CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Televisión y cine

¿Puede el final de Game of Thrones empañar o resaltar el legado de la serie?

[Opinión] Hay tanta expectativa por el último episodio de 'Juego de tronos' que resulta imposible satisfacer a los fanáticos, algo que ya ocurrió a series como 'Lost'.

game-of-thrones-season-8-episode-6-tyrion-debris

Tyrion Lannister (Peter Dinklage) en una escena del episodio final de Game of Thrones.

HBO

Lo único de lo que podemos estar seguros del episodio final de Game of Thrones -- que se transmite el domingo 19 de mayo en HBO -- es que será imposible satisfacer a todos los fanáticos. Más de 500,000 de ellos ya han firmado una carta pidiendo que se haga un remake de la octava temporada del show.

Y un autor prestigioso, Stephen King, ha defendido en Twitter la temporada final de Game of Thrones. King cree que los fanáticos están molestos porque "la gente no quiere cualquier final". Según el escritor, la audiencia no quiere que la serie termine. Así que cualquier final será insatisfactorio.

En noviembre de 2015 George R.R. Martin, creador de la saga de novelas A Song of Ice and Fire que inspiró Game of Thrones, confesó a la revista Time que el final del show sería "agridulce". En aquella entrevista, Martin expresó su opinión sobre cuál podría ser el final de la serie.

"Creo que se necesita tener alguna esperanza... todos anhelamos un final feliz, en cierto sentido. A mí me atraen los finales agridulces. La gente me pregunta cómo va a terminar Game of Thrones y siempre les digo que esperen un final agridulce. No puedes simplemente cumplir una misión y luego pretender que la vida es perfecta".

¿Se sentirán decepcionados los fanáticos con el final de Game of Thrones? Probablemente sí. Se ignora si serán muchos o pocos (aunque estos pueden hacer mucho ruido en redes sociales). Ahora, ¿es un final agridulce un final decepcionante o malo? La respuesta es no. Basta acercarse al final de otra gran novela del género fantástico, The Lord of the Rings (1954), de J.R.R. Tolkien, que también concluye en un tono agridulce, con la destrucción de la Comarca y la partida de Frodo Baggins a los Puertos Grises para no regresar nunca más a la Tierra Media. Como dijo Gandalf: "I will not say: do not weep; for not all tears are an evil" ("No diré: no lloren, porque no todas las lágrimas son malas").

Reproduciendo: Mira esto: Game of Thrones llega a su fin: ¿Dónde ver a sus actores?
2:09

El final de Game of Thrones suscita todo tipo de preguntas, del tipo ¿bajo qué criterio puede decirse que una serie termina mal? Quizás el caso más notorio es el de la serie Lost (2004-2010), que enardeció a muchos fanáticos pero, al transmitirse en los albores de Twitter, no dio pie a campañas de firmas para cambiar su último episodio.

En el último capítulo de Lost se revela que los pasajeros del vuelo Oceanic 815 murieron al estrellarse en la isla y todo este tiempo permanecieron en un limbo, los que los creadores de Lost negaron que ocurriría durante siete temporadas. El último episodio generó tantas reacciones airadas que uno de los creadores del show, Damon Lindelof, abandonó Twitter.

Pero Lost no está sola en la lista de series cuyo final ha generado críticas y decepcionado a miles de fanáticos. Están los ejemplos de Roseanne (todo fue un sueño de la protagonista, que estaba escribiendo un libro), Dexter (el protagonista, que es un asesino en serie, escapa y se convierte en leñador), Seinfeld (los cuatro protagonistas terminan juntos en una prisión), How I Met your Mother (se revela que la madre de los hijos de Ted enfermó y murió) y The Sopranos (Tony está en un restaurante con su familia y la pantalla se va a negro, sin saber cuál destino le espera).

En esta nueva era fundamentalista que vivimos -- especialmente en Twitter donde pastan los heraldos de la corrección política --, resulta cuesta arriba satisfacer a todos. A las puertas del episodio final de Game of Thrones, y recordando lo que George R.R. Martin ha dicho recientemente (quiere incluir unicornios en el próximo libro de la saga), es evidente que hay diferencias entre el escritor y los creadores del show, David Benioff y D.B. Weiss.

Benioff y Weiss han logrado algo único: adaptar una saga de fantasía y transformarla en un acontecimiento cultural global. Una mala temporada no puede borrar el impacto de Game of Thrones en la cultura pop, como pasó con el final de Seinfeld (tuvo un final polémico que no empañó su prestigio como una de las grandes comedias de la historia de la TV).

George R.R. Martin tiene responsabilidad como autor de la historia y los personajes, pero la responsabilidad y decisiones finales pertenecen a Benioff y Weiss. La octava temporada ha producido un efecto en mí que no preví: ha renacido mi interés en los futuros libros, pues sé que me sorprenderán muchos personajes que no aparecen o ya murieron en el show. A veces, o la mayoría de las veces, es el viaje y no el final el que guarda el secreto de la aventura.

Reproduciendo: Mira esto: 5 señales de que tú también vives en Game of Thrones
3:34

El episodio final de Game of Thrones se emite el domingo 19 de mayo en HBO. En CNET en Español hemos preparado una guía de cómo ver el último capítulo de la serie.