El futuro de Google: más carros autónomos, diversidad y optimismo

La gigante de tecnología abundó en una amplia variedad de temas durante su reunión anual con inversionistas, desde sus carros autónomos hasta sus intentos por aumentar la diversidad en su cuerpo laboral.

screen-shot-2015-06-03-at-10-21-40-am.png
La reunión con inversionistas de Google. Captura de pantalla por CNET

Ya ha pasado bastante tiempo desde que Google se conocía como sólo una compañía de búsquedas. La gigante de tecnología tiene sus manos metidas en un poco de todo, incluyendo los autos autónomos y lentes de contactos inteligentes.

Pero, todas estas grandes inversiones atraen el escrutinio de cómo estos proyectos se pueden concretar y cuánto valor representan para la compañía.

"Nuestra estrategia es enfocarnos en cosas que no sólo son relevantes ahora, sino también en la próxima generación", dijo el presidente del directorio de la empresa, Eric Schmidt, el miércoles durante una reunión con inversionistas en su sede en Mountain View, California.

Las ambiciones de Google han aumentado conforme expande su gama de productos más allá de su motor de búsqueda. Su negocio de búsquedas y publicidad aún es el más dominante del mundo, al generar más de US$50,000 millones al año. Pero, a medida que evoluciona el Internet, el presidente ejecutivo de la empresa, Larry Page, ha estado posando sus ojos en distintas avenidas de ingresos.

Page, el cofundador de la empresa Sergey Brin, Schmidt y el jefe legal de Google, David Drummond, contestaron las preguntas de los inversionistas el miércoles durante la reunión.

A continuación, presentamos tres temas principales que tocó Google acerca de la empresa y su futuro.

1. Los carros autónomos

Los carros autónomos están "muy pero muy cerca" de no necesitar a un humano. Así se refirió Schmidt a una de las iniciativas de más alto perfil de la empresa. El mes pasado, Google dijo que iban a poner a prueba un prototipo de su carro autónomo en las calles de Mountain View.

Brin, quien encabeza el proyecto, dio más detalles sobre el mismo y el historial de manejo de los vehículos. La empresa dijo el mes pasado que sus carros autónomos se han visto involucrados en 11 accidentes "menores" en los pasados seis años. Brin actualizó esta cifra a 12, ya que uno de los autos fue golpeado por atrás la semana pasada.

La empresa dijo que ninguno de los accidentes fueron causados por los vehículos de Google y que no hubieron heridas. Brin dijo que tres de los accidentes ocurrieron cuando el auto no se estaba conduciendo solo, sino que estaba bajo el mando de una persona.

"No estamos diciendo que estos carros van a ser perfectos. Nuestra meta es vencer a los conductores humanos", dijo Brin. "Nada puede hacer que un carro sea perfecto. Sólo quiero establecer expectativas".

2. La diversidad

Google sabe que tiene un problema cuando se trata de la diversidad de su cuerpo laboral, y la empresa dice que le da la bienvenida a las críticas.

"Lo que puedes hacer es continuar presionándonos. Seguiremos presionándonos a nosotros mismos", dijo Drummond. "Le damos la bienvenida a la presión".

La empresa dio a conocer el lunes sus cifras de diversidad actualizadas, y los números no han cambiado mucho. El porcentaje general de empleadas mujeres en la compañía sigue siendo el mismo del año pasado: 30 por ciento. Los empleados latinos conforman el 3 por ciento del cuerpo laboral mientras que los negros constituyen el 2 por ciento. Sin embargo, hay señales de progreso: Google dijo que el número de mujeres contratadas para posiciones técnicas en 2014 subió un 1 por ciento.

"Ha habido cierto avance", dijo Drummond, "pero no es lo suficiente".

Google ha llevado la delantera en su intento por encarar este problema. La empresa está destinando US$150 millones para iniciativas de diversidad este año; el año pasado destinó US$115 millones. Parte de esa suma se dirigirá a costear programas individuales.

Uno de esos programas, llamado Google in Residence, envía ingenieros de Google para servir como profesores y consejeros en universidades cuyo cuerpo estudiantil es mayoritariamente afroamericano, como Howard, Morehouse y Spelman. El objetivo es incentivar a los estudiantes afroamericanos a considerar carreras tecnológicas. La empresa también realiza talleres para sus empleados para eliminar los "prejuicios inconscientes", como lo son los casos en que se comete discriminación que no es obvio o intencional.

3. 'Debemos ser optimistas'

Quizás uno de los momentos más extraños y humanos de la reunión llegó cuando un joven inversionista preguntó por la envergadura de la misión de Google.

El inversionista, que se acababa de graduar de la facultad de derecho, mencionó visiones de un futuro distópico, como en la película Wall-E, en el que un pequeño robot recolector de basura existe en una era en la que los humanos se han vuelto tan obesos y dependientes de sus sillas móviles para poder transportarse. Mientras el inversionista describía la película, Page imitó a la población de humanos obesos de la película al desparramarse sobre la silla y sentirse hinchado.

Page le respondió al inversionista al mencionar otra película, Tomorrowland, que Disney lanzó hace dos semanas (por cierto, a Page no le gustó la cinta, como a nuestros editores Gabriel Sama y Tania González, que escribieron sus impresiones aquí). Pero dijo que le intrigó ver la película porque piensa que los retratos positivos del futuro son escasos. El problema de la película radica en que, según él, la trama no llegó a satisfacerlo, y los pesimistas retratos del futuro generan mejores historias.

"Es mucho más fácil enfocarnos en lo negativo y lo que aviva nuestros miedos", dijo.

Advirtió que la gente no debe dejarse engañar por los estereotipos distópicos. "En todos los puntos, el mundo se está poniendo mejor", dijo. La pobreza está disminuyendo, el fortalecimiento de las poblaciones está en aumento, dijo. "Por eso, debemos ser optimistas".

Close
Drag