CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Móvil

El Apple Watch Series 4 lleva el control cardíaco a otro nivel

Su nueva función para hacer ECG no está activa en el lanzamiento, pero el reloj de Apple ya está demostrando ser un monitor de salud que cambiará las reglas del juego.

James Martin/CNET

No es frecuente que el anuncio de un nuevo iPhone, y menos tres, se vea ensombrecido por algo. Pero para el final del gran evento de hardware de Apple del 12 de septiembre, parecía que la nueva Apple Watch Series 4 se había robado el show.

Cuatro años y cinco versiones desde su presentación en septiembre de 2014, el Apple Watch no es sólo uno de los relojes inteligentes más vendidos... se dice que es la marca de relojes más vendida, y punto. Y para 2018, la compañía se está inclinando hacia ese éxito con su primer gran rediseño hasta la fecha. El Apple Watch Series 4 cuenta con un cuerpo más delgado, una pantalla más grande, un procesador más rápido y, en el modelo de gama alta, una señal LTE más fuerte, para que puedas dejar el iPhone en casa en esas carreras de la madrugada.

Pero el precio de los nuevos modelos también ha aumentado, y el nuevo modelo a tiene un precio inicial de US$400. Entonces, ¿cómo está Apple tentando a los usuarios existentes a actualizarse, y a los nuevos usuarios a dar el primer paso? Simple: haz del Apple Watch un compañero de salud imprescindible con un primer electrocardiograma (EKG o ECG) incorporado.

Al agregar la función ECG, el Apple Watch pasó de ser un rastreador de actividad física inteligente a ser un dispositivo médico potencialmente salvavidas que pronto podrá advertir a los usuarios de ritmos cardíacos anormales asociados con la fibrilación auricular y otras afecciones médicas graves.

"Estimamos que hay casi 700,000 casos no diagnosticados de AFib en los Estados Unidos, y la mayoría de ellos se beneficiarían de un tratamiento como la anticoagulación para prevenir el accidente cerebrovascular", dice Mintu Turakhia, director ejecutivo del Centro de Salud Digital de la Universidad de Stanford.

Imagínate, entonces, si esos cientos de miles de personas tuvieran un Apple Watch con capacidad para electrocardiogramas que podría ponerlos en el camino hacia tal tratamiento más rápido. Incluso los modelos previos del Apple Watch ya han estado marcando importantes problemas cardíacos potencialmente mortales. Muchos de los beneficiarios son usuarios más jóvenes, aparentemente sanos, que nunca hubieran sospechado que tuvieran algún tipo de problema médico serio en primer lugar.

De hecho, el Apple Watch ya comenzó a cruzar al ámbito del monitor médico, ya sea que los usuarios y los médicos estén listos o no.

Reproduciendo: Mira esto: Apple Watch Series 4: Primer vistazo
1:16

Apple y su historia con el corazón 

Heather Hendershot estaba en el sofá viendo televisión con su marido cuando su Apple Watch comenzó a sonar. La notificación decía que su frecuencia cardíaca había aumentado más de 120 latidos por minuto, muy por encima de la frecuencia cardíaca normal en reposo para un adulto saludable. La madre de dos hijos, de 26 años, ignoró la primera, pero el reloj seguía sonando.

"Pensé que el reloj tenía que estar mal porque no podía sentir mi corazón acelerado", dice Hendershot. "Mi cuerpo no me estaba dando ninguna señal".

Después de monitorizar su frecuencia cardíaca de la noche a la mañana con los mismos resultados, Hendershot decidió realizar una visita precautoria a atención urgente en Topeka, Kansas a la mañana siguiente.

Apple Watch version 4 EKG heart health  apple-event-091218

El presidente ejecutivo de operaciones de Apple, Jeff Williams, anunció la función ECG del Apple Watch 4 el 12 de septiembre de 2018.

James Martin/CNET

"No fue hasta que mencionaron la UCI [Unidad de Cuidados Intensivos] que me di cuenta de cuán seria era la situación", dice.

Los médicos le diagnosticaron hipertiroidismo, una afección en la que la glándula tiroides produce exceso de hormona tiroxina y, si no se trata, podría ocasionar complicaciones potencialmente mortales.

appleheart

La alerta del Apple Watch como apareció en el iPhone de nuestro colega Jason Perlow, de ZDNet.

