CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Ciencia

Este robot volador autónomo ayudará a los astronautas en el espacio

Astrobee es la siguiente generación del proyecto SPHERES, que funciona desde hace una década en la Estación Espacial Internacional. Astrobee tendrá más autonomía que sus predecesores y podrá asistir a los astronautas durante horas por sí mismo.

Marta Franco

Cuenta la historia que, en 1999, el profesor del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) David Miller mostró Star Wars a sus alumnos y les dijo que construyeran un robot volador como el de la película. De ahí surgió el proyecto  SPHERES y sus tres esferas flotantes, que han ayudado a los astronautas a trabajar en la Estación Espacial Internacional durante más de 10 años. La NASA trabaja ahora en su sucesor, Astrobee, que estará en funcionamiento en 2019 y que será aun más autónomo y versátil.

"Es como la Roomba de la Estación Espacial", bromea el ingeniero Jose Benavides, de la División de Sistemas Inteligentes en el Centro de Investigación Ames de la NASA. La comparación con el popular aspirador inteligente se queda corta, especialmente en esta segunda generación del robot. Astrobee puede, por ejemplo, monitorizar la radiación, el sonido o el CO2. Toma fotografías y graba video, y puede moverse por la estación con la ayuda de un bracito, así que puede asistir a los astronautas y a su equipo, localizar dónde se encuentran distintos objetos y componentes en el espacio, y ayudar en la programación de satélites y otros robots.  

"Resulta que los astronautas pierden mucho tiempo reposicionando cámaras para que el control desde Tierra vea lo que está pasando en la estación. Pierden mucho tiempo tomando medidas, muestras, buscando cosas…", explica Benavides. "Todo esto son cosas que un robot puede hacer por sí mismo".

Más autonomía y posibilidades

Durante la pasada década, los SPHERES ya se habían convertido en uno de los "juguetes" favoritos de los astronautas, que pueden utilizarlos para llevar a cabo diferentes tareas de investigación. Con Astrobee, las posibilidades se multiplicarán. El nuevo robot tiene muchos más elementos interactivos, como un altavoz, una pantalla táctil, un micrófono o un puntero láser, que facilita la comunicación con los astronautas. Además, utiliza baterías que se pueden recargar, frente a las de un solo uso de SPHERES, lo que le permite ser mucho más autónomo. Es decir, que mientras SPHERES necesita que los astronautas cambien las baterías y lo reprogramen, Astrobee será capaz de trabajar por sí mismo durante horas.

El potencial de Astrobee es aún mayor para investigar y desarrollar otros aparatos aún más complejos. En un futuro, un robot de este tipo podría llegar a tomar decisiones inteligentes con la información que recolecta, según las necesidades de los astronautas. "Hay conceptos para enviar naves a la Luna o a Marte sin astronautas, para preparar todo y que lleguen más tarde", dice Benavides. "Así que necesitamos robots que puedan mantener y hacer estas cosas incluso cuando los astronautas no están allí, y esperar a que lleguen más tarde".

Reproduciendo: Mira esto: Conoce a Astrobee, el nuevo robot asistente volador de...
2:59

Educación y sensibilización 

La NASA trabaja con los robots de SPHERES en programas que van más allá del desarrollo tecnológico para potenciar la educación y la sensibilización. El programa Zero Robotics, creado por el MIT, permite que estudiantes de secundaria aprendan a programar estos robots a través de una competición de programación en la que deben resolver un desafío. Por ejemplo, cómo colocar satélites GPS alrededor de Marte, o repeler asteroides desde la Tierra. Los finalistas pueden ver cómo su código se utiliza en la Estación Espacial Internacional, con la ayuda de los astronautas.

Para los alumnos es una buena oportunidad para aprender sobre ciencia y tecnología, y también a programar, en ocasiones por primera vez. Así pueden conocer de cerca cómo es el trabajo de astronautas e ingenieros como Benavides. "Un comentario muy común entre nosotros [los ingenieros] es, ojalá hubiera tenido este acceso cuando estaba en la escuela, programar robots y verlos en la Estación Espacial".