CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Cultura tecnológica

Este vestido lleva un recuento de las veces que toquetean a quien lo lleva

Este un vestido hecho a la medida de la era del #MeToo.

Juliana Schultz probándose The Dress For Respect. 

Ogilvy video screenshot by Leslie Katz/CNET

A menudo se duda de las mujeres que dicen que las han acosado sexualmente. Pero ahora pueden usar un vestido inteligente para demostrarlo.

The Dress For Respect de la agencia de publicidad Ogilvy lleva sensores cosidos que miden dónde y cuándo tocan a la persona que lo lleva. La información se transmite vía Wi-Fi para controlar la unidad en tiempo real.

"Nos da una visión más amplia del acoso", explicó Nagib Nassif, el desarrollador que trabajó en la tecnología de esta prenda.

El vestido se puso a prueba en Brasil, donde el 86 por ciento de las mujeres han sido víctimas de acoso en clubs nocturnos, según datos de Think Olga, un colectivo feminista fundado por una periodista brasileña.

Tres mujeres llevaron este brillante vestido conceptual en un club de São Paulo una noche y los datos mostraron que las tocaron sin su consentimiento 157 veces en menos de cuatro horas. Eso es un promedio de más de 40 veces por hora.

El video muestra a las mujeres rechazando a los hombres, tanto empujándoles como diciéndoles que dejen de tocarlas.

En las pasarelas estamos empezando a ver ya prendas de ropa que cambian de color o hasta desbloquean teléfonos, pero un vestido que requiere software para tener la experiencia completa no es exactamente práctico. Además, este vestido no puede delinear entre cuando tocan a alguien de forma deseada y de forma no deseada. 

Pero la campaña de Ogilvy, una colaboración con Schweppes Brazil, ganó el prestigioso premio Glass Lion en Cannes este año y es más sobre concienciar en la era del #MeToo que sobre regular este tipo de insinuaciones indeseadas.

Al final del video, las mujeres que llevaron el vestido para el experimento les dan consejos a aquellos que podrían estar pensando en tocar a alguien sin su permiso.

"Trata de acercarte a alguien calmadamente, para hablar sin tocar a esa persona", sugiere Juliana Schultz. Mientras que Luisa Castro añade: "Soy una mujer interesante. Me merezco cinco minutos de conversación".

Captura de pantalla: Leslie Katz/CNET

No dejes de consultar nuestra Guía de compras navideñas para las mejores sugerencias de regalos para 2018.