CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Cultura tecnológica

El especial de Navidad de 'Sense8' es lo que necesitas estas fiestas

[Reseña con pocos 'spoilers'] Reivindicación de los derechos civiles, cuerpos hermosos, múltiples tramas que se encuentran y se separan y alguna que otra orgía. La serie de Netflix vuelve con todos los ingredientes que nos hicieron adorarla.

sense8201unit00093r.jpg

Un fotograma del especial de Navidad de Sense8.

Netflix

Quedas advertido: el especial de Navidad de Sense8 -- que Netflix pone a disposición de todos sus suscriptores este 23 de diciembre y cuyas dos horas sirven como introducción de la segunda temporada de la serie -- NO es apto para ver con tus padres, tíos, primos y demás familiares después de una pesada comida navideña que os haya dejado sin ganas para moveros del sofá.

A pesar de su etiqueta y fecha de estreno, este episodio es lo menos navideño que hayamos visto en mucho tiempo. Y eso lo hace especialmente perfecto para que disfrutes de él en la intimidad de tu casa o en compañía de alguien especial después de un largo día lleno de discusiones familiares y celebración del consumismo.

Sense8 es una de esas series que o bien te encanta (me cuento en este grupo) o bien consideras que es poco menos que basura. A todos los indecisos o aquellos que me dijeron que la primera temporada de la serie no les acababa de gustar, yo siempre he optado por darles el mismo consejo: "Asegúrate de ver su sexto episodio (también conocido como el capítulo de la orgía entre la mayoría de los personajes de la serie)".

Este especial de Navidad incluye todos los ingredientes que hicieron que Sense8 nos apasionara a algunos: reivindicación de los derechos sociales para todo el mundo (sin importar tu identidad sexual, orientación o sexo); un reparto muy diverso y lleno de cuerpos hermosos que a menudo aparecen semidesnudos; localizaciones exóticas en diferentes partes del mundo (San Francisco repite y esta vez nos muestra el centro para mujeres de Mission), además de Positano en Italia, India o Berlín; videoclips que nos muestran a los diferentes sensates en sus respectivos entornos y a ritmo de música pegadiza; ciencia ficción con dosis de crítica social; oh, sí, y sexo. Además del acierto que han tenido los creadores de la serie de hacer que esta vez la orgía entre todos sus protagonistas no se haga esperar mucho y se acabe produciendo en el minuto 46.

Y es que, si algo funciona ¿qué necesidad hay de cambiar su fórmula? De hecho lo único que le critico a la serie en este primer episodio de su segunda temporada (el resto de 10 capítulos podrá verse el 5 de mayo del año que viene) es el hecho de haber decidido que ahora todos sus personajes hablen siempre en inglés. De modo que los diferentes sensates hablan en inglés entre ellos, pero también lo hace Lito (Miguel Ángel Silvestre) con su novio Hernando (Alfonso Herrera), Wolfie (Max Riemelt) con su amigo Felix (Max Mauff) o Sun (Doona Bae) con sus compañeras de prisión. Supongo que Netflix ha querido hacer la serie más accesible de este modo. Provocando que ya no cuente con la necesidad de subtítulos para el español, alemán o coreano. Personalmente me chocó mucho ver a estos personajes usando un idioma que de normal no estarían hablando (aunque en la serie apunten a que en realidad sí que están hablando en ese idioma y lo de escucharlos en inglés es un artificio o una licencia de la ficción). Sense8 ha perdido una parte de su riqueza y diversidad cultural de esta forma. Y lo de la riqueza cultural es precisamente uno de los mensajes que lleva este título en su esencia.

Al margen de los idiomas, el otro elemento que he echado de menos es un poco más de sentido del humor. Estaba definitivamente más presente durante la primera temporada de la serie y aquí se ha limitado a bromas muy meta como el momento en el que vemos por primera vez al personaje de Capheus, que esta temporada está interpretado por un actor diferente (Toby Onwumere), y los guionistas se permiten hacer un chiste sobre lo cambiado que se le ve.

El primero de la segunda temporada

La serie retoma los acontecimientos poco después del final de la primera temporada y nos habla de las consecuencias en el mundo real que algunos de ellos han tenido para los sensates o miembros de la misma "camada" que protagonizan Sense8. Riley (Tuppence Middleton) y Will (Brian J. Smith) están a la fuga y él tiene que drogarse con heroína para mantener su mente alejada del malvado Whispers. Nomi (Jamie Clayton) continúa siendo perseguida por la ley pero cuenta con la ayuda de su inseparable Amanita (Freema Agyeman). Lito y Hernando tienen que lidiar con las consecuencias de que se haya filtrado que el actor sea homosexual. Kala (Tina Desai) se ha casado finalmente y está celebrando su luna de miel en Italia pero sin dejar de pensar en nuestro berlinés preferido. Wolfie, por su parte, se enfrenta a la guerra entre mafias en su ciudad. Sun continúa en prisión. Y Capheus intenta rehacer las cosas como conductor de la Van Damme.

sense8201unit22706r.jpg

Los miembros de la "camada" de Sense8 vuelven a aparecer en su integridad en el especial de Navidad de la serie.

Murray Close/Netflix

"Cuando era pequeña me encantaban los especiales de Navidad de las series que veía. Había una intersección entre mi vida con las vidas de estos personajes. Como en Hill Street Blues y Mork & Mindy y All my Children. Recuerdo los especiales de Navidad aún más que las series en sí", explica la productora ejecutiva y guionista de la serie Lana Wachowski sobre su decisión por hacer este episodio.

Sus dos horas de duración y final muy abierto nos permiten ver dónde empezarán las cosas para los personajes de la serie durante el resto de episodios de esta segunda temporada y nos dejan disfrutar de citas como: "No lo entiendo, por qué el resto del mundo no puede ver las cosas como lo hacemos nosotras", de boca de Nomi cuando se da cuenta de la intolerancia que está sufriendo Lito por su orientación sexual. O "Existimos por el sexo. No es algo de lo que estar asustado. Es algo que hay que honrar y disfrutar", según palabras de Sun cuando le ofrece consejería a Kala. Mucha sabiduría marca Sense8 y en su envoltorio habitual de color, belleza, amor, tolerancia, música y ciencia ficción.

En todo caso, estás avisado. No te pierdas este especial de Navidad, pero escoge el momento adecuado para disfrutar de él y de su espíritu navideño de lo más sui géneris. Y, en palabras de ese alemán que lleva de cabeza a Kala: "¡Feliz jodido año nuevo!"