guía de compras navideñas

Dos semanas con el Samsung Galaxy Note 3 y el Nokia Lumia 1520

Quince días fueron suficientes para determinar lo que me encanta -y lo que no- de los dos tabléfonos más poderosos del mercado.

Note 3 Lumia 1520.jpg
Samsung Galaxy Note 3 (izquierda) y Nokia Lumia 1520 (derecha)Foto de Crédito: Juan Garzón/CNET
  

Los teléfonos celulares se han vuelto cada vez más delgados y ligeros, pero ahora vienen con pantallas más grandes. En particular, esto ha ocurrido con mayor frecuencia entre los dispositivos Android. Hoy en día, es prácticamente imposible encontrar un teléfono de alta gama con ese sistema operativo y con una pantalla de menos de 4.5 pulgadas.

Recordemos que hace unos años, una pantalla de 4.5 pulgadas era demasiado grande, pero ahora tenemos teléfonos con pantallas de de 5 ó 6 pulgadas, algo que ha dado paso a una nueva categoría: los llamados "tabléfonos". Y si bien Android ha liderado esta categoría, Windows Phone se ha unido a la batalla con el Nokia Lumia 1520 y se espera que Apple lo haga pronto con uno de sus próximos iPhones.

Si quieres conocer mejor estos dispositivos, puedes leer nuestro análisis detallado del Lumia 1520 de Nokia y del Galaxy Note 3 de Samsung. Pero hoy quiero compartir con ustedes mi experiencia tras convivir con estos dos teléfonos durante dos semanas.


Dos semanas con el Samsung Galaxy Note 3

A pesar de su gran tamaño (5.7 pulgadas), mi primera impresión cuando saqué el Galaxy Note 3 de su caja fue que no se veía tan grande como esperaba. Estoy acostumbrado a utilizar teléfonos de 4 pulgadas y me imaginé que el Galaxy Note 3 iba a ser imposible de controlar con una sola mano.

Efectivamente, navegar el Galaxy Note 3 con una sola mano fue difícil al principio, pero el software que Samsung incluye para facilitar el uso del teléfono con una sola mano me ayudó a sentirme mucho más cómodo con el dispositivo, en esas ocasiones que lo podía controlar con las dos manos.

El Galaxy Note 3 se sintió cómodo en mis manos y me gustó que su pantalla esté tan cerca de los bordes. Al comienzo, cuando seleccionaba el botón capacitivo de regresar o de menú, la pantalla reaccionaba, en algunas ocasiones, como si yo estuviera seleccