CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

guía de compras navideñas
Tecnología automotriz

Estudio de Intel busca humanizar a los carros autónomos

En un nuevo estudio realizado en sus instalaciones en Arizona, Intel descifra cómo reducir el miedo y la aversión a los carros autónomos.

Intel

El carro autónomo de Intel se identifica ante el pasajero con un mensaje personalizado. 

Wayne Cunningham/CNET

El carro autónomo de Intel se detiene mientras me avisa que un peatón está por cruzar la calle. Contemplo esto desde el asiento trasero y, tal y como me lo había dicho, un hombre se sale de la acera y cruza la calle caminando frente al auto. 

El objetivo de este ejercicio no era para que los ingenieros refinaran la forma en que el carro responde a los peatones, sino para medir mi reacción a las acciones del carro. 

Como parte de sus esfuerzos por crear un sistema de punta a punta de carros autónomos, Intel quiere humanizar esta experiencia para los pasajeros. Para ese fin, la empresa condujo una pequeña prueba entre unos 10 participantes en sus instalaciones cerca de Phoenix, Arizona. Los participantes llamaron el carro a través de un app y se subieron al automóvil para recorrer una ruta predeterminada en las instalaciones. El paseo en auto incluyó varios incidentes planeados por Intel, como la parada del carro para dejar a un peatón pasar. 

En lugar de hacer que los pasajeros se sintieran que estaban a merced del carro, Intel implementó pantallas y alertas de audio para que el carro se pudiese comunicar con los pasajeros. Cuando el carro aparecía para recoger a los pasajeros, un mensaje personalizado mostraba mi nombre en una pantalla que estaba instalada en la ventana del pasajero; así no lo confundiría con otros autos autónomos que están recogiendo a otros pasajeros. Sólo imagínate el montón de taxis, carros de Uber y Lyft que aparecen y se amontonan cuando una multitud de personas sale de un evento, como un concierto. 

El carro mostró la ruta hacia mi destino en una pantalla instalada para los pasajeros de los asientos traseros; esto me aseguraba que no me iba a llevar a un lugar extraño o de mala muerte. Cuando el carro se encontraba con un peatón, una alerta de voz me explicaba por qué se estaba deteniendo. Más adelante en nuestra ruta, tuvo que hacer un desvío de la ruta original, pero me explicó lo que estaba pasando. 

Intel reclutó a los participantes del estudio del público en general y grabó sus reacciones. El personal que estaba dirigiendo el estudio analizará las grabaciones para determinar si el carro les ofreció a los pasajeros una experiencia positiva. 

Para Intel, un resultado positivo significa que los participantes podían confiar en el carro. Matt Yurdana, el director creativo de la división de experiencias en el Internet de la Cosas en Intel, dijo que este tipo de confianza está compuesto de cuatro sentimientos: seguridad, comodidad, confianza y control. Los pasajeros tienen que sentirse seguros en el carro. Deberían tener una experiencia cómoda, confiar en el comportamiento del carro, y sentir que tienen control de su experiencia. 

Intel Lincoln MKZ self-driving car

El carro autónomo de Intel le muestra a los pasajeros un mapa de la ruta hacia su destino. 

Intel

Tener control cuando estás en un carro autónomo parece ser una paradoja, pero Intel espera que el carro responda a los pedidos de los pasajeros. El carro debería llevar a los pasajeros a donde quieran ir, ya sea al destino que se estableció al principio o adaptarse a un cambio de planes.  

Los carros que se usaron para el estudio se comunicaban con los pasajeros sólo a través de pantallas y alertas de audio. Pero Jack Weast, el jefe principal de la división de carros autónomos de Intel, proyecta para el futuro una comunicación de doble vía. Dice que los carros autónomos de Intel podrían responder a comandos de voz y gestos de los pasajeros. 

Algo que es fácil de hacer con un conductor de carne y hueso y que, por ahora, es difícil de contemplar en un auto autónomo es refinar el destino. Imagina esto: le dices al carro que quieres ir a un centro comercial. El carro te puede llevar a la entrada del estacionamiento del centro comercial. En este momento, quizá quieras refinar el destino, y le pides al carro que te lleve a la entrada de una tienda en específico. 

Además de desarrollar los componentes típicos de un carro autónomo, como reconocer objetos y encontrar la ruta, el estudio de Intel demuestra que sus ingenieros también están considerando la forma en que estos carros interactúan con los pasajeros. 

Y esa puede ser una distinción clave. A medida que empresas como Waymo, Apple, NXP y Continental, para mencionar solamente algunas, desarrollan sistemas de carros autónomos para las empresas automotrices, Intel puede haber encontrado la clave para hacer que su sistema sea menos Skynet y más R2-D2.

Intel Ford Fusion self-driving car

Con su flota de vehículos de Ford y Lincoln, Intel quiere desarrollar un sistema de carros autónomos de punta a punta que se adecue a cualquier tipo de carro. 

Wayne Cunningham/CNET