CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Celulares

DragonHinge: la bisagra de TCL para habilitar teléfonos plegables

TCL, más conocida por sus televisores y teléfonos Alcatel, nos mostró prototipos de dispositivos que usan su nuevo mecanismo de bisagra patentado.

TCL

Si quieres un buen teléfono plegable, necesitas una buena bisagra. O al menos eso es lo que cree TCL.

La compañía china, mejor conocida por sus televisores asequibles y también por los teléfonos a través de sus marcas BlackBerry Mobile y Alcatel, presentó el domingo su nuevo "DragonHinge", una bisagra de engranajes múltiples que le permitirá a la empresa fabricar una variedad de elementos plegables el próximo año.

"Vemos la oportunidad de realmente dar forma y traer algo nuevo al mercado (...) porque hay muchas maneras diferentes en que puedes hacer [teléfonos plegables]", dijo Stefan Streit, gerente general de marketing global de TCL, en una entrevista antes del anuncio de DragonHinge en el marco del Mobile World Congress 2019.

Reproduciendo: Mira esto: TCL también trabaja en su propio celular plegable. ¿Habrá...
0:29

CNET y CNET en Español dieron un vistazo al nuevo DragonHinge y a varios prototipos de dispositivos plegables que TCL ha fabricado. La bisagra te permite hacer cosas como doblar una pantalla hacia adentro para cerrarla como un libro o doblarla para envolverla alrededor de tu muñeca.

Los prototipos utilizan pantallas AMOLED flexibles personalizadas de la empresa hermana TCL, China Star Optoelectronics Technology (CSOT). Samsung, LG y CSOT son tres de los fabricantes de paneles más grandes del mundo, brindándoles toda la experiencia interna en pantallas flexibles.

A principios de febrero, CNET reportó que TCL ha estado trabajando en al menos cinco dispositivos que emplean pantallas flexibles, incluidas dos tabletas, dos teléfonos inteligentes y un teléfono flexible que podría convertirse en un reloj inteligente. MWC es la primera vez que TCL muestra prototipos a los reporteros.

tcl-dragon-hinge-foldable-phone-dsc09339

TCL mostró varios prototipos que usan su tecnología de bisagra DragonHinge en MWC 2019.

Shara Tibken/CNET

Un prototipo de TCL que está en exhibición en el MWC tiene forma de concha, con los dos lados de la pantalla plegados uno sobre el otro (similar a como funciona el Galaxy Fold de Samsung) y se mantiene en su lugar mediante imanes. Es más como una tableta cuando se expande. Otro prototipo es delgado y largo, con la bisagra DragonHinge a lo largo de la espalda para que pueda usarse como un reloj.

Otro modelo se pliega con fuerza casi como un teléfono plegable, con parte de la pantalla expuesta para notificaciones siempre encendida u otro uso cuando la pantalla principal está cerrada. El último dispositivo no usa un DragonHinge, pero es un ejemplo de la investigación inicial de TCL en elementos plegables.

El impulso de TCL en el MWC subraya el creciente interés de la industria en los dispositivos plegables, que se considera el próximo gran salto en el diseño de teléfonos y una forma de hacer que nos interesemos nuevamente en estos dispositivos. Las personas se aferran a sus teléfonos inteligentes más tiempo que antes, y cada vez es más difícil justificar una actualización costosa dados los ajustes relativamente menores que se realizan cada año. La esperanza es que los dispositivos plegables puedan cambiar eso e introducir una nueva forma de interactuar con la electrónica.

Aquí en Barcelona, en el espectáculo móvil más grande del mundo, es de lo que todo mundo está hablando. 

Fans de lo flexible

A principios de esta semana, Samsung presentó en San Francisco su primer teléfono plegable, el Galaxy Fold. El dispositivo es un teléfono inteligente compacto con una pantalla de 4.6 pulgadas cuando está cerrado y una tableta más expansiva de 7.3 pulgadas cuando está completamente abierto. El Galaxy Fold tiene seis cámaras, tres en la parte posterior, una en la parte delantera y dos adentro, y costará US$1,980 cuando llegue al mercado el 26 de abril.

Pero Samsung no estará sola en el mundillo de los foldables por mucho tiempo. La mayoría de los principales fabricantes de teléfonos con Android e incluso empresas desconocidas están trabajando en dispositivos plegables. Google ha dicho que está comprometido a proporcionar soporte de Android para diseños plegables. La startup Royole ya vende su dispositivo plegable, el FlexPai, a US$1,318 para la versión con 6GB de RAM y 128GB de almacenamiento. El FlexPai se cierra como un libro, con su pantalla en el exterior. Incluso Apple ha presentado patentes para diseños de teléfonos plegables.

Huawei, el segundo fabricante de teléfonos más grande del mundo, presentó también su teléfono plegable 5G Mate X, pero no dijo nada sobre su precio o disponibilidad. El dispositivo se pliega en un mecanismo especial llamado Falcon Wing Hinge.

TCL, mientras tanto, se encuentra entre las principales fabricantes de televisores, pero tiene un perfil más bajo cuando se trata de teléfonos. La empresa llegó a un acuerdo de licencia con BlackBerry para fabricar teléfonos centrados en la productividad, y ha licenciado el nombre de Palm a una startup que lanzó un pequeño telefonito que acompaña a tu teléfono principal.

El objetivo de TCL con su tecnología plegable es hacer que sus dispositivos sean lo suficientemente baratos para que la gente realmente los compre. Los precios de los teléfonos han aumentado a lo largo de los años, pero el primer plegable de Samsung es casi el doble del precio de los teléfonos inteligentes de gama alta.

"Si creamos una innovación que haga que los clientes no puedan pagar por ella, no es necesariamente una innovación significativa", dijo Jason Gerdon, jefe de comunicaciones y estrategia de TCL.

La compañía dijo que quiere ponerle un precio a sus primeros artículos plegables de un 30 por ciento menos que el precio de US$1,318 del FlexPai. Eso significa que sus primeros artículos plegables podrían costar menos de US$1,000, lo que los haría más baratos que el iPhone XS de Apple de US$999 y mucho más que el Galaxy Fold, de US$1,980.

El único problema es que los teléfonos plegables de TCL no llegarán al mercado sino hasta 2020.