El 'año del reloj inteligente' que terminó sin dejarnos impresionados

Cuando hacemos un repaso a los modelos de relojes inteligentes que aparecieron en el 2015 nos damos cuenta de que todos siguen mostrando fallas y ninguno es realmente recomendable.

Todo el mundo quiere convencerte de llevar un reloj inteligente de alta tecnología en la muñeca, pero ninguno es necesario.

Sarah Tew/CNET

Un año más se acaba, pero éste ha estado lleno de relojes inteligentes. Apple ya los fabrica. Google crea el software que los maneja. Sony, Samsung, Asus, Motorola, Pebble. Fossil. Tag-Heuer. Parece que ahora todo el mundo los hace. Todos quieren poner un dispositivo de alta tecnología en tu muñeca.

Pero hay un problema: ninguno de ellos se siente necesario, ni siquiera necesariamente deseable. De hecho, la mayoría de ellos ni siquiera hacen lo suficiente para justificar su precio.

Cuándo la gente me pregunta qué reloj inteligente comprar (o incluso si deberían tener uno), hago una pausa, suelto un gemido y pongo cara de aflicción. Por el momento estos dispositivos no son más que juguetes. Son llamativos, a veces útiles o incluso cool. Pero sus ventajas vienen acompañadas de inconvenientes. Cada una supone ceder en algo. Así que depende de cuánto quieres ceder, o de si estás listo o no para desembolsar cientos de dólares por uno de estos experimentos hoy... o esperar un poco.

hgg2015-smartwatches-01.jpg

Hasta los mejores relojes inteligentes tienen muchas fallas.

Sarah Tew/CNET

Los relojes inteligentes no te sorprenderán de la misma forma en que lo ha hecho la realidad virtual. No se convertirán en un objeto sin el cual no puedas vivir, como un teléfono inteligente. Mantenerlos cargados es una lata permanente (incluso los mejores sólo duran 10 días a lo sumo). Por tanto, ¿cuál es el punto? Ese es al final del día el problema principal actual.

A mí me gusta llevar un reloj inteligente y lo encuentro útil durante el día. También me gusta seguir de cerca esta tecnología y ver cómo evoluciona, y soy lo suficientemente afortunado como para recibir relojes prestados que puedo usar durante meses o semanas. Ese es mi trabajo, pero, ¿y si tuviera que gastar US$250 o más de mi propio dinero para tener acceso a estos aparatos? Tal vez lo pagaría, simplemente por la novedad: después de todo, compré un iPod Nano para usarlo como reloj hace años. Pero no puedo asegurar que tú querrías hacer lo mismo. Y ésa es la razón por la cual ningún reloj inteligente ha logrado conseguir hasta la fecha una calificación de cuatro estrellas en las reseñas de CNET.

Dicho eso, muchos de estos relojes tienen algunas funcionalidades bastante buenas, y algunos tienen un desempeño en ciertas tareas mucho mejor que otros. Con ese fin, aquí les presento la entrega de mis premios a lo mejor de los relojes inteligentes del 2015. Espero, además, que en 2016 finalmente veamos un reloj que pueda combinar todas estas características ganadoras en un solo producto recomendable.

pebble-time-steel-17.jpg

El Pebble Time Steel: siempre encendido, con batería de larga duración.

Sarah Tew / CNET

El mejor en operar como un reloj normal.... o casi: Pebble Time Steel

El Pebble Time Steel entiende que a la gente no le gusta tener que recargar un reloj. Entiende que queremos una pantalla que esté encendida todo el tiempo. Entiende que a mucha gente también le gusta llevar puesto su reloj mientras se ducha. El Time Steel recibe notificaciones y corre algunos apps básicos. Además, funciona con muchos teléfonos iPhone y Android. Algo que también me gustó mucho fue que Pebble agregó un contador de pasos básico y un monitor de sueño.

fd-moto-360-212.jpg

El nuevo diseño del Moto 360 es sencillo y moderno.

