CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Ciencia

Elon Musk suena a tipo loco... pero sus ideas podrían funcionar

Musk tiene una habilidad especial para crear ideas que suenan como si vinieran de un cómic.

gettyimages-1035243932.jpg

Las ideas de Elon Musk pueden sonar como salidas de la ciencia ficción

David Mcnew/AFP/Getty Images

Elon Musk a veces suena como si estuviera loco.

Como cuando habla de desencadenar explosiones nucleares en Marte para crear un ambiente más cálido, perforar un túnel debajo de Los Ángeles para reducir el tráfico vehicular, o desarrollar una nueva forma de transporte que te lleve a cientos de kilómetros en sólo unos minutos.

Musk ––fundador y presidente ejecutivo de compañías que acaparan titulares como Tesla, SpaceX y la Boring Company–– ha lanzado algunos varios proyectos que suenan como si se hubiera quedado dormido mientras veía una película de ciencia ficción.

No nos debe extrañar: la línea entre la ciencia y la ciencia ficción puede ser bastante delgada.

Sin embargo, resulta que las ideas de Musk se han convertido en ciencia y podrían funcionar ––incluso si te lo imaginas acariciando un gato blanco y esponjoso mientras habla.

Hace unos años, por ejemplo, pensar en cohetes reutilizables era una locura. Ahora, gracias a los avances en SpaceX, se están convirtiendo en algo común. ¿Excavar túneles debajo de las ciudades? Actualmente, un túnel de prueba de 3.2 kilómetros construido por la Boring Company ya se encuentra debajo de la sede de SpaceX en Hawthorne, California.

Desafortunadamente, las ideas extravagantes no son lo único por lo que se le conoce a Musk. En el último año, Musk se metió en problemas con el Departamento de Justicia y con la Comisión de Valores e Intermediarios de Estados Unidos por tuitear acerca de la confidencialidad de Tesla. Utilizó la expresión "pedófilo" para insultar a un buzo involucrado en el rescate de un grupo de niños tailandeses, lo que desató una demanda en su contra. Y, la verdad, es que toma valor por la forma en que sus seguidores reaccionan ante aquellos que lo critican o no están de acuerdo con él.

Por ello, buscamos a Musk para entender mejor sus ideas de ciencia ficción. No nos ha devuelto la llamada, pero aquí hay algunos de los proyectos de los que queremos saber más.

Reproduciendo: Mira esto: Los 5 proyectos más locos de Elon Musk
3:48

Calentando el terreno para llegar a Marte

¿Qué tienen en común Marte y un burrito cocinado ayer?

Si quieres disfrutarlo hoy, es posible que tengas que calentarlo previamente.

En una aparición que tuvo en el programa de televisión The Late Show con Stephen Colbert durante 2015, Musk dijo que si queremos vivir en Marte, tenemos que elevar la temperatura de ese planeta. Una forma rápida de hacerlo podría ser dejar caer bombas termonucleares en sus polos para vaporizar el hielo y liberar gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono, a la atmósfera y que esto inicie el proceso de calentamiento del Planeta Rojo. (Fue en este momento cuando Colbert le dijo a Musk que sonaba como un supervillano).

Resulta que, varios científicos llevan años hablando acerca de cómo jugar con la atmósfera de Marte. Una idea es usar espejos gigantes para apuntar la luz solar hacia el planeta. (Eso suena sospechosamente como la forma en que cualquiera de nuestras abuelas solían broncearse). Otra idea es construir fábricas que produzcan gases de efecto invernadero. Algo muy doloroso para las certificaciones LEED.

Sin embargo, desde que Musk arrojó la idea al mercado, ha habido más de algunos pocos artículos y estudios que debaten si el concepto sería factible o efectivo, o incluso si queda suficiente dióxido de carbono en el planeta para liberarlo.

Como Michael Shara, curador del Departamento de Astrofísica del Museo Americano de Historia Natural, dijo a NBC News en 2015: "Es una idea que inicialmente suena inteligente. Sin embargo, no sabemos si realmente funcionará, no creo que nadie haya trabajado el análisis físico con suficiente detalle como para decir que lo hará".

Una vida subterránea

En diciembre de 2016, Musk tuiteó: "El tráfico me está volviendo loco. Voy a construir una máquina perforadora de túneles y comenzar a excavar", una expresión que parecía una mera amenaza pero que se convirtió en algo.

Admítelo: desearías que tu automóvil pudiera circular por las paredes de un túnel como el automóvil de Tommy Lee Jones en Men in Black.

Ese tuit fue el comienzo de la Boring Company, empresa que está trabajando en reducir el tráfico vehicular en Los Ángeles a través de meter a los autos a una red de trineos debajo de la ciudad y acercándolos a su destino a 241 kph.

