CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Cultura tecnológica

Así 'suena' la habitación más silenciosa de todo Nueva York

Esta exhibición del artista de sonido Doug Wheeler en el Museo Guggenheim en la Gran Manzana altera el oído y la mente.

He escrito mucho sobre exposiciones de audio y arte en este espacio, pero la exhibición "PSAD: Desierto Sintético III" de Doug Wheeler tiene un giro muy diferente. Si bien las otras piezas eran sobre el sonido, la de Wheeler es... sobre el silencio. La pieza de Wheeler en el Museo Guggenheim en Nueva York te pone en un ambiente casi anecóico, y te aseguro que es el lugar más tranquilo de la Gran Manzana. La habitación no sólo está insonorizada, sus cuñas de espuma azul absorben el sonido y reflejos dentro de la habitación. Es probable que sea la habitación más silenciosa que jamás experimentarás en tu vida.

La zona del silencio en la exposición PSAD: Synthetic Desert III en el Museo Guggenheim de Nueva York.

David Heald © Solomon R. Guggenheim Foundation

Antes de entrar en la exhibición debes primero esconder tu teléfono celular, cámara o cualquier dispositivo electrónico en pequeños armarios proporcionados para ese propósito. Para entrar en la habitación se pasa por una serie aún más tranquila de pequeñas habitaciones contiguas que sirven para aislar el "PSAD: Desierto sintético III" del resto del museo.

Yo estaba en un grupo con otras cuatro personas, había una mujer mayor, un hombre de mediana edad, y una pareja joven, que inmediatamente se acostaron en el piso alfombrado, uno al lado del otro, tomados de las manos. Los otros dos se acostaron en los extremos opuestos de la habitación, que supongo que era de unos 30 pies (9.1 metros) de largo. Me paré en el medio de la habitación para absorber mejor el silencio silencioso. Nadie pronunció una palabra para todo el tiempo que estuvimos allí, unos 20 minutos.

Tardé un minuto o dos en instalarme en el espacio y despejar mi mente. Y la calma efectivamente me tranquilizó; mi respiración se relantizó y me sentí más en sintonía con mi cuerpo. Cuando estás en una habitación sin reflejos, los límites de la habitación desaparecen. A medida que transcurrían los minutos, la habitación parecía estar cada vez más grande. Wheeler afirma que el nivel de ruido ambiental es de sólo 15 decibelios, y para poner ese número en perspectiva, la habitación más silenciosa de mi apartamento es de 32 a 35 dB en medio de la noche, y eso suena bastante tranquilo.

Sí, en el interior de "PSAD: Synthetic Desert III" había momentos en los que los sonidos de la ciudad de Nueva York irrumpían suavemente con sólo los más ligeros murmullos de tráfico callejero, pero luego se iban para que volviera el aterciopelado silencio negro. Algunos podrían preguntar, ¿eso es arte? Si el mejor arte es capaz de cambiarte, afectarte y/o cambiar la forma en que piensas, aunque sea por un poco de tiempo, entonces "PSAD: Desierto Sintético III" es definitivamente una obra de arte.

Al salir de PSAD: Synthetic Desert III" y regresar al museo Guggenheim te darás cuenta de todo el vasto sonido que rodea el edificio. Tus oídos se sienten refinados otra vez y listos para escuchar.

Debido a que Synthetic Desert se experimenta mejor con la menor cantidad de sonidos y distracciones, cada visita a la exhibición está limitada a cinco personas. Es por eso que hay que hacer una reservación con anticipación o esperar a que haya billetes disponibles el mismo día. La exhibición estará abierta hasta el 2 de agosto de 2017.