Este adorable robot está consciente de sí mismo

En un experimento de inteligencia artificial, un robot demuestra conciencia de sí mismo al intentar resolver un problema de lógica.

robots.jpg
Los tres robots que participaron en la prueba. Captura de pantalla por Michelle Starr/CNET

Estamos muy lejos de tener un robot que pueda pensar como un humano, pero si es que algún día esto se vuelve realidad, varias cosas tienen que cuadrar.

Un gran paso hacia la inteligencia artificial es la conciencia de sí mismo, o la capacidad de reconocerse a uno mismo como un individuo que es distinto de otros individuos.

Y ya existe un robot con esta capacidad.

Los investigadores del Laboratorio de Inteligencia Artificial y Razonamiento del Instituto Politécnico Rensselaer en Nueva York adaptaron el clásico problema de la inducción conocido como "The King's Wise Men" (Los hombres sabios del rey) para presentárselo a un trío de robots.

En este problema, a tres hombres sabios se les conceden sombreros que son ya sea de color blanco o azul, con la garantía de que al menos uno de esos sombreros es azul. A los hombres no se les permite hablar entre sí; el primer hombre en pararse y anunciar correctamente el color de su sombrero es el ganador. (Aquí puedes ver la solución al problema).

Para la prueba de autoconciencia del robot, Selmer Bringsjord, el director del departamento de ciencias cognitivas en el instituto, se usaron tres robots humanoides Nao de la compañía de robótica francesa Aldebaran. Bringsjord los programó con un algoritmo conocido como Deontic Cognitive Event Calculus, que le permite a los robots realizar procesos de razonamiento.

Se les dijo a los tres robots que a dos de ellos se les ha administrado "pastillas atontecedoras" que no les dejaban hablar, y a uno se les dio un placebo (en realidad, no se les dio una pastilla, sino que se oprimió un botón ubicado en la cabeza del robot). Luego se les preguntó a los robots si recibieron una pastilla atontecedora o un placebo.

En el video que se muestra abajo, que se publicó a principios de mes, puedes ver los resultados de esta prueba. Apreciarás que hay largos momentos de pausa antes de que un robot se para para decir "I don't know" ("No sé").

Luego, el robot levanta la mano cual estudiante en un salón de clases, y hace una corrección: "Lo siento. Ya sé ahora. Fui capaz de probar que no se me dio la pastilla atontecedora".

Para demostrar esta clase de autoconciencia, el robot tiene que ser capaz de entender las reglas del problema, reconocer su propia voz y reconocer que es un individuo distinto a los dos robots.

Bringsjord presentará su trabajo con estos robots en el simposio IEEE sobre los robots y la comunicación interactiva de los humanos, que se llevará a cabo en Kobe, Japón, del 31 de agosto al 4 de septiembre.