"Hubo dudas sobre poner a un hombre en la Luna", dijo el alcalde de Chicago, Rahm Emanuel, a CBS en la Mañana en junio de 2018 cuando discutía la posibilidad de tener una ruta de túnel de alta velocidad hacia el aeropuerto O'Hare que sería más barata que un viaje en taxi (US$25, según Quartz).

Una vez más, no está tan loco como te podrías imaginar. El transporte subterráneo no es nada nuevo. El Ferrocarril Metropolitano de Londres se remonta a 1863. Los metros forman parte de la vida cotidiana de millones de personas en todo el mundo.

Ahora, Musk tiene su túnel de prueba de 3.2 kilómetros corriendo abajo de la sede de SpaceX. Y está programado para abrir para un evento especial el próximo 18 de diciembre.

Sin embargo, la Boring Company no está enfocada únicamente en movernos rápidamente. Como señaló Quartz en agosto de 2017, la excavación de túneles es particularmente costosa en Estados Unidos. Construir la extensión de una línea nueva del metro de Nueva York (la de la segunda avenida), que se inauguró en enero de 2017, costó US$2,730 millones.

"Si alguien pudiera descubrir cómo excavar un túnel en Estados Unidos, al mismo costo que puedes hacerlo en cualquier otro lugar del mundo, haría una fortuna y obtendrían contratos para cualquier proyecto de túneles en el país", aseguró Grant Burningham, colaborador de Quartz.

Un viaje por hyperloop

Algún día, hacer un viaje a una gran ciudad podría implicar meternos en una cápsula que se encuentra dentro de un tubo mayormente sin aire y viajar a una velocidad de 1,200 kilómetros por hora.

Un documento de investigación que publicó Musk en 2013 sobre Hyperloop Alpha ––ofrecer una explicación detallada del plan es parte de ser un buen villano––, despertó el interés en crear pistas de transportación vía tuberías al vacío (hyperloops), las cuales podrían reducir la congestión vehicular ante el crecimiento de la población, hacer que la gente llegue más rápido y conectar más partes del mundo.

Si bien los traslados vía hyperloop suenan como la más nueva investigación de un científico loco, una vez más, la idea detrás de este concepto no es totalmente nueva. Japón construyó sus primeros trenes de alta velocidad en 1964, con una velocidad de más de 160 kilómetros por hora. Los trenes no sólo conectaron Tokio y Osaka, sino que también facilitaron que quienes viven más lejos lleguen a la gran ciudad. Además de todo esto, el retraso promedio que pueden presentar es sólo de 36 segundos, según The Economist.

"En la historia de la industria del transporte, ha habido muchos hitos creados a partir de invenciones que nacieron en la imaginación", dijo Faisal Ahmad, analista en jefe de Movilidad en BIS Research.

Un informe presentado en noviembre por BIS Research proyectó que el mercado del transporte ultrarrápido global (en lo que cae el hyperloop) alcanzará los US$55,700 millones en 2024.

Todos somos Starman

En febrero de 2018, SpaceX lanzó un Falcon Heavy Rocket con lo que podría llamarse un 'anuncio oficial' de que pueden enviar paquetería útil al espacio.

Musk envió su Tesla personal. Fue pilotado por un pasajero: un maniquí llamado Starman.

Starman, quien no pudo ser contactado para hacer comentarios, y el Tesla terminaron volando hacia Marte, acompañados de la música de David Bowie mientras eran lanzados al espacio.

Lo cierto es que Bowie puede hacer que cualquier cosa sea súper cool. Pero en este caso, Starman no necesitaba mucha ayuda.

Es el tipo de truco de marketing que podría haber provocado suspiros y una gran conversación. ¿Quién no ama alguna sinergia de marca de este tipo? Sin embargo, la gente parecía estar más interesada en el astronauta simulado.

Como dijo Russ Klein, director general de la Asociación Americana de Mercadotecnia, tener a Starman navegando en un auto rojo con el codo asomándose por la ventana es un mensaje de relajación y 'onda'. Klein dijo que parecía que estaba conduciendo por la Ruta 66.

Pero lo que fue más importante es que el truco de Starman envió un mensaje sobre el largo viaje que tomará llegar a Marte.

"Sirvió para el cumplir el objetivo de Musk, que es ayudar a las personas a imaginar un futuro épico en el que desempeñan un papel protagonista", concluyó.

Reproduciendo: Mira esto: Las noticias tecnológicas del año que nos dejaron boquiabiertos
9:38

Guía de regalos navideños de CNET en Español: El lugar en donde encontrarás los mejores regalos tecnológicos para la Navidad 2018.