El camino a Brasil: de cómo alistó -o no- su infraestructura

En esta segunda de tres entregas sobre Brasil y tecnología te contamos cómo el gigante sudamericano apuntaló su infraestructura en telecomunicaciones para el Mundial.

brasil.jpg
No todos son fans del fútbol en Brasil.Foto de Crédito: Ben Tavener vía Flickr (Creative Commons)
 
El Mundial de Brasil ni ha empezado y la cuestión de su legado económico y social ya está en el centro de muchas conversaciones en el país. Desde el 2013, las grandes ciudades brasileñas han sido el escenario de manifestaciones a veces violentas que denuncian los costes de este mega-evento, frente a las necesidades más urgentes de la población.

En su defensa, los poderes públicos apuntan que no se tratan de gastos, sino de inversiones que van a tener un impacto positivo para el país y sus habitantes en los años que vienen. Sin embargo, otro problema ha puesto en peligro estos planes: los atrasos que amenazan varias obras. Veamos los aciertos y errores en el sector que más nos interesa: la tecnología.

Infraestructura como legado

La construcción de la red de fibra óptica que será usada para transmitir las imágenes de la Copa quedó a cargo de Telebras, el exmonopolio telefónico estatal de Brasil, ahora privatizado. De acuerdo con la empresa, tuvo que invertir más de US$35 millones en infraestructura para implantar esta red, que conecta los estadios con el centro internacional de coordinación y transmisión en Rio de Janeiro, y cuya implantación ya había empezado con la Copa de las Confederaciones en 2013.

  

Más allá de estos dos eventos, la red de Telebras se integra al Programa Nacional de Banda Ancha, conocido en Brasil como PNBL (http://pt.wikipedia.org/wiki/Plano_Nacional_de_Banda_Larga). Lanzado en el 2010, tiene como meta masificar el acceso a Internet por banda ancha en el país antes del fin del 2014.

Además de banda ancha fija, los preparativos para el Mundial también incluyen la expansión de la red 4G en Brasil. El objetivo de tener cobertura en las 12 ciudades sedes ya ha sido superado; según la asociación brasileña de comunicaciones, Telebrasil, ya llega a 99 ciudades que concentran el 36% de la población brasileña.

 

Sin embargo, la adopción de dispositivos 4G aún está lejos de ser masiva en Brasil, por cuenta de sus precios, lo que de momento limitará los beneficios de esta tecnología. Además, la frecuencia que Brasil ha elegido para 4G no es la más común en mercados como los Estados Unidos. Según la BBC, citando a especialistas, eso quiere decir que la mayoría de los turistas extranjeros y de los brasileños acabarán usando la red de 3G, que tiene un gran problema: está severamente sobrecargada. 

De hecho, el sector de telecomunicaciones suele atraer muchas quejas de consumidores brasileños insatisfechos e incluso de las autoridades por su baja calidad de servicio. En previsión del Mundial, el gobierno ha negociado con las operadoras para que tomen medidas especiales que mejoren la conectividad en zonas de alta concentración, pero no se sabe todavía si serán suficientes.

-2.png
El estadio Maracaná.Foto de Crédito: captura de pantalla por Anna Heim.
 

¿Estadios conectados?

Tampoco está claro si los hinchas realmente podrán usar Internet adentro de todos los estadios, pero en este caso no se puede echar toda la culpa a los operadores móviles. Estas habían previsto invertir cerca de US$ 90 millones y juntar fuerzas para instalar una cobertura indoor compartida, pero su trabajo ha sido complicado por los atrasos en las obras, quedando con poquísimo tiempo para instalaciones y pruebas.

Desacuerdos entre concesionarios y operadores también ponen en peligro la instalación generalizada del Wi-Fi, que hubiera ayudado a hacer frente al enorme flujo de datos esperado en este 'Mundial del Real-Time'. Según cuenta IDG Nowlas propias autoridades brasileñas han admitido que la conectividad puede acabar siendo deficiente en la mitad de los estadios. 

"Ya no creemos en un acuerdo entre los operadores y los estadios para el Wi-Fi. Eso es una lástima, ya que en las Olimpiadas de Londres, el Wi-Fi fue crucial para descongestionar el tráfico 3G y 4G," dijo a Convergencia Digital el director de tecnología para América Latina de Nokia Solutions and Networks, Wilson Cardoso.

Nuevas tecnologías destacadas

Aún así, los estadios del Mundial representarán una vitrina para la innovación. Como recién lo contábamos, las bancas de los jugadores lucirán un visual único, con un techo de vidrio que es el fruto de una tecnología originalmente usada para proteger dispositivos pequeños como smartphones y tabletas.

Además, los partidos de fútbol serán una nueva oportunidad para ensayos de ultra alta definición. Por un lado, la FIFA y Sony están colaborando para instalar 12 cámaras de captación en el estadio Maracaná de Río de Janeiro, tres más que durante la Copa de las Confederaciones en 2013. Por otro lado, la emisora japonesa NHK estará probando la tecnología 8K con 5 cámaras.

