¿Eres madrugador o trasnochador? tus genes te lo dirán

El que funciones mejor en la mañana o en la noche está escrito en tus genes, según un estudio que investigó los hábitos de las moscas.

dayandnight.jpg
Foto de Walt Disney Pictures/Pixar Animation Studios

Existen dos tipos de personas en este mundo: aquellos que hacen su mejor trabajo en la mañana antes de que salga el sol, y aquellos que sólo pueden funcionar en la noche cuando todo lo que hay en la tele son oscuros y aburridos comerciales acerca de la mágica crema para hacer crecer el cabello.

Pero ¿qué nos hace ser gente de día y gente de noche? La respuesta puede encontrarse en nuestros genes.

Los especialistas en genética de la Universidad de Leicester (Inglaterra) quizás hayan descifrado el misterio al identificar los genes en las moscas de fruta que parecen estar asociados a la preferencia de trabajar en la mañana o en la noche, de acuerdo un comunicado.

Los investigadores identificaron tipos de moscas que acostumbraban a salir de su envoltura pupal en la mañana o en la noche, y examinaron su ARN. De acuerdo con el estudio, encontraron "casi 80 genes que muestran una diferencia sustancial en su expresión" y que puede influenciar si una mosca prefiere el día o la noche.

"Debido a que este sistema genético es tan similar entre los insectos y los humanos, existe una buena posibilidad de que algunos de esos genes que hemos identificado en las moscas pueden ser también importantes para la preferencia diurna en los humanos", dijo Eran Tauber, el coautor del estudio. Estos descubrimientos fueron publicados a principios de mes en la revista Frontiers of Neurology.

"Un descubrimiento clave en este estudio es que la mayoría de los genes que hemos identificado no son genes que tienen que ver con nuestro reloj biológico interno, sino genes que están involucrados en una amplia gama de rutas moleculares", dijo Ezio Rosato, investigador en jefe. "Esto cambia nuestra perspectiva del reloj interno de un marcapasos que conduce ritmos a un sistema de referencia temporal a uno que interactúa con el ambiente".

La interacción entre el reloj interno y el ambiente puede ser disfuncional, no obstante. A los humanos se nos requiere levantarnos y estar activos en momentos que no se sincronizan con nuestros ritmos naturales, un conflicto que Tauber dice está implicado no sólo en "desorientación temporal y problemas de sueño, sino también en condiciones como la obesidad, las enfermedades mentales, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer". Tauber sugirió que el trabajo de su equipo puede ayudar en el desarrollo de maneras para ayudar a la gente a lidiar con este conflicto del reloj interno, al determinar si son mañaneros o trasnochadores.

Los patrones de sueño están asociados a la salud de diversas maneras. Un estudio que se publicó en 2014 en la revista médica Molecular Psychiatry concluyó que los genes pueden afectar nuestros patrones de sueño y calidad de sueño. El estudio monitorizó los patrones de sueño y los genes de más de 50,000 personas y encontró dos variaciones genéticas asociadas a las duración del sueño. De acuerdo con el estudio, la gente que tiende a dormir un poco más tiende a tener bajos niveles de azúcar en la sangre y son menos propensos a sufrir de déficit de atención e hiperactividad (ADHD por sus siglas en inglés).

Close
Drag