Captura de pantalla: Jason Perlow/ZDNet

La historia de Heather es solo una de muchas otras –desde una adolescente en Florida hasta Jason Perlow, un escritor de ZDNet– en el que la característica de la frecuencia cardíaca en Apple Watch, u otros rastreadores portátiles, han ayudado a dar una pista a los usuarios sobre problemas médicos graves. Al igual que Heather, muchos de ellos se consideraban a sí mismos perfectamente sanos, sin antecedentes de afecciones relacionadas con el corazón.

El seguimiento de la frecuencia cardíaca ha sido una característica importante de Apple Watch desde que se lo anunció por primera vez hace cuatro años en septiembre de 2014. Pero hasta ahora se lo había utilizado principalmente para mantenerse en forma, por ejemplo, manteniéndose en cierto nivel mientras estás en la cinta de correr. Es una medida fundamental, junto con la distancia y el ritmo, para calcular las calorías quemadas durante el ejercicio.

Con el lanzamiento de WatchOS 4 el año pasado, el Apple Watch se volvió proactivo sobre la frecuencia cardíaca con la Notificación de Frecuencia Cardíaca Elevada, una función de aceptación que alerta a los usuarios cuando su corazón puntúe los picos durante al menos 10 minutos durante un período de inactividad. Esa fue la característica que marcó la condición de Heather.

Pero hay una gran diferencia entre notar una frecuencia cardíaca alta y, en realidad, detectar enfermedades. Para hacer esto último, los wearables como el Apple Watch necesitan alcanzar un nivel de precisión de grado médico que requeriría un tipo diferente de sensor.

Convertirse en dispositivo médico

Cuando se trata de medir la frecuencia cardíaca, el ECG se considera el estándar de oro. Mide las señales eléctricas generadas por la contracción del músculo cardíaco a través de una serie de electrodos colocados en el pecho del paciente. Luego, los médicos usan esta información para detectar anomalías en el ritmo y la estructura del corazón, incluido el diagnóstico de un ataque al corazón.

cnet-magazine-why-heart-rate-matters-9024

Una máquina de ECG en el Human Performance Center de UCSF. 

James Martin/CNET

Los rastreadores inteligentes y los relojes inteligentes como el Apple Watch hicieron que los datos de la frecuencia cardíaca estén disponibles en la muñeca las 24 horas, los 7 días de la semana, pero miden el flujo sanguíneo en lugar de la actividad eléctrica. Para caber en la muñeca, usan un sensor llamado fotopletismograma (PPG) que usa luz para determinar cuánta sangre está bombeando el corazón debajo de la superficie de la piel.

El Dr. Turakhia dice que esta medida suele ser precisa para la mayoría de las condiciones normales y los ritmos normales, pero puede perder precisión en ciertas condiciones.

El movimiento es una de las variables que pueden interferir con una buena lectura. Mientras que la frecuencia cardíaca en reposo tiende a ser puntual, es posible que el sensor tenga dificultades para obtener una lectura exacta durante las actividades de alto impacto cuando el reloj rebota hacia arriba y abajo de la muñeca. Los tatuajes también pueden interferir con una lectura confiable, ya que pueden impedir que la luz penetre en la piel.

Para los consumidores promedio que buscan aumentar su nivel general de condición física, los inconvenientes de la tecnología PPG pueden ser aceptables. Pero para cruzar al ámbito médico y detectar enfermedades graves como AFib, estos wearables necesitan mejorar la precisión y obtener autorización de la Dirección de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA).

Apple

Antes de la llegada del Apple Watch Series 4, los usuarios de un Apple Watch que querían hacer lecturas clínicas podían comprase el AliveCor KardiaBand, un brazalete de US$200 con un ECG integrado. Fue el primer accesorio aprobado por la FDA para que Apple Watch detectara la frecuencia cardíaca anormal y solicitó a los usuarios que tomaran un ECG para compartir con su médico. (Algo que ha sido precertificado (cleared) por la FDA es una certificación federal de salud que está a un nivel por debajo de la aprobación definitiva de la FDA).

