Este dron surca los cielos cubierto de hongos y bacterias

Este dron biológico puede descomponerse sin dejar rastro en caso de estrellarse. Los expertos ven su potencial utilidad en el espionaje.

drone1.jpg
This drone is made from fungus, bacteria and non-biological materials. CNASA/Ames

Los drones no dejan de sorprendernos. Y este "dron biológico" no se queda atrás. Tiene un cuerpo compuesto de hongos, con una capa de bacteria rodeándolo para que cuando se caiga o se estrelle, no deje trazo alguno de su existencia.

Esta clase de dron es perfecta para sobrevolar lugares de alta sensibilidad o para enmascarar operaciones de espionaje, dijo Lynn Rothschild, del Ames Research Center de la NASA, una consultora del equipo de estudiantes que crearon este dron.

"Nadie va a notar la diferencia entre si regaste agua o si un dron se descompuso allí", le dijo Rothschild a New Scientist.

El cuerpo del dron prototipo está constituido de una parte vegetativa de hongos llamada mycelium. El dron está cubierto en capas de bacterias cultivadas en un laboratorio.

"Las capas están cubiertas de proteína clonada de la saliva de avispas, que ellas usan usualmente para hacer de sus nidos resistentes al agua", según New Scientist. "Los circuitos fueron impresos en tinta plata nanoparticular para hacer de este vehículo lo más biodegradable posible".

Este dron biológico realizó su primer vuelo este mes en iGEM, un concurso internacional de máquinas creadas con ingeniería genética en Boston.

Ecovative Design, una compañía que fabrica el empaque de vinos con materiales biodegradables, ayudó al equipo de estudiantes a moldear el material de hongos para darle la forma de un dron.

Aunque el dron biológico está hecho de un material inusual, también tiene partes no biológicas que no se desintegran fácilmente, como los controles, las hélices y una batería estándar. El equipo, sin embargo, planea hacer que todo, incluyendo los sensores, sean biodegradables.

Close
Drag