A un lado, Spider-Man: este robot vuela, aterriza y trepa como un insecto

Luego de varios años de pruebas e investigación, la Universidad de Stanford ha creado un robot que es tan ágil como una cucaracha.

SCAMP da un paseo en la torre del reloj de Stanford.

Foto de Stanford Biomimetics and Dexterous Manipulation Laboratory

La tecnología de inteligencia artificial de Google AlphaGo probó hace poco que las máquinas pueden ser más inteligentes que los humanos. Ahora un nuevo prototipo creado por investigadores de la universidad de Stanford, en California, demuestra que los robots también son físicamente más versátiles que nosotros.

El robot no sólo puede volar, siendo impulsado en el aire por motores de cuadricóptero, sino que también puede posarse sobre una pared vertical y luego trepar usando sus espinosas patas. Si se resbala un poco, se puede acomodar de inmediato.

Se llama Plataforma Stanford para trepar y maniobrar en el aire, o SCAMP, por sus siglas en inglés, y combina las lecciones aprendidas durante la creación de máquinas previas construidas en el Laboratorio de Manipulación y Destreza Biométrica de la universidad.

"Los cuadrotores tienen una resistencia limitada debido a restricciones en la capacidad de la batería y la física de vuelo a pequeña escala, pero su capacidad de posarse les permite operar por horas o incluso días, recolectando datos y ejecutando tareas de comunicación mientras está parado", explicó Morgan Pope, autor principal de una investigación sobre el proyecto, que se encuentra actualmente en revisión, en un artículo en IEEE.

Pope explica con más detalle que posarse perfectamente es difícil para los robots, pero que este dron es capaz de posicionarse correctamente él solo si se posa de manera incorrecta debido a su habilidad para trepar.

El laboratorio ha estado trabajando en la construcción de robots trepadores por varios años, comenzando con unas patas espinosas que se agarran a superficies rugosas, de manera muy similar a como lo hacen las patas con espinas de un insecto. Si bien el laboratorio exploró también el concepto de patas adhesivas, las patas espinosas comprobaron ser el método más eficiente para SCAMP. Son muy ligeras y consumen poca energía, que son dos características importantes para un objeto volador.

Las patas además están colocadas en extremidades extrañamente largas que hacen que el robot tenga un parecido inequívoco con un insecto. Se parecen mucho a una antenas, pero en realidad están inspiradas en las largas patas de insectos como las arañas patudas conocidas en inglés como daddy-long-legs y los insectos palo. Esto es porque las patas largas, delgadas y ligeras permiten al robot dar menos pasos, lo que resulta más eficiente.

La parte realmente más complicada es la transición entre volar y trepar por las paredes. El laboratorio también ha estado trabajando por algún tiempo tanto en robots con alas fijas como en cuadricópteros. Lo que descubrieron fue que los robots perdían el control cuando se acercaban a la pared.

How SCAMP perches.

Foto de Stanford Biomimetics and Dexterous Manipulation Laboratory

En el caso de SCAMP, lo dotaron de una larga cola. El robot se acerca a la pared primero con la parte trasera, haciendo contacto primero con la cola. Este impacto es detectado por los acelerómetros, que estabilizan al robot y funcionan como punto de pivote a partir del cual se puede enderezar, acercándose a la pared con los motores a máxima velocidad hasta que las patas quedan presionadas y sujetas contra la pared.

En ese momento el robot puede comenzar a trepar, Si en algún punto se resbala, los acelerómetros sensibles detectan la caída libre y los motores se encienden de nuevo para volver a impulsar a SCAMP contra la pared. Los motores también pueden ser usados para corregir el ángulo del robot cuando su peso se desequilibra y lo aleja de la pared al tiempo que trepa.

Por el momento luce muy impresionante, pero el equipo tiene más planes preparados para SCAMP.

"En el trabajo que haremos a futuro, nos gustaría darle a SCAMP control de adaptación del paso; algoritmos que permitan al robot reaccionar a un error modificando de manera dinámica su estrategia al trepar", dijo Pope.

"También vemos a SCAMP como el primer miembro de una familia de robos trepadores y posadores con formas de sujetarse diferentes y a varias escalas. Las lecciones que aprendimos de SCAMP nos deberían permitir enfrentarnos a nuevas superficies, nuevos ambientes, y diferentes plataformas de cuadricópteros con nuevas habilidades sensitivas y de comunicación".