Con el Series 4, Apple ha eliminado a los intermediarios y ha incorporado la función directamente en en el reloj. En lugar de tener un sensor en la banda, el Series 4 tiene electrodos en la corona digital y en el sensor eléctrico de frecuencia cardíaca en la parte posterior del reloj. Una vez en la aplicación ECG, el usuario simplemente coloca su dedo sobre la corona digital para obtener una lectura. Después de 30 segundos, el reloj le indica al usuario si los resultados fueron normales o si tienen signos de AFib.

"No te da tanta información como un ECG completo de 12 derivaciones, pero es mejor que una simple grabación de pulso", dice Gregory Marcus, cardiólogo y director de investigación clínica de UCSF.

Al igual que KardiaBand, la función ECG en el Apple Watch Series 4 está aprobada por la FDA. Pero la funcionalidad no está disponible el primer día cuando se lance el Series 4 (el viernes 21 de septiembre). Apple dice que llegará "más adelante este año". La única característica nueva del corazón que tendrá lista para usar es la alerta de frecuencia cardíaca baja que te permite saber si tu frecuencia cardíaca cae por debajo de un cierto nivel.

Mientras tanto, los competidores podrían estar acercándose. Fitbit, Samsung y Verily (una subsidiaria de Alphabet) se encontraban entre las nueve compañías, junto con Apple, seleccionadas para el programa piloto de precertificación de la FDA. El programa está diseñado para empresas que desean acelerar el proceso de autorización de software para dispositivos médicos.

Fitbit y Garmin también se asociaron con instituciones médicas para realizar sus propios estudios sobre la precisión de sus dispositivos en la detección de enfermedades. Ninguna de las dos compañías tiene una función de ECG, pero agregaron sensores de oximetría de pulso a sus dispositivos más nuevos que pueden medir la cantidad de oxígeno en la sangre. Junto con los datos de frecuencia cardíaca, esta información podría ayudar a detectar problemas relacionados con el sueño, como la apnea del sueño, el asma y las alergias.

Reproduciendo: Mira esto: El iPhone XS Max, iPhone XR y Apple Watch Series 4 bajo...
8:39

Leyendo nuestra salud en la muñeca 

Pero incluso una vez que la función está lista, poner toda esa información del corazón en las manos de los consumidores puede tener sus desventajas.

"Una preocupación es que estos rastreadores de actividad física pueden causar una alarma indebida", dice Marcus. Según Marcus, una frecuencia cardíaca baja o elevada no siempre significa que hay un problema, ya que también puede desencadenarse por otros factores, como el estrés.

Toma los desempates divisionales de 2018 NFC, por ejemplo. El juego entre los Minnesota Vikings y los New Orleans Saints tenía fanáticos al borde de sus asientos y a sus relojes de Apple en alerta máxima. Los usuarios en Twitter comenzaron a publicar imágenes de sus notificaciones de Elevated Heart Rate mientras estaban sentados en el sofá viendo el juego.

Marcus dice que el beneficio del Apple Watch 4 es que puede proporcionar información valiosa sobre ECG para que el médico la considere junto con la notificación. "En última instancia, el médico es el único que puede hacer un diagnóstico preciso utilizando la imagen primaria de ese ECG", dice.

Dejando a un lado las falsas alarmas, la función del corazón podría acelerar el diagnóstico y detectar un problema antes de que se descontrole, especialmente para personas como Hendershot que, de otra forma, no saben que tienen un problema.

"Si no fuera por el reloj, no habría ido a ver a un médico", dice Hendershot. No soy alguien que verifica su ritmo cardíaco al azar y no mostraba ningún otro síntoma ".

Para Turakhia, como para Marcus, la pregunta más importante no es cómo escuchar tu corazón, sino qué hacer con la información. "¿Hay algún beneficio de tener el diagnóstico de forma conveniente como parte de su vida cotidiana?" se pregunta. "Creo que esa es la pregunta central de la que todos estamos entusiasmados".

El Apple Watch Series 4 está disponible para preordenar ahora y llegará a las tiendas el 21 de septiembre. Viene en aluminio o acero inoxidable y en un tamaño de caja de 40 mm y 44 mm y su precio empieza en los US$399.