El reto de Windows 10: demostrar que vale la pena

La fabricante de software más grande del mundo tiene que convencer a los desarrolladores de crear apps para la nueva versión de su sistema operativo y recuperar el favor de los consumidores. Y esa no es tarea fácil.

screen-shot-2015-04-24-at-6-38-03-pm.png
Windows 10 será el centro de atención durante la conferencia de desarrolladores de Microsoft, que inicia el miércoles, 29 de abril. Nick Statt/CNET

¿Se ha quedado Microsoft rezagada en la industria de la tecnología?

Esa es la pregunta que la fabricante de software más grande del mundo, sus clientes, sus desarrolladores y sus rivales esperan se conteste esta semana cuando Microsoft inicie su conferencia anual de desarrolladores. Llamado Build, el evento de tres días de duración inicia el miércoles, 29 de abril, en San Francisco.

El objetivo de Microsoft en Build es bastante claro: convencer al mundo de que la más reciente versión de su sistema operativo Windows añade suficientes funciones y tecnologías nuevas para impulsar al software hacia adelante y ganarse el favor del público -- y no convertirse en otra distracción.

Build ha sido un lugar típico para debates profundos acerca de la computación en la nube y la arquitectura del software. Pero con la llegada de Windows 10, que sale este verano, aunado a nueva información acerca de las gafas de realidad aumentada HoloLens, los fanáticos de Microsoft consideran que el evento de este año va a ser crucial para la compañía con sede en Redmond, Washington, y su presidente ejecutivo, Satya Nadella.

Sigue nuestra cobertura en vivo del primer día de Build en San Francisco

Todos parecen concordar que el evento de este año lleva mucho a cuestas, ya que todas las vistas se fijarán en cómo un titán de la industria trata de recuperar su poder. Los boletos, que tenían un costo máximo de US$2,100 en enero, se agotaron en 45 minutos. En 2014, los boletos de Build no se agotaron después de un día entero a la venta.

Hace 20 años, Microsoft creó un frenesí de mercadeo con su reluciente sistema operativo Windows 95. Los anuncios presentaban a la banda de rock Rolling Stones que cantaba "Start Me Up" aludiendo a la mayor transformación de la compañía, que encontró su epítome en el el botón "Start" del software (pueden ver video abajo).

En 1995, Microsoft se convirtió en el rey del software. Hoy, la empresa ha perdido la corona.

Quizás la empresa nunca recupere su antigua gloria, dicen algunos analistas. Nadella, quien asumió el mando de la compañía como su presidente ejecutivo el año pasado, parece concordar con esta valuación. El veterano de Microsoft, que lleva 23 años en las filas de la compañía, citó al filósofo alemán Friedrich Nietzsche poco después de asumir su puesto, al decir que la empresa "debe tener coraje ante la realidad".

Para Nadella, esa realidad es demostrar a los desarrolladores que Windows 10 puede ser un sistema de software para todo tipo de pantallas -- computadoras de escritorio, tabletas, smartphones y cualquier tipo de pantalla que se popularice en el futuro.

"Windows 10 es un Ave María", dijo el analista Roger Kay, fundador de Endpoint Technologies Associates. "Tienen que demostrar que aún son relevantes".

La promesa de Windows 10

Pero, Microsoft no va a desaparecer. El año pasado, la compañía reportó US$86,000 millones en ventas; Windows estaba presente en el 95 por ciento de las computadoras del mundo. Pero las ventas de las PCs siguen en declive a medida que los consumidores favorecen las tabletas y los smartphones, de acuerdo con la firma de investigación IDC. Y esas son malas noticias para una compañía que genera la mayoría de su dinero con la venta de software dirigido al trabajo, mientras que los negocios dependen más y más de varios dispositivos, la mayoría de los cuales no ejecutan Windows.

Microsoft tiene apenas el 2.8 por ciento de la cuota del mercado de software para dispositivos móviles, que actualmente está dominado por los sistemas operativos móviles Android de Google y iOS de Apple. Ese es un gran problema considerando que 2,000 millones de personas -- o más de una cuarta parte de la población mundial -- tendrá un smartphone para finales de 2016, de acuerdo con eMarketer.

