En el MWC 2014 los fabricantes ponen la mira en la biometría

A solo unas horas antes de clausurarse el Mobile World Congress, le dimos un vistazo a los principales temas de la gitantesca feria.

20140223_Firefox_OS_Spreadtrum_004_610x395.jpg
Mozilla presentó un celular inteligente que costrá apenas US$25. Crédito: Stephen Shankland/CNET
 

BARCELONA, España – En el Mobile World Congress siempre se presentan numerosos dispositivos ultramodernos y conceptos extremos, pero además del Samsung Galaxy S5 de alta gama, este año la feria se ha centrado en los teléfonos de bajo costo.

Los mercados emergentes han sido un tema clave en el mundo de la telefonía móvil en los últimos tiempos, pero este año los fabricantes le han puesto un verdadero interés y han expresado en sus conferencias de prensa la meta de conseguir mil millones más de clientes y sacar al mercado dispositivos de bajo costo dirigidos a los que compran su primer smartphone.

Un ejemplo es la familia de teléfonos Nokia X. Basados en Android, pero con unas características que fusionan Asha y Windows Phone, esta familia de teléfonos de bajo costo y poca memoria se venderá en 89, 99 y 109 euros. La división de teléfonos de Nokia, comprometida con Windows Phone y en proceso de ser adquirida por Microsoft, ha producido cinco teléfonos para este mercado, pero ni un solo aparato Lumia entre ellos.



El MWC también fue testigo del crecimiento del sistema operativo Firefox (Firefox OS), con numerosos teléfonos de Alcatel y ZTE, y su nuevo aliado Huawei. Un teléfono de referencia es el de Firefox de US$25, que también hizo olas. Y ahí está la reciente Serie L de LG, creada específicamente para regiones como América Latina y el Medio Oriente. Yezz, otra marca de teléfonos ubicada en América Latina, también presentó sus productos.

Hubo una buena cantidad de teléfonos en los niveles medio y superior del espectro. Además del Galaxy S5 vimos el G Pro 2 de LG de 5.9 pulgadas, el delgado y elegante Xperia Z2 y el Desire 816 de HTC, que tiene un procesador de cuatro núcleos y una cámara de 13 megapixeles.

    

Seguridad y biometría 

Samsung lideró el camino en la implementación de la biometría en su teléfono insignia, el Galaxy S5 –que tiene un lector de huellas digitales y un pulsómetro (el primero en un teléfono)– pero fue el Geeksphone, de una compañía española poco conocida, el que nos impresionó con su ultraseguro Blackphone y su sistema operativo especializado Privacy OS.

También vimos un escáner biométrico de pupila que registra la configuración de los vasos sanguíneos del ojo, un software que te deja acceder a cualquier portal de Internet tras escanear el rostro y un teléfono Android que usa rayos infrarrojos en 3D para entrar y salir de tu teléfono.

Con el avance de los sensores y la importancia cada vez mayor de la seguridad en el mundo móvil, el campo de la biometría para dispositivos móviles sigue creciendo y madurando.

Lo que esto significa 


Está claro que los smartphones no van a desaparecer. Pero el alboroto por los megapixeles y gigabytes parece haber perdido impulso, y ahora el interés se centra poco a poco en sensores, biometría, relojes y pulseras de "vestir".

La perspectivas parecen ser buenas para los mercados emergentes y la población de pocos recursos en momentos que los fabricantes se lanzan a la competencia por el segmento inferior del mercado, dedicando más atención y esfuerzo a un equilibrio entre el valor y el hardware de bajo costo para las masas.

Close
Drag