El gobierno ya no necesita a Apple: desbloqueó el iPhone 5C de San Bernardino

Esta nueva información del Departamento de Justicia de EE.UU. llega una semana antes de que se cumpliera el plazo para el juicio.

Es oficial: Apple ya está libre.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos, con la ayuda de un tercero, ha logrado con éxito tener acceso a los datos almacenados en un teléfono usado por uno de los terroristas responsables del atentado de diciembre en San Bernardino, California, tal como lo reveló en un documento presentado ante una corte de Los Ángeles el lunes. El gobierno dice que ya no necesita la ayuda de Apple para desbloquear el iPhone 5C usado por Syed Farook, y que le ha solicitado a la juez magistrada Sheri Pym que revoque la orden que forzaba a Apple a colaborar en el caso.

"Buscábamos una orden que obligara a Apple a ayudar en el desbloqueo del teléfono para cumplir con un compromiso solemne con las víctimas del tiroteo en San Bernardino, el compromiso de que no descansaremos hasta que hayamos perseguido por completo cada línea de investigación relacionada con este cruel ataque", dijo el Departamento de Justicia en un comunicado. "Si bien este paso en la investigación ha sido completado, seguiremos explorando cada pista, y buscaremos cualquier proceso legal apropiado, para asegurarnos de que la investigación reúna toda la evidencia relacionada con este ataque terrorista. Las víctimas de San Bernardino no se merecen menos".

Apple no hizo comentarios de inmediato.

Esta actualización llega una semana después de que el Departamento de Justicia hubiera solicitado un aplazamiento en la audiencia que tendría con Apple y una semana antes de la fecha límite que tenía el gobierno para actualizar a la corte al respecto.

La semana pasada, el Departamento de Justicia de EE.UU. solicitó a un juez que cancelara la audiencia planeada para el martes en la que se discutiría si Apple debería crear un software que permitiera al FBI desbloquear un iPhone 5C vinculado al ataque terrorista ocurrido en San Bernardino en diciembre. En una revelación sorpresa, el gobierno dijo que un tercero no identificado había ofrecido a los investigadores un método que podría darles acceso a los datos en el teléfono. Solicitaba tiempo para explorar este método alternativo de tener acceso al iPhone.

La jugada del lunes del Departamento de Justicia pone fin a un enfrentamiento entre el gigante tecnológico y el gobierno por un solo iPhone, lo cual ha animado un debate más amplio y con mucho más en juego. Las compañías de tecnología y los grupos de derechos apoyan firmemente que la encriptación -- que oculta los datos de manera que sólo pueden ser obtenidos por la persona indicada -- es necesaria para mantener a salvo a la gente y proteger su privacidad. Las autoridades alegan que no se pueden combatir crímenes a menos de que se tenga acceso a la información en los dispositivos móviles.