CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Televisión y cine

Estreno en cines: Roma de Alfonso Cuarón se inspira en sus recuerdos

[Reseña sin 'spoilers'] El director de 'Y tu mamá también' y 'Gravity' esperó 12 años para terminar una obra que es un testimonio personal de los recuerdos de su infancia –y las mujeres que les dieron forma. Se estrena en cines el 21 de noviembre.

roma-useforannouncement

Una imagen de Roma, de Alfonso Cuarón.

Cortesía de TIFF

Cada vez que intento recordarme de momentos de Roma, la obra maestra de Alfonso Cuarón, termino hundido en mis propios recuerdos, buscando en lo más profundo de mi memoria las fechas y los rostros que le dieron forma a mi infancia en un suburbio de la Ciudad de México.

Roma se estrenará en cines el 21 de noviembre y en Netflix el 14 de diciembre. Aquí puedes ver su tráiler oficial.

Esta reacción es un homenaje y reconocimiento para la más reciente creación del director de Gravity (2013). Desde que la vi, no he podido dejar de pensar en ella ni en mis propios recuerdos.

Cuarón ha dicho que esperó el momento para estar listo emocionalmente para filmar Roma, y creo que entiendo a qué se refiere. Un filme de esa naturaleza, hecho por un director inmaduro, hubiese sido un collage de clichés, de excesos y de impetuosidad. Pero Roma es un ejercicio de humanidad, que se toma su tiempo para mostrarnos los momentos más significativos en la vida de una familia de la colonia Roma en la Ciudad de México, con suma compasión, detalle y respeto a cada uno de ellos. Sin embargo, la verdadera protagonista del filme es Cleo, la nana mixteca que se echa a la familia en los hombros, incluso en los momentos de mayor crisis personal. Cuarón le ha dedicado la cinta a su propia nana, Libo, en quien se inspira el personaje de Cleo.

Mi nana se llamaba Mari y trabajaba con mi abuela. Mari me hacía un pay de limón especial cada vez que visitaba, y un pozole dedicado en el que limpiaba cada grano de cacahuazintle a mano para quitarle su punto negro. Mari perdió tres dedos de la mano –no recuerdo si de la izquierda o la derecha– en dos accidentes separados: con unas tijeras y con fuegos artificiales. Tampoco recuerdo su apellido, aunque sí llegué a conocer su pueblo de origen, en el Estado de México, cuando ya era adulto.

Cuando intento acordarme de las muchas mujeres que trabajaron en mi casa, no lo logro (según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía de México, de los 2.48 millones de trabajadores domésticos en el país, 90 por ciento son mujeres). Una de las mayores mentiras que dice la clase media mexicana cuando habla de las trabajadoras domésticas es que "son como de la familia". No lo son, pero eso no impide mentirnos a nosotros mismos. Quienes saben la verdad son ellas: las mujeres de pueblos distantes que llegan a la Ciudad de México a trabajar por seis días a la semana, por lo menos en jornadas de 12 horas, en las que tienen que aparentar ser de esas familias... sin serlo.

En El laberinto de la soledad, Octavio Paz describe una escena en donde escucha un ruido y pregunta "¿Quién anda por ahí" y la trabajadora de la casa "recién llegada de su pueblo" contesta: "No es nadie, señor, soy yo". Paz llama a eso "ninguneo", y explica que alguien que ningunea a otros, también se ningunea a sí mismo. Roma es un esfuerzo por lograr lo opuesto: dejar de ningunear a esa persona que se ignoró en la infancia.

En Roma, esa persona es Cleo (Yalitza Aparicio, fantástica), quien con la otra trabajadora de la casa, Adela (Nancy García García), habla un idioma que desconcierta a los chiquillos de la casa. "Ya no hables raro", le dicen. Por momentos, Cleo parece llegada de otro planeta, un ser superior que siempre logra colocarse por encima de los que ha elegido proteger: una familia delicada cuyo núcleo se desintegra cuando el padre decide huir, muy al estilo machista de desaparecer sin dejar rastro y dejar que la mamá de la casa (Marina de Tavira, excelente) resuelva un futuro incierto que nadie le dijo que era factible.

Son los principios de los años 70 en un país que recién organizó unos Juegos Olímpicos y un Mundial. Pero también es una nación convulsionada, que no acaba de decidir si ser parte de la modernidad o si prefiere seguir viviendo en el pasado. A gran escala, esa tensión se refleja en carne viva en las demandas de los estudiantes: tras una matanza que los silenció momentáneamente en 1968, en 1971 el gobierno les dará una estocada con el Halconazo, la fuerte represión de unas protestas organizada por paramilitares patrocinados por el gobierno conocidos como los halcones.

roma-2018-trailer

'Roma', la nueva película de Alfonso Cuarón, se estrenará en cines y en Netflix a finales de 2018.

