CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

guía de compras navideñas
Industria de la tecnología

Las sagas llegan a su fin. Y ahora, ¿qué hará Peter Jackson?

Una vez concluida la segunda trilogía ambientada en la Tierra Media, Jackson se dispone a buscar nuevas fronteras para contar historias. Y las opciones son variadas.

Peter Jackson en el set de 'The Hobbit'. CNET

Muchos se preguntarán qué sigue para el realizador neozelandés Peter Jackson después de su segundo proyecto en el universo literario de Tolkien.

Una vez cerrada su larguísima trilogía de The Hobbit, Jackson parece tener un abanico interesante de opciones para elegir a dónde llevar sus curiosidades cinematográficas en el futuro.

En retrospectiva, este ha sido un común denominador de la carrera de Peter Jackson, quien consistentemente ha encontrado retos y proyectos que despiertan su interés para desarrollar nuevas formas de contar historias. Ya sea con el uso creativo de su particular mezcla de ambición y eficiente uso de un presupuesto limitado de la primera etapa de su carrera (BrainDead, Heavenly Creatures) o el jugueteo digital-narrativo-fílmico de las herramientas con las que contaba para proyectos como The Lord of The Rings, The Lovely Bones o The Hobbit.

Por un lado, el propio director se ha declarado interesado en dirigir la segunda película del personaje de Tintin, creado por el belga Hergé, después de que la primera, The Adventures of Tintin, fuera dirigida por Steven Spielberg.

Peter Jackson en la premiere mundial de 'The Hobbit: The Battle OF The Five Armies' en Londres. Julian Parker, UK Press via Getty Images

De cierto modo se trataría de un proyecto que lo llevaría de nuevo al territorio de la animación y la experimentación con las herramientas desarrolladas alrededor de estas nuevas tecnologías, como en King Kong, The Lovely Bones y la saga de las novelas de Tolkien.

Sin estas nuevas herramientas, por ejemplo, la cinta de Spielberg de Tintin no contaría con un extraordinario plano secuencia de 4 minutos de una persecución. Algo que jamás hubiera podido ser filmado en acción real (live action).

También se le ha relacionado con otros proyectos de gran presupuesto conectados con la creación de nuevas sagas basadas en series literarias. Una de ellas es la serie Temeraire,una colección de novelas de fantasía escritas por Naomi Novik, que consta de 5 libros, todos de género fantástico, épico y con historias sobre batallas aéreas que involucran ejércitos de dragones.

Incluso en los últimos meses también se le había ligado con la posibilidad de un remake de la cinta británica The Dam Busters, de 1955, una cinta de aviación, acción y suspenso basada en la historia real de una misión especial británica que destruyó varias presas en Alemania durante la 2ª Guerra Mundial.

Sin embargo, en recientes declaraciones a la prensa australiana, Jackson también ha confesado un interés por hacer de nuevo películas 'pequeñas', de presupuestos sencillos, especialmente conectadas con historias neozelandesas.

Algo que él mismo definió como regresar al estilo de producción-filmación de Heavenly Features.

Será interesante ver cuál de estas posibilidades toma primero Jackson, quien ha hecho público su sentir de que en su carrera no esperaba volver a hacer una trilogía de Tolkien y fue un proyecto que disfrutó pero que le quitó cinco años de carrera para perseguir otras cosas.

La priorización de estos posibles proyectos y lo que decida mostrarnos con su firma en un par de años hablará de qué tipo de director quiere ser a partir de este punto de su carrera, y qué le despierta más curiosidad e interés como artista.