Sarah Tew/CNET

El que mejor se ve desde lejos (empate): Samsung Gear S2, Moto 360, Huawei Watch

Son redondos, elegantes y parecen relojes de verdad. Cuando los llevo puestos, la gente me detiene para preguntarme qué son. Si tu único objetivo es llevar un reloj que se vea cool, estos relojes inteligentes son lo que necesitas. El Samsung Gear S2 también tiene un bisel giratorio y carátulas que hacen juego con su sofisticado diseño. En cuanto al Moto 360, sin embargo, aún tendrás que hacerte de la vista gorda ante esa pantalla que parece neumático ponchado con una rajada en el medio. (Si eso te molesta, a lo mejor prefieras el Huawei Watch).

Apple Watch: todos los modelos están extremadamente bien construidos.

Sarah Tew/CNET

El reloj con la mejor construcción y tacto: Apple Watch

El acabado y destreza en el diseño de Apple son extraordinarios, y el Apple Watch -- con sus maravillosas correas y su corona digital giratoria diminuta y perfecta -- se siente mejor para mi gusto que cualquier otro reloj inteligente. Los modelos deportivo y de acero son maravillosos para vestir, y ni se sienten en la muñeca. Me parece que es un reloj que se siente mejor de lo que se ve.

El Withings Activite: un reloj convencional con beneficios.

Sarah Tew/CNET

El mejor reloj de uso diario con avances para vigilar el estado físico: Withings Activite

Hay relojes que simplemente hacen un poco más que un reloj normal. Llámalos relojes inteligentes tontos, relojes con beneficios, relojes ligeramente inteligentes o "relojes conectados" si quieres, pero los Withings Activite, disponibles en varios diseños y rangos de precio (tanto el Pop como el Steel hacen básicamente lo mismo) son un claro ejemplo. En realidad este no es un reloj inteligente: es simplemente un monitor de estado físico. También es un reloj de estilo analógico de operación digital. Y rastrea automáticamente tus pasos y sueño... además de vibrar. Es fácil de llevar y, con una batería de seis meses o más, no necesita recargarse. Es la mejor y más relajada tecnología de vestir del año.

Samsung Gear S2: sus funciones para vigilar el estado físico son sorprendentemente exhaustivas.

Sarah Tew/CNET

El mejor monitor de estado físico a profundidad: Apple Watch, Samsung Gear S2

Para correr, hacer ejercicio y y algunas funcionalidades más complicadas, algunos relojes inteligentes tienen un buen desempeño. Estos tres relojes ofrecen funciones que hacen un trabajo decente a la hora de ayudarte a ser más activo, desde medir tu ritmo cardiaco, llevar el registro de tus metas de ejercicio más allá del conteo de pasos, y la habilidad de utilizar apps de estado físico que llevan el conteo de vueltas, velocidad y más. Sin embargo, ninguno de ellos son mejores que un reloj para correr conectado con función de GPS.

Mejor para comunicarte: Apple Watch

La mayoría de la gente que conozco compra un reloj inteligente o bien para monitorizar su estado físico o bien para recibir mensajes en su muñeca. A mí me encantaba el Pebble por esta función, pero ahora pienso que el Apple Watch hace un mejor trabajo. Sus mensajes tipo pop-up ligeramente más discretos no estorban hasta que pueda revisarlos, y no tengo más que deslizar mi dedo sobre la pantalla para ver el resto del mensaje. También resulta fácil responder a un mensaje. Su estilo más suave y sencillo me gusta más que el del Android Wear, que se siente torpe. Y sus llamadas de voz funcionan sorprendentemente bien porque su micrófono es muy bueno.

Comunicarse con el Apple Watch es más fácil que con varios de otras plataformas.

Sarah Tew/CNET

Mejores apps: no uso la mayoría; aquí te explico por qué

Hay miles de aplicaciones en los teléfonos inteligentes y evito usar la mayoría de ellas. Un amigo que acaba de comprar un Apple Watch me pidió que le hiciera una demostración de algunas. Cargué un app de deportes, y tomó tanto tiempo que me di cuenta de que hubiera sido mejor que buscara los resultados en el teléfono. Los apps no cargan tan rápidamente en un reloj como en un teléfono, son más difíciles de navegar y, sobre todo, son poco manejables. Luego de 10 segundos de estar peleándome con el reloj termino agarrando mi teléfono... a menos que me encuentre lejos de él. Mis aplicaciones favoritas son las de deportes, las de mensajería como Facebook Messenger, las de salud o estado físico como Withings o Runtastic, las del clima (Dark Sky) y las de los bancos. El resto, a menos de que vengan integradas en el software del teléfono, intento evitarlas.

