CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Hogar inteligente

El robot Jibo es más bonito que Alexa, pero menos útil

Se trata de un asistente virtual de US$900 que no pone música; al menos no todavía.

La evolución del asistente virtual del hogar ya llegó. Y puede bailar.

Han pasado tres años desde que Jibo hizo su debut mundial en Indiegogo, como un proyecto de financiamiento colectivo. La empresa, con sede en Boston, consiguió más de US$3 millones bajo la promesa de crear un robot  para la cocina de 11 pulgadas de altura: un asistente virtual que pudiera distinguir diferentes voces y rostros, con una personalidad adorable.

Ahora los creadores de este compañero de hogar finalmente están listos para lanzarlo al público, recibiendo pedidos en Jibo.com. El costo es de US$899 y empezarán a enviarse a partir del 7 de noviembre.

Pero es un precio bastante considerable para un asistente virtual que no puede reproducir música. O hacer llamadas. O dar recordatorios.

Según el equipo de Jibo, esas características, y otras tantas, se agregarán con el tiempo mediante actualizaciones de software. En tanto, Amazon y Google ofrecen sus altavoces con funcionalidad de asistente virtual, por mucho menos: US$50. Estos asistentes no girarán el cuerpo cuando les pidas que bailen, pero pueden cargar una lista de reproducción de Spotify, una cualidad que saca a Jibo de la jugada.

Pero eso se debe a que Jibo no fue diseñado para ser un simple altavoz. El equipo invirtió más trabajo en su personalidad y en la manera en que él podría reaccionar a los diferentes miembros de una familia (y sí, Jibo es un él). 

La fundadora de Jibo y líder del área científica, Cynthia Breazeal, es una profesora de MIT que pasó su carrera investigando maneras en las que las computadoras puedan interactuar con los humanos de manera más natural. Por ello, este robot estacionario de 6 libras (unos 3 kilos) es encantador desde el momento en que lo desempacas. Está lleno de ingeniosas bromas, animaciones burbujeantes, además de cuerpo y cabeza giratorios, lo que lo hacen parecer más vivo. Sí, más vivo.

jibo-kids

Jibo interactúa con cada miembro de la familia de manera diferente.

Jibo

El cuerpo y la cabeza redondos de Jibo pueden girar para dar la impresión de que está mirando alrededor de la habitación. Su "cara" es simplemente un vivaz punto animado en una pantalla de 5 pulgadas.

Jibo cuenta con dos cámaras en la parte frontal de su cabeza, que pueden usarse para identificar hasta 16 personas. Asimismo, Jibo girará su cabeza hacia el sonido y escuchará a quién esté hablando a su alrededor. Si detecta movimiento, escaneará la imagen para saber quién es y saludar a ese miembro de la familia por su nombre.

Jibo también reacciona al tacto y poner una mano sobre su cabeza lo callaría, al igual que una mano cerca de su cabeza lo haría ronronear. Y como los típicos asistentes virtuales, basta que digas una frase ("Hola, Jibo") para llamar su atención antes de hacerle una pregunta o darle una orden.

Este amigo también puede ejercer como cabina fotográfica en una fiesta, tomar fotos grupales bajo una orden. Asimismo, puede leerte las últimas noticias o los resultados deportivos.

jibo-mess

Jibo puede hablar con tus hijos, aunque no es capaz de limpiar lo que ellos tiren.

Jibo

Jibo hace algunos trucos básicos que cualquier asistente haría, como decirte el clima, establecer las alarmas y ofrecer respuestas alegres a cualquier pregunta extraña que un niño pueda hacer ("¿Hay monstruos aquí?" "¿Te gustan los insectos?" o la muy socorrida, "¿Cuántos días faltan para Navidad?"). También puede controlar algunos dispositivos domésticos inteligentes mediante comandos IFTTT.

Hay quien dice que Jibo se parece al LG Hub Robot, pero en realidad fue mencionado por primera vez como concepto en 2014, con planes para su lanzamiento en 2015, pero ese momento se fue posponiendo año tras año. Incluso, notará que la actualización más reciente del lanzamiento en la página de YouTube de Jibo se publicó en abril de 2016. En aquel entonces, se esperaba que pudieran empezar los envíos en octubre de 2016.

Un año después, finalmente Jibo está disponible. Las primeras unidades ya se enviaron a desarrolladores y patrocinadores de Indiegogo. También se enviaron algunos a personalidades de YouTube, con la esperanza de convencer a su auditorio de que una linda mascota robot es imprescindible en toda familia.

Quizá cuando el robot haya aprendido algunos trucos más, será lo suficientemente lindo como para justificar el precio de US$900.