El Gear 2 correrá Tizen, el sistema operativo de Samsung

¿Es la decisión correcta para crear un ecosistema de aplicaciones para el nuevo reloj inteligente de la coreana?

Tizen Samsung Gear
Samsung ha estado desarrollando Tizen como una alternativa de Android. Crédito: Sarah Tew/CNET

La gigante de electrónicos coreana ha estado trabajando con teléfonos con su sistema operativo Tizen desde hace meses, pero el primer producto global que usará el sistema operativo Linux abierto no será un teléfono. En lugar de eso, Samsung presentará el lunes la nueva versión de su reloj inteligente Gear, que correrá el software Tizen de la empresa en lugar del sistema operativo Android de Google.

Lanzar Tizen al mercado a través de Gear es una de las medidas más inteligentes que Samsung podría haber tomado. ¿La razón? Los apps. Los teléfonos inteligentes y las tabletas necesitan tiendas de aplicaciones con millones de ofertas para poder tener éxito entre los consumidores. Basta con solo ver cómo la falta de apps ha afectado a Windows Phone y Blackberry, y cuánto tiempo y dinero han gastado para impulsar sus tiendas. Samsung también ha ofrecido millones de dólares en premios y fondos para lograr que los desarrolladores hagan apps para Tizen.

La situación es diferente para los relojes inteligentes y otros artículos de la informática de vestir – por lo menos en esta etapa temprana. En esencia, todos los productos de la informática de vestir que hay en el mercado tienen que estar sincronizados con un celular para funcionar. Eso significa que no tienen que hacer tantas cosas por sí solos además de mandar notificaciones o monitorear la actividad física. Y sus pequeñas pantallas y limitaciones generales significan que la mayoría de las apps de Android no funcionarían, de todas formas.

En el caso del primer Gear, Samsung ha controlado de cerca las apps que funcionan con el dispositivo, en lugar de abrir el gadget a todo el universo de apps de Google Play. Antes de lanzar el dispositivo, Samsung buscó a los desarrolladores de apps y trabajó con ellos para crear software que trabajara bien con el dispositivo. Aunque ya ha abierto su kit de desarrollo de software móviles a los creadores de apps, Samsung ha limitado la tienda de apps de Gear como algo privado, solo para desarrolladores invitados.

“Tenemos que asegurarnos que estamos listos para hacerlo en grande", dijo a CNET el vicepresidente principal del Media Solution Center Americas de Samsung, Curtis Sasaki durante la conferencia para desarrolladores que organizó la empresa a fines de octubre.

Seguir con ese modelo de trabajar solo con invitados para el Gear que correrá Tizen podría ayudar a que el sistema operativo reciba un impulso, particularmente comparado con lo que podría pasar con un teléfono inteligente que funcionara con Tizen. Samsung no tendría que preocuparse de tener millones de apps que corrieran Tizen. Solo tendría que asegurarse de tener una colección selecta de apps que funcionen muy bien con su reloj inteligente. Y eso es justamente lo que está haciendo, según personas familiarizadas con los planes para el Gear 2. Mientras que los desarrolladores de apps para el Gear 2 seguramente pueden distinguir la diferencia entre el dispositivo nuevo y el viejo, los consumidores posiblemente no lo harán. La versión de Samsung del Android en la primera versión casi no parecía Android.


Además, con algo como el Gear, Samsung no necesita el mismo apoyo de las telefónicas como el que requiere un teléfono. Muchas operadoras – como Sprint, Orange y Vodafone – son parte de la Tizen Association, aunque también ha tenido algunos contratiempos muy públicos. Sprint se unió a la Tizen Association, renunció y luego se volvió a unir. Otras operadoras, como Telefónica, renunciaron y nunca volvieron, y otras han expresado inquietudes ante el progreso de Tizen.

NTT DoCoMo, la mayor proveedora de telefonía celular de Japón y otrora entusiasta de Tizen, suspendió sus planes para lanzar un teléfono basado en Tizen. La compañía, que dice que continúa apoyando a Tizen, tomó la decisión por la falta de demanda de teléfonos que no sean Android o iOS de Apple. “Habíamos planeado lanzar el primer teléfono Tizen para fines de marzo de 2014”, dijo NTT DoCoMo a CNET en un comunicado. “Sin embargo, debido a los cambios actuales en el mercado móvil japonés, donde el crecimiento de la venta de teléfonos inteligentes se está estancando, tuvimos que decidir posponer el lanzamiento”.

El futuro de Tizen también se cuestionó frente a los reportes que señalaron que Samsung y Google habían resuelto algunas de sus confrontaciones recientes. Según reportes, Samsung acordó reducir el exceso de software adicional (conocido como bloatware) en sus dispositivos Android, mientras que Google aceptó enfocar su atención al software para móviles, en lugar del hardware. Las empresas firmaron un acuerdo para compartir licencias y Google vendió su unidad Motorola Mobility a Lenovo unos días después. Pero incluso si las dos empresas alcanzaron algún acuerdo sobre software, Samsung claramente no abandonará Tizen. Samsung es el rey indiscutible de los teléfonos Android, pero de todas formas necesita una alternativa que le dé mayor control sobre su futuro. La compañía sabe que su crecimiento en el futuro cada vez está más atado a software y servicios, y han dedicado una cantidad de recursos significativa para mejorar sus habilidades en esas áreas.

“El software es algo en lo que trabajamos continuamente”, dijo el copresidente ejecutivo de Samsung, Boo-keun Yoon a CNET el año pasado. “En estos momentos, el hardware es importante, pero no es suficiente”. Desde hace un par de años se anticipó la entrada de Tizen al mercado. Más recientemente, Samsung planeó lanzar un teléfono con Tizen de alta gama para septiembre de 2013, pero retrasó su lanzamiento varios meses en el cuarto trimestre. El retraso se debió en parte porque quería mejorar el hardware, y también porque no tenía las apps necesarias para lanzar un nuevo ecosistema. Samsung retrasó el teléfono por segunda vez en noviembre, y dijo que lanzaría un teléfono inteligente Tizen en febrero.

Por lo menos un teléfono Tizen podría aparecer durante el Mobile World Congress en Barcelona, según una persona con conocimiento del asunto. Sin embargo, no está claro cuándo ni dónde se venderá ese dispositivo.

Samsung también dijo que planea impulsar Tizen en una amplia cantidad de dispositivos, incluyendo televisores y electrodomésticos. Al igual que con la informática de vestir, el tamaño de las tiendas de aplicaciones para esos productos realmente no importa. “Para Samsung, no es suficiente llevarlo [a Tizen] solamente a los teléfonos”, dijo Andrew Till, encargado de móviles para Symphony Teleca, una compañía socia de Samsung que ayuda a otras empresas a crear apps. “Tienen que posicionar Tizen con una propuesta para varias industrias”. Por ahora, la mayor esperanza de Samsung para Tizen – ya la forma que la empresa tiene de llevar el sistema operativo a los hogares de los consumidores casi sin que se den cuenta – vendrá con Gear. Ahora falta que más gente compre el reloj inteligente en su segunda encarnación.

Close
Drag