Captura de pantalla por Gonzalo Jiménez/CNET

A menor escala, en el microcosmos de la colonia Roma y esta familia de clase media, la tensión viene del cisma histórico entre los muchos Méxicos y sus muchos protagonistas. (En Batallas en el desierto, de José Emilio Pacheco, el autor describe la colonia Roma de los años 50 como el "átomo del inmenso mundo, dispuesto muchos años antes de mi nacimiento como una escenografía para mi representación". La novela, que es también un ejercicio de la memoria, comienza con "Recuerdo, no recuerdo", es igualmente un ensayo sobre "la esencial clase media mexicana" que vivía en La Roma).

En la dinámica clasemediera que describe Cuarón, la única que conoce y acepta su papel es Cleo, quien dará su mano a cada uno de los miembros de la familia para llevarlos a mejor puerto, incluso dispuesta a arriesgar su vida en el mar, a pesar de no saber nadar. 

Pero en el camino, Cleo se topará con esas múltiples realidades que ofrece México -- una más cruel que la anterior -- y tendrá que enfrentar una crisis personal y la crisis nacional al mismo tiempo, en una gloriosa, intensa y desgarradora secuencia de 20 minutos en los que Cuarón no se guarda nada y no le da un respiro al espectador, a quien fuerza a tomar a Cleo de la mano, y quizá limpiarle un poco las lágrimas. Y aunque no sabemos su apellido (como tampoco la matrona de la familia, quien no sabe dar el nombre completo de Cleo cuando la interna en el hospital) ahora ya sabemos por qué Cleo nos importa tanto: porque su vasta humanidad nos salvará la vida.

Roma es una sucesión de viñetas, cada una de ellas directa de las memorias del director. Cuarón tiene crédito de director, guionista, productor, editor y cinematógrafo, una función que no cumple en un proyecto desde 1990, según el IMDB. A pesar de haber trabajado con el talentosísimo Emmanuel Lubezki (tres veces ganador del Oscar, incluyendo por Gravity) en todas sus películas anteriores, Cuarón toma el control de la cámara (¿quién más podría estampar fielmente sus recuerdos?) y luce un talento que le desconocíamos, desplegando de nuevo esa paciencia, inteligencia, ritmo y claridad que hacen de Roma una obra de arte.

Pero más que una pintura, el trabajo de Cuarón -- en todas sus fases, desde la dirección hasta la cinematografía -- me refiere más a una escultura: En cada toma, en cada secuencia, en cada encuadre se puede ver el impacto meticuloso del cincel que le fue dando forma durante los años que el creador tuvo el filme en su cabeza. Incluso, se pueden ver todas las omisiones: todo lo que dejó fuera a base de cincelazos gracias a esa madurez que permea Roma entera, repleta de decisiones acertadas.

Entre ellas destacan una representación precisa y fidedigna de los recuerdos del autor y de los de cualquiera que haya vivido en la Ciudad de México en los años 70: los vendedores afuera de las vastas salas de cine de las colonias Roma y Condesa, los estacionamientos apretados por donde no cabían los gigantescos carros de marcas estadounidenses de la época, las fiestas de la pequeña burguesía al borde del aquelarre, las comedias televisivas con su humor simplón, los viajes improvisados a la playa... Además de la precisión visual, en un diseño de producción a cargo de Eugenio Caballero -- quien ganó el Oscar por su trabajo en El laberinto del fauno de Guillermo del Toro -- el diseño del audio lo torna en otro personaje más. Al final, Cuarón apunta la cámara al cielo y pacientemente nos deja escuchar -- y ver a la distancia -- el paso de una avión tras otro en el cielo de la gran urbe. Es un sonido muy familiar para cualquier habitante de una ciudad.

Tuve la fortuna en ver Roma en una sala impecable de la empresa Dolby que me permitió disfrutar en su máximo esplendor las cualidades auditivas y visuales del filme. La ironía de que Netflix esté detrás de la película es que mucha gente la verá en su televisor o, aún peor, en una computadora o teléfono, lo cual me parece trágico. Cuarón tiene una filmografía variopinta que incluye Children of Men (2006), Y tu mamá también (2001) y Harry Potter and the Prisoner of Azkaban, entre otras. Curiosamente, pude ver su ópera prima, la comedia Sólo con tu pareja (1991) en una sala similar a las que salen en Roma, el Cine Plaza en la colonia Condesa, uno de esos cines inmensos que están desapareciendo en la Ciudad de México.

Cuando entrevisté a Cuarón a principios de siglo, le pregunté por su película más personal. Me dijo que era The Little Princess (1995) -- no recuerdo con qué argumentos. Pero no me cabe la menor duda de que es imposible ser más personal que con una cinta como Roma. Y para el espectador, ¿qué más personal puede ser una película que una que desata una cascada de memorias?

Porque si algo me quedó claro de Roma es que quiero volver a verla, porque quiero volver a recordar.