CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Política

ZTE enfrenta prohibición de exportaciones a EE.UU.

El Departamento de Comercio prohíbe a las compañías de Estados Unidos vender componentes a ZTE en medio de acusaciones de que la empresa china mintió al gobierno estadounidense.

zte-axon-m-7616-007

El Axon M de ZTE usa chips de las estadounidenses Qualcomm y Gorilla Glass.

Josh Miller/CNET

Estados Unidos acaba de dictar más sanciones contra un gigante chino de telecomunicaciones. Y no, no se trata de Huawei.

El Departamento de Comercio impuso esta semana una "denegación de privilegios de exportación" contra ZTE, lo que se traduce en una prohibición para las empresas estadounidenses que venden productos y servicios a la empresa china. La prohibición tiene una duración de siete años y entra en vigor después de que ZTE presuntamente violó los términos de un acuerdo de 2017, dijeron el lunes funcionarios de la Oficina de Industria y Seguridad del Departamento de Comercio en una conferencia telefónica.

La prohibición, que podría significar que empress estadounidenses como Qualcomm y Dolby no puedan vender sus componentes a ZTE para teléfonos, viene después de que ZTE se declaró culpable en marzo de 2017 por enviar equipos estadounidenses ilegalmente a Irán y Corea del Norte y se comprometió a pagar hasta US$1,200 millones en multas. Parte del acuerdo requirió que ZTE tomara medidas contra los empleados que hicieron parte de esas violaciones.

El Departamento de Comercio dijo el lunes que los funcionarios de ZTE mintieron sobre reprimir a los empleados e incluso les dio a algunos de ellos bonos completos.

"En lugar de reprender al personal de ZTE y a la alta gerencia, ZTE los recompensó. Este comportamiento atroz no puede ignorarse", dijo el secretario de Comercio, Wilbur Ross, en un comunicado.

La acción se produce en medio de la creciente presión sobre las compañías de telecomunicaciones chinas y una escalada más amplia de aranceles entre Estados Unidos y China. El gigante chino Huawei chocó contra una pared en EE.UU., y las autoridades federales advirtieron públicamente contra el uso de sus teléfonos debido a los riesgos de seguridad para la infraestructura de telecomunicaciones de Estados Unidos y las preocupaciones de espionaje. Según varios reportes, AT&T y Verizon han abandonado sus planes de vender sus productos. 

CNET dio a conocer el mes pasado que Best Buy también dejaría de vender todos los productos de Huawei, incluidas sus computadoras portátiles y relojes inteligentes.

ZTE no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Mientras que Huawei ha sido principalmente el foco de preocupaciones de seguridad, ZTE ha sido arrastrado durante mucho tiempo en esa conversación. Tanto Huawei como ZTE fueron parte de una prohibición de 2012 contra sus equipos de telecomunicaciones, aunque el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes dijo que los teléfonos no eran parte de la decisión.

A diferencia de Huawei, ZTE ha tenido más éxito en Estados Unidos con sus teléfonos en varios operadores y tiene una presencia establecida en el mercado de prepago para teléfonos de bajo costo. Es uno de los patrocinadores principales en sitios importantes como la arena Madison Square Garden en Manhattan. El presidente ejecutivo de ZTE Mobile, Lixin Cheng, dijo en una entrevista el mes pasado que consideraba que ZTE era un "daño colateral" en el escrutinio sobre Huawei y promocionó los componentes estadounidenses que entran en sus teléfonos.

Eso podría cambiar después de la prohibición.

Se suponía que ZTE despediría a cuatro empleados principales y disciplinaría a otros 35, ya sea reduciendo sus bonos o emitiéndoles una carta de reprimenda. Funcionarios de la Oficina Federal de Industria y Seguridad (BIS por sus siglas en inglés) dijeron a CNET que la compañía china había despedido a los cuatro empleados principales, pero que no había tomado ninguna medida contra los otros 35.

Nota del editor: Este artículo se actualizó el 17 de abril a las 5:00 am/PST para agregar más información.