CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

guía de compras navideñas
Cultura tecnológica

¿El padre de Snapchat y su esposa supermodelo le dicen adiós a la abstinencia?

[El lavadero 'techie'] Sí, los tortolitos Evan Spiegel y Miranda Kerr se dieron el sí este pasado fin de semana en una ceremonia nupcial íntima, supersecreta y casi efímera. ¿Marcará ese el fin de la abstinencia antes proclamada por el creador de Snapchat?

'El lavadero techie' es una columna que documenta los andares sociales de la flor y nata de la industria de la tecnología. Violeta Carmín, la imaginada titular de esta columna, sólo se asoma por CNET en Español cuando hay un buen chisme por reportar.


gettyimages-510337680.jpg

Evan Spiegel, el presidente ejecutivo de Snapchat, y Miranda Kerr contrajeron matrimonio.

Steve Granitz, WireImage

¡Se acabó la abstinencia! 

Con las nupcias del presidente ejecutivo de Snapchat, Evan Spiegel, y la supermodelo australiana Miranda Kerr este pasado fin de semana, no me queda más que inferir esto.

Y es que Kerr hace unos meses reveló, por accidente y entre risas, que su pareja era muy "tradicional" y que "no podemos... sólo estamos ... esperando", según la publicación británica The Times of London

Como buen prototipo techie, Spiegel escogió casarse en el patio de su casa — muy a la Zuckerberg (ahora, ¿quién se copia de quién) —, en una ceremonia pequeña e íntima con unos 50 invitados el sábado, 27 de mayo, según cuenta la revista Vogue, que tiene las fotos exclusivas de la ceremonia de 20 minutos y que publicará en su edición de agosto (vaya manera de acatarse al concepto de lo efímero hecho famoso por Snapchat). 

Según esta suertuda publicación (me muero de envidia), los tortolitos se dieron los votos matrimoniales rebosantes de emoción y en presencia del pequeño Flynn, el vástago de 6 años de Kerr y su ex, el actor Orlando Bloom, quien, por cierto, nadie — ni siquiera los chismosos por excelencia de TMZ — han podido comprobar si estuvo entre los invitados.

Lo que sí pudieron comprobar fue que el evento fue tan secreto que los invitados fueron transportados en camionetas con ventanas oscurecidas a la mansión de US$12 millones que comparten Spiegel y Kerr en Brentwood, California.  

Ahora, como no me invitaron a su boda, me tocará rastrear dónde se fueron de luna de miel para reclamarles...

Ah, y entérate de más chismes en la primera entrega de 'El lavadero techie' aquí.