El iPhone SE es más proclive a doblarse que sus predecesores

A pesar de ser más grueso, el nuevo iPhone de 4 pulgadas de Apple aguantó menos presión que el 6S en pruebas de resistencia, lo que supone un paso atrás y evoca el fantasma del 'Bendgate' de 2014.

Sarah Tew/CNET

El iPhone SE se dobla bajo presión.

SquareTrade/captura de pantalla por CNET

El nuevo iPhone SE de Apple enfrenta un mayor riesgo de doblarse que su hermano mayor y más grande.

En pruebas practicadas por SquareTrade, una empresa que vende garantías extendidas para dispositivos móviles, se descubrió que el iPhone SE de 4 pulgadas que salió a la venta la semana pasada es más débil que el iPhone 6S de 4.7 pulgadas y que el 6S Plus de 5.5 pulgadas.

Si bien el iPhone SE es más grueso que el 6S o el 6S Plus, SquareTrade dijo el lunes que sólo necesitó 160 libras (73 kg) de presión para doblarlo; eso son 10 libras menos que lo que aguantó el 6S o 20 libras menos que el 6S Plus. El iPhone más pequeño de Apple alcanzó el estado de "falla catastrófica", o el punto de inflexión, con 178 libras de presión.

A pesar de los progresos, estas costosas maravillas tecnológicas que cargamos en nuestros bolsillos y bolsos de mano claramente deben ser tratados con cuidado. No es de sorprender que lo primero que hagamos muchos de nosotros con nuestros elegantes y avanzados electrónicos es envolverlos en voluminosas fundas protectoras.

Close
Drag

Esta no es la primera vez que un iPhone ha terminado todo doblado como un trozo de goma. Cuando Apple comenzó a vender el iPhone 6 y el 6 Plus en 2014, se descubrió de inmediato que estos se doblaban si los usuarios los colocaban en sus bolsillos traseros y luego se sentaban. El incidente, que provocó enojo y preocupación, se conoció como Bendgate. El iPhone 6S del año pasadó resistió mucho mejor la presión que sus predecesores en pruebas de dureza, pero todo parece indicar que el iPhone SE ha dado un paso atrás.

El iPhone 6S también venció al SE cuando SquareTrade sumergió ambos teléfonos en agua. El SE se apagó de manera permanente en menos de un minuto tras ser sumergido a una profundidad de cinco pies. En contraste, el 6S sobrevivió a estar sumergido por completo por 30 minutos y sólo resultó dañado su sistema de audio.

El SE sí superó al iPhone 6S Plus en un rubro: en una prueba de caídas que consistía en tirar los teléfonos dentro de una caja giratoria. El SE sufrió rasguños menores luego de 30 segundos, mientras que el 6S Plus se quebró al punto de quedar inservible. El 6S sobrevivió sin daños.

El iPhone SE, que fue lanzado al mercado el jueves pasado y que tuvo un primer fin de semana más bien deslucido en cuanto a ventas, también resultó ser más susceptible que sus dos hermanos mayores de sufrir daños si en una caída aterrizaba con una esquina. Si tienes dedos de mantequilla, considera la opción de adquirir un modelo más caro o de comprar una funda resistente.

El único accidente que ningún iPhone puede sobrevivir es un golpe directo en el frente, según SquareTrade. Ese tipo de caída no la aguanta ninguno, independientemente de qué dispositivo Apple tengas.

Apple no respondió a nuestra solicitud de comentario.