CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Industria de la tecnología

Europa obliga a Amazon a devolver millonarias ayudas fiscales ilegales

La Comisión Europea cierra una investigación al gigante de las ventas por Internet, que se habría beneficiado de ventajas fiscales en su sede regional, ubicada en Luxemburgo.

Amazon deberá devolver ayudas millonarias recibidas de forma ilegal en Luxemburgo. 

Ben Fox Rubin/CNET

La Comisión Europea ha solicitado a Amazon que devuelva los 250 millones de euros (alrededor de US$300 millones) recibidos como ventajas fiscales en Luxemburgo.

Según explicó el organismo en un comunicado de prensa, una investigación determinó que Amazon se benefició ilegalmente de ventajas fiscales en este país, mediante ayudas públicas.

El ente europeo asegura que las ventajas concedidas a la empresa de Jeff Bezos en el año 2003 se prolongaron hasta 2011, prolongando "sin justificación válida" la reducción del pago de impuestos, lo que hizo que Amazon pagara "sustancialmente menos".

"Luxemburgo concedió ventajas fiscales ilegales a Amazon. En consecuencia, casi tres cuartas partes de los beneficios de Amazon no fueron gravadas. En otras palabras, se permitió a Amazon pagar cuatro veces menos impuestos que otras compañías locales sujetas a la legislación nacional", dijo la comisaria de competencia europea, Margrethe Vestager.

La sentencia se ampara en la normativa de ayudas del Estado de la Unión Europea, que establece que los estados miembros no pueden conceder ventajas selectivas a grupos multinacionales que no están disponibles para otros.

La Unión Europea ha prometido escudriñar los acuerdos de las empresas multinacionales en la región. Hace varios meses interpuso una multa a Apple por beneficiarse de ayudas fiscales en Irlanda. Google por su parte, recibió la mayor multa de la región, que le demanda 2,420 millones de euros por actuación monopólica en la oferta de sus servicios. Y si te parecía poco, aún hay una más: Facebook también recibió una multa debido a que engañó a la Comisión Europea al decirle que jamás juntaría los datos de la red social con los de WhatsApp.