CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

guía de compras navideñas
Videojuegos

Sexismo en adolescentes está relacionado con videojuegos: estudio

Un nuevo estudio publicado por un grupo de investigadores franceses y estadounidenses podría darte un motivo más para limitar el tiempo que tu hijo adolescente se pasa jugando con videojuegos.

roger-gaming-addiction-15.jpg
Sarah Tew

Cuanto más tiempo pase tu hijo adolescente jugando con videojuegos, más posibilidades hay de que desarrolle una actitud sexista y con ciertos estereotipos sexuales, según un estudio publicado el viernes pasado.

El grupo de investigadores franceses y estadounidenses que llevó a cabo el estudio cuestionó a 13,520 jóvenes franceses entre 11 y 19 años. Los participantes respondieron a preguntas relacionadas con la cantidad de tiempo que pasaban jugando con videojuegos y sus actitudes acerca de las mujeres y los estereotipos sexuales.

Los resultados del estudio, publicado en Frontiers in Psychology, mostraron una correlación entre tiempo de juego y actitudes hacia las mujeres, con los niveles de sexismo más altos en los varones.

Las mujeres suelen estar "infrarrepresentadas" en los videojuegos, según el estudio. Cuando se incluyen mujeres, éstas suelen representarse como "personajes que necesitan ayuda o que tienen un papel pasivo o instrumental" o directamente como "objetos sexuales a ganar".

Los investigadores reconocieron varias limitaciones en su modelo de estudio para identificar las causas reales de las actitudes sexistas que plagan los videojuegos para adolescentes, entre las cuales incluyen la posibilidad de que "los individuos con tendencias sexistas pasen más tiempo jugando con videojuegos".

Un estudio similar que se publicó hace dos años mostró que en general no había correlación entre jugar mucho con videojuegos y las actitudes sexistas. En una entrevista con Kotaku, los investigadores sugirieron que otros factores como la familia o la influencia de los amigos podría contribuir más a tener actitudes sexistas que los videojuegos en sí.