Esta es una gran parte de la razón por la que, cuando se trata de crear nuevos apps, sean móviles o no, los desarrolladores rara vez consideran a Microsoft.

"Están tan retrasados en materia de teléfonos que necesitan de casi un milagro para cambiar su destino", dijo Rob Enderle, un analista con Enderle Group.

Windows 10 está diseñado para correr en toda clase de dispositivos. Captura de pantalla por Lance Whitney/CNET

Windows 10 tiene el potencial de resolver los problemas más aguerridos de Microsoft. "Windows 10 será un servicio que se utilizará a través de una amplia variedad de dispositivos y que traerá una nueva era... en la que la experiencia de movilidad, y no el dispositivo, es la clave", le dijo Nadella a los inversionistas el jueves después de que Microsoft dio a conocer las cifras de sus ingresos y de decir que sus ganancias superaron las expectativas de Wall Street.

Esa es una promesa a los desarrolladores y consumidores de que Windows 10 será una sola plataforma que ejecutará todos los apps a través de todos sus dispositivos. Los desarrolladores codificarán en un solo código base, que les permitirá crear apps universales que podrán funcionar en cualquier dispositivo que ejecute Windows 10. Esos dispositivos pueden ser teléfonos, tabletas, PCs, la consola de videojuegos Xbox One, televisores y hasta las gafas de realidad virtual HoloLens.

"Habrá una sola manera de codificar una aplicación universal, una tienda, una manera para que los apps se descubran, compren y actualicen a través de todos los dispositivos", dijo Terry Myerson, el vicepresidente ejecutivo de la división de sistemas operativos de Microsoft, durante la presentación de Windows 10 en septiembre.

Se espera que Microsoft explaye sobre cómo funcionará esto en Build.

Pero aun con esta promesa, existe un dilema sin salida. Windows 10 no puede tener éxito si se ejecuta en teléfonos que casi nadie compra, si potencia tabletas que sólo algunas personas utilizan y si sólo se instala en PCs nuevas -- la mayoría de los dueños de PCs no han actualizado sus sistemas operativos en casi seis años.

"No importa cuán fácil es desarrollar una plataforma si no puedes vender un producto porque no tiene usuarios", dijo Enderle. Microsoft "tiene que convencer a esta gente de que si desarrollan algo para su plataforma, obtendrán compensación".

Para darle un impulso al software, Microsoft está haciendo que las actualizaciones de Windows 10 no impacten tanto el bolsillo de los usuarios. Por vez primera, Microsoft está ofreciendo Windows de forma gratuita a los usuarios que tengan Windows 7 o versiones posteriores. También está ofreciendo de forma gratuita su suite de apps Office en los dispositivos de la competencia, como el iPhone y el iPad, con la esperanza de que esos apps hagan que los usuarios retomen los productos Windows.

La meta final de Microsoft es conseguir que los consumidores y las empresas se suscriban a sus servicios en la nube, como el servicio por suscripción de Office 365. Cada vez más fabricantes de software le encuentran el beneficio a las suscripciones anuales.

Los negocios de la nube de la compañía también están creciendo rápidamente. El crecimiento en esa división impulsó las acciones de Microsoft más del 10 por ciento el viernes después de su reporte financiero.

Evitar repetir la historia

Windows 10 le sigue los pasos a algunos de sus poco populares hermanos, lo que ha llevado a Nadella y Myerson a dedicar mucho de su tiempo a apariciones públicas y asegurarle a los usuarios de PCs que Microsoft no lanzará un producto de software tan poco atinado como Windows 8.

Esa versión, que se lanzó hace tres años, trató de unir los gestos en un dispositivo móvil y las interfaces de una PC tradicional, y fracasó en el intento. Hasta la fecha, sólo el 14 por ciento de los usuarios de PCs ejecutan Windows 8 o Windows 8.1, mientras que el 58 por ciento sigue ejecutando Windows 7, que tiene seis años de edad.

Con Windows 10, Microsoft tiene la oportunidad de recuperar su presencia e influencia en la industria.

"Tiene el potencial de realizar un evento que surta el mismo efecto que Windows 95", dijo Enderle. "Google tiene la capacidad de concentración de un niño de tres años y Apple piensa que es invulnerable. Microsoft tiene una oportunidad -- eso sí, si lo ejecuta bien".

Close
Drag