¿Está la NASA creando una nave que viaja más rápido que la luz?

Según algunos reportes, la agencia espacial está trabajando en una tecnología que nos podría llevar a la Luna en un espacio de cuatro horas.

101896maincd1998766321200x900.jpg
Engage.Foto de NASA

Estas son quizás buenas noticias para aquellos que quieren viajar por nuestro sistema solar, y más allá, a velocidades que se acercan a la de la luz -- o incluso aún más veloces.

NASA, según el sitio NASASpaceFlight.com, ha dicho -- calladamente -- que ha probado con éxito una nueva forma de viajar por el espacio que algún día nos permitirá surcarlo a velocidades extremadamente altas.

Esta tecnología se basa en el accionamiento electromagnético o, como se conoce en inglés, EM drive.

La ciencia detrás del EM drive es por demás complicada. Pero el concepto básico radica en convertir energía eléctrica en un impulso sin la necesidad de un propulsor (el combustible en los cohetes), algo que sería imposible, porque va contra la ley de la conservación del momentum. Esta ley establece que el momentum sólo se puede cambiar por una de las fuerzas descritas en las leyes del movimiento de Newton.

Científicos en EE.UU., Gran Bretaña y China han demostrado cómo funciona EM drive durante los pasados 15 años, pero han sido intentos controvertidos porque el EM drive parece violar las leyes de la física clásica. Las pruebas de la NASA, que se realizaron en condiciones que imitan las del espacio exterior, le dan otro hálito de posibilidad a la propulsión electromagnética.

Si esta tecnología en efecto funciona, y se pudiese implementar en una nave espacial en el futuro, esto podría significar que los viajes a través de nuestro sistema solar y más allá de sus límites pueden ser más veloces, baratos y eficientes. Podría ser quizá hasta un primer paso a los vuelos que superan la velocidad de la luz.

Imagina esto: una nave puede llevar a media docena de personas y sus equipajes a la Luna en un espacio de cuatro horas, o un viaje multigeneracional a una décima de la velocidad de la luz para alcanzar la estrella Alfa Centauri en menos de un siglo. La tecnología que podría hacer de esto una realidad estaría bajo prueba en el Centro Espacial Johnson en Texas (JSC, por sus siglas en inglés).

NASA no respondió inmediatamente a una solicitud de comentario. Sin embargo, hablamos con Paul March, un ingeniero que ha estado trabajando en el EM drive en JSC. Nos dijo:

"Mi trabajo en Eagleworks [el laboratorio en JSC donde se está poniendo a prueba el EM drive] es una continuación de mi trabajo que lidia con el problema fundamental que está impidiendo los vuelos espaciales tripulados desde la finalización del programa lunar Apollo. Se trata de la disponibilidad de una tecnología de propulsión y energía que nos pueda liberar de las cadenas de los cohetes".

Esta tecnología necesitará de más pruebas para verificar su viabilidad (ninguna de las pruebas ha pasado por una evaluación entre científicos homólogos) y cualquier nave espacial que termina usando un EM drive necesitará de una planta nuclear que se lleva a bordo y que se desarrolle para ese propósito en específico.

La noción de surcar el espacio sideral encima de un reactor nuclear no debe ser más aterradora que toda la radiación que circula por el espacio exterior cuando decidamos hacer un hipotético viaje a la Luna en un taxi espacial. Así que por eso no te preocupes.

Close
Drag