por último, Apple ha tenido ingresos erráticos con el iPad, y necesita diversificar su portafolio más allá de su gallina de los huevos de oro, el iPhone, explica.

Los precios de los tres modelos del Apple Watch van desde US$329 hasta lo que se espera sean "varios miles de dólares" por una versión chapada en oro. No se espera que este último sea un súper ventas, pero seguramente a la empresa no le importaría que se convirtiera en un símbolo de algo que ha sido cierto desde hace varios años: cada nueva categoría que toca Apple se vuelve una mina de oro.

Close
Drag