Otra tecnología destacada es Ginga, el padrón nipo-brasileño de middleware para aplicaciones interactivas de TV digital. Desarrollado en laboratorios universitarios brasileños, ha sido adoptado en varios países latinoamericanos, y la afición por el fútbol debería favorecer su progresión. De acuerdo con el ministerio brasileño de comunicaciones, las ventas adicionales de dispositivos digitales por cuenta del Mundial podrían hacer que el número de televisiones con Ginga pre-instalado llegue a 25 millones.

faceboookbrasil.jpg
La página de FIFA sobre Brasil 2014 en portugués.Foto de Crédito: captura de pantalla por Anna Heim
 

Un destino más hospitalario  

Los aeropuertos brasileños han sido uno de los principales puntos de preocupación antes del Mundial, ya que en su mayoría estaban lejos de los padrones de calidad internacionales. Para dejarles un poco más acogedores para los viajeros conectados, la Empresa Brasileira de Infraestrutura Aeroportuária Infraero ha tomado varias medidas en los aeropuertos que administra. Además de instalar más enchufes para recargar dispositivos electrónicos, está brindando Wi-Fi gratis a los pasajeros en la sala de embarque, una cortesía agradable a pesar del engorroso proceso necesario para conectarse.

En el principal aeropuerto del país (y de América Latina), Guarulhos, cerca de São Paulo, los viajeros también podrán conectarse por Wi-Fi a través del servicio suministrado por la empresa Boingo. Titular de un contrato exclusivo, espera ofrecer servicios similares en otros aeropuertos privatizados en el futuro.

Otra medida facilitadora es la posibilidad para extranjeros que visitan Brasil para el Mundial de comprar una tarjeta SIM apenas con sus pasaportes, sin necesidad de presentar el número nacional de registro fiscal que los operadores solían exigir.

Un catalizador de iniciativas públicas y privadas

Según el secretario ejecutivo del ministerio de comunicaciones, Genildo Lins, "la gran contribución del Mundial fue anticipar inversiones".

Es cierto del gobierno, pero también de muchas empresas multinacionales del sector tecnológico, quienes aceleraron sus proyectos en Brasil. Por ejemplo, Google lanzó su servicio Google Transit en las ciudades sedes del Mundial además de hacer disponibles mapas de aeropuertos y estadios con el producto Indoor Maps.

También parece que el Mundial contribuyó a acelerar grandes planes de inversión en Brasil por parte de gigantes del sector tecnológico, como Sony, con US$250 millones, y Microsoft, con US$100 millones, mientras IBM ayuda Río de Janeiro a tornarse una ciudad cada vez más inteligente con su Centro de Operaciones.

En juego: la imagen de Brasil

De acuerdo con un estudio prospectivo sobre los impactos socio-económicos del Mundial producido en el 2010 por Ernst & Young en colaboración con la Fundación Getulio Vargas (FGV), estaba claro desde el principio que tenía el potencial de enaltecer la imagen de Brasil, tanto internacionalmente como internamente. Sin embargo, sus autores ya destacaban como riesgo y condicionante que el evento sea o no ejecutado de forma correcta.

"La imagen será positiva si hay una percepción por parte de la población de que el evento dejó un legado importante para toda la sociedad. (...) Para la sociedad, un Mundial exitoso es uno que sea organizado sin desperdicio de recursos públicos, con una gestión transparente y capaz de dejar un legado que justifique la alta inversión, como una infraestructura que permita la realización de otros mega-eventos y la renovación de los aparatos urbanos," explicaba (traducción nuestra).

aeropuertos.jpg
Conectividad de los aeropuertos en Brasil.Foto de Crédito: captura de pantalla por Anna Heim

También será interesante ver si logra ayudar a transformar Brasil en una nación conectada. Hablamos sobre este tema con la periodista y emprendedora Angelica Mari, cuyo proyecto Gift Brazil difunde el trabajo de los artesanos brasileños.

"Podemos ver grandes cambios en cómo los brasileños usan la tecnología y la cantidad de personas que se conectan por primera vez en su vida crece exponencialmente cada semestre. Sin embargo, creo que este crecimiento resulta más de la evolución de los propios usuarios y de la sociedad en general, y menos de avances en programas como el Plano Nacional de Banda Ancha".


Dando el ejemplo de su propio proyecto, explicó que la democratización del acceso a Internet posibilita avances en otros sectores de la economía: "Mi trabajo con Gift Brazil no sería posible si los artesanos con quienes trabajo, en su mayoría personas con renta baja, no tuviesen acceso a Internet, sea por sus teléfonos móviles, centros de inclusión digital o hasta en la calle".

En este frente, tal vez haya más que esperar de las Olimpiadas de 2016. De hecho, la alcaldía de Rio de Janeiro ya recibió en 2013 un premio de la Asociación Iberoamericana de Centros de Investigación y Empresas de Telecomunicaciones (AHCIET) destacando la mejor práctica de Participación Ciudadana por el trabajo de inclusión digital que está haciendo con sus llamadas Naves del Conocimiento. Más que fútbol y goles, eso sí es el tipo de proyectos que hay que ovacionar.