CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

guía de compras navideñas
Ciencia

Exhaustiva observación de la nebulosa Orión revela escabrosos secretos

La nebulosa Orión guarda algunas sorpresas para los científicos, quienes sueñan con planetas ocultos, que están realizando el análisis de su centro más profundo de su historia.

Entre sus descubrimientos, los científicos han encontrado un botín de enanos marrones dentro de la nebulosa Orión.

ESO/H. Drass et al.

Cuando pensamos en Orión y el espacio, normalmente nos imaginamos tres estrellas que forman el cinturón del mítico cazador. Al sur de ese cinturón se encuentra la brillante nebulosa de Orión, visible a observadores en la Tierra cuando se dan condiciones brillantes en una noche oscura. El Muy Grande Telescopio del Observador Europeo del Sur (VLT, por sus siglas en inglés), ubicado en Chile observó a profundidad el corazón de la nebulosa Orión en infrarrojo y obtuvo un derroche de nueva información acerca de esta fascinante formación espacial.

Los investigadores descubrieron un botín de enanas marrones y "objetos aislados de masa planetaria" dentro de la nebulosa, muchos más de los que se conocían anteriormente. Las enanas marrones flotan en un reino de clasificación entre planetas y estrellas inferior en tamaño. De acuerdo con la NASA, algunos científicos se refieren a ellas como "estrellas fallidas". El equipo científico envió sus descubrimientos en mayo a los anuncios mensuales de la Sociedad Real Astronómica, y el ESO compartió la información el martes.

El descubrimiento está cambiando la forma como los científicos piensan acerca del proceso de la formación de estrellas dentro de la nebulosa.

"Entender cómo muchos objetos con poca masa se encuentran en la nebulosa Orión es muy importante para constreñir actuales teorías sobre formación de estrellas, dijo Amelia Bayo, miembro del equipo de investigación, en un comunicado de prensa. "Ahora nos damos cuenta de que estos objetos con muy baja masa se forman dependiendo de su medio ambiente".

Esto es particularmente emocionante porque podría suponer que hay muchos más objetos del tamaño de un planeta en la nebulosa de los que esperaban los científicos.

Existen limitaciones en cuanto a la distancia que puede ver el VLT. Simplemente tenemos que esperar hasta que el poderoso Extremadamente Grande Telescopio de la ESO comience a funcionar en 2024 para potencialmente confirmar la presencia de una abundante cantidad de planetas del tamaño de la Tierra.