CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Política

EE.UU. ignora una alternativa tecnológica a los centros de detención en la frontera

Tobilleras con GPS y apps en teléfonos inteligentes cuestan poco y significan que las familias pueden permanecer juntas y que los niños no caigan en centros de detención.

Undocumented Children Leave Sanctuary for School in Philadelphia, PA

Un monitor en el tobillo de una inmigrante en North Philadelphia, Pennsylvania. 

Bastiaan Slabbers/NurPhoto via Getty Images

El gobierno de Estados Unidos puede tener una alternativa tecnológica más humana y rentable para detener a las familias en la frontera. Pero no se ofrece a las miles de familias inmigrantes que han sido divididas a la fuerza en los últimos dos meses.

Al menos no todavía.

La mayoría de los inmigrantes indocumentados detenidos por agentes de la patrulla fronteriza están inscritos en el programa "Alternativa a la Detención" del Servicio de Inmigración y Aduanas, que utiliza tecnología para rastrear a las personas en lugar de detenerlas físicamente.

Desde que comenzó el programa piloto en 2004, estas técnicas permitieron rastrear personas a través de brazaletes en el tobillo, controles telefónicos con software de reconocimiento de voz y una aplicación móvil. Eso significaba que las familias podían permanecer juntas en lugar de estar en un centro de detención.

Las tecnologías ofrecen una alternativa a la política de "cero tolerancia" que ha separado a más de 2,300 niños de adultos en la frontera de los Estados Unidos en solo cinco semanas. La política ha provocado una reacción pública masiva contra ICE, el Departamento de Seguridad Nacional y el presidente Donald Trump.

Bajo la creciente presión, esta semana Trump firmó una orden ejecutiva revirtiendo la política de separación familiar y manteniendo a las familias unidas. La orden ejecutiva no dice si el gobierno reunirá a los niños separados, algunos de los cuales tienen tan solo 9 meses de edad, con sus padres.

Los niños fueron originalmente separados de los adultos porque, según la ley actual, los menores no pueden ser detenidos por más de 20 días, según el acuerdo entre Flores v. Reno de 1993.

Alternativas

El programa de alternativas tecnológicas le permite a ICE monitorizar inmigrantes sin encerrarlos. Tiene una baja tasa de falla. Un portavoz de ICE dijo que el programa tenía una tasa de cumplimiento del 99.8 por ciento, y que la mayoría de las audiencias sobre inmigración ocurrieron sin problemas.

Hasta el 16 de febrero, ICE tenía 77,417 personas inscritas en la supervisión electrónica, dijo el portavoz, mientras que aproximadamente 44,000 personas fueron detenidas físicamente desde el 9 de junio. La supervisión electrónica continúa creciendo, con 26,000 participantes más en 2018 que el año anterior.

Las alternativas tecnológicas no se ofrecen a todos los inmigrantes que son atrapados, dijo. ICE decide caso por caso usando factores como inmigración e historial criminal en la consideración. ICE no tenía detalles sobre cuánto tiempo puede durar el proceso de aprobación. El portavoz tampoco aclaró por qué a las familias en las últimas cinco semanas no se les concedieron alternativas a la detención.

ICE dice que considera los vínculos familiares como parte de su aprobación. A fines de 2016, se aprobaron 50,825 personas directamente en sitios de procesamiento fronterizo en California, Arizona y Texas.

Ese rápido proceso no ha sido el caso para miles de familias separadas en la frontera, dice Ruthie Epstein, analista de política legislativa en la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU por sus siglas en inglés). "Se les debería haber ofrecido alternativas a la detención", dijo Epstein. "Detener de inmediato a estas familias es la respuesta equivocada absoluta."

Sí, hay un app para eso

screen-shot-2018-06-21-at-4-14-16-pm

El app SmartLink permite a los inmigrantes autorregularse en lugar de ser detenidos.

Captura de pantalla por Alfred Ng/CNET

El programa de monitorización desde dispositivos móviles funciona a través de un app llamada SmartLink, desarrollada por Behavioral Interventions, una subsidiaria de la compañía privada de prisiones GEO Group.

La compañía no quiso hacer ningún comentario sobre la aplicación y dirigió nuestras preguntas a ICE. En su lenguaje de mercadotecnia, la compañía se autodenomina la "líder de EE.UU. en productos de monitorización de delincuentes".

La aplicación funciona mediante la configuración de eventos de calendario, recordatorios y comunicaciones entre los inmigrantes detenidos y la policía, lo que permite a las personas autorregularse. Los oficiales pueden usar la aplicación para monitorizar a las personas sin mirarlas en todo momento.

Utiliza un registro de fotos como una medida biométrica para garantizar que la persona que lo usa es la persona arrestada.

ICE también puede usar tobilleras automáticas con monitorización GPS, así como registros de llamadas usando software de reconocimiento de voz, para atrapar a los estafadores. El portavoz de ICE dijo que los informes telefónicos eran el método más común para la vigilancia electrónica.

El Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional informó en febrero de 2015 que los contratistas cobran 17 centavos por día por el monitoreo telefónico y US$4.41 por el monitoreo GPS. La Oficina de Responsabilidad del Gobierno de EE.UU. Informó en 2014 (pdf) que el costo promedio por día para la vigilancia electrónica era de US$85 por persona.

En comparación, los centros de detención de ICE cuestan US$133.99 por día por cama, de acuerdo con el presupuesto de 2018. El presupuesto solicitó un aumento de US$1,200 millones para las camas de detención, mientras que solo solicitó US$57.4 millones para su programa Alternatives to Detention (Alternativas a la detención).

El programa ya reunió a varios padres inmigrantes con sus hijos en el sur de Texas, según NPR.

"Cuando estás deteniendo a un padre y un niño, estás infligiendo un trauma a la familia, ese tipo de trauma puede repercutir durante años", dijo Epstein de la ACLU.