Lo que más me gusta hacer en un reloj inteligente

Pagar cosas. Monitorizar mis salidas a correr. Echar un vistazo a mi ritmo cardiaco. Consultar el clima. Asegurarme de que no tengo mensajes perdidos. Responder llamadas cuando el teléfono está fuera de mi alcance. Recibir direcciones paso a paso en mi muñeca y que las vibraciones me avisen si tengo que tomar una salida pronto. Asegurarme de que haya puesto la alarma de mi reloj. Instalar la alarma de mi casa. Ajustar el termostato. Uso los teléfonos inteligentes para muchas cosas... y estoy comenzando a acostumbrarme a tener un apoyo extra al alcance de mi muñeca todo el tiempo. Los teléfonos inteligentes están comenzando a convertirse en pequeños mandos a distancia en la muñeca y en monitores de tu vida más de lo que eran hace un año, gracias a algunos apps. Pero preferiría usar un reloj para recibir información que necesito saber más que usarlo proactivamente para hacer cosas que al final no puedo controlar fácilmente, como por ejemplo enviar a alguien un mensaje de texto.

fd-hgg2015-activitytrackers-01.jpg

Los monitores de estado físico y los relojes inteligentes se mezclan entre sí hasta volverse indistinguibles.

Sarah Tew/CNET

¿Y qué tal los monitores de estado físico?

Hay más bandas que monitorizan el estado físico exitosas que relojes inteligentes. Las marcas más importantes en la tecnología de vestir actualmente de acuerdo con la firma de investigación IDC (Fitbit, Apple, Xiaomi y Garmin) son principalmente fabricantes de monitores de estado físico. Y el Apple Watch se posiciona a sí mismo como un competidor de Fitbit en la mayoría de sus anuncios. Están hechos con un propósito y en 2015 hicieron el trabajo bastante bien. Hay una gran variedad de bandas que funcionan con el ritmo cardiaco, y son mejores de lo que solían ser. Hay más bandas que reciben notificaciones y vibran con alarmas, y son lo suficientemente baratas como para que conseguir una no se sienta como una inversión significativa. La Fitbit Charge HR es la mejor de todas, pero realmente pocos monitores de estado físico dieron la impresión de avanzar e impresionarnos con nuevas ideas este año.

fd-huawei-watch-29.jpg

El Huawei Watch es uno de muchos relojes que funcionan con Android Wear y que se ven bien por fuera, pero que por dentro tienen un 'software' mediocre.

Sarah Tew/CNET

¿Qué nos depara el futuro?

Nunca antes había habido tanta gente que comprara bandas inteligentes. Pero mucha gente que conozco ha dejado de usarlas después de un tiempo. Los relojes inteligentes se convirtieron de pronto en un ramo de la tecnología fascinante pero también un poco aburrido. A pesar del muy comentado y anticipado debut del Apple Watch, todos estos relojes han comenzado a uniformarse y a ofrecer características cada vez más parecidas. Los relojes necesitan tener mejores baterías y necesitan seguir mejorando su aspecto. Necesitan hacer más y hacerlo de manera intuitiva. Necesitan conectarse con más cosas más allá del teléfono y funcionar por sí mismos también. Cada competidor principal en el área de la tecnología de vestir estará de regreso el año entrante con otra ronda de ideas, y todo parece indicar que la mayoría será mejor. Muchos de ellos comenzarán a ser autónomos, conectándose con sus propias antenas de celular y Wi-fi.

Por lo que toca a los relojes de Android Wear (y sus actualizaciones de software), los apps de Apple Watch y la infinidad de compañías que anuncian relojes inteligentes que hemos visto este año, lo que realmente quiero ver más son relojes mejores, más simples, cuya batería dure más. Relojes que no necesiten que hagamos tanto por ellos o que necesiten tanto mantenimiento. Tal vez, para algunos, eso signifique simplemente volver al reloj común y corriente. Estaría casi de acuerdo, pero mi muñeca acaba de vibrar y pitar anunciando la llegada de un mensaje que de otra manera habría pasado por alto. Ya estoy enganchado. Pero no puedo garantizar que a ti te pasará lo mismo... todavía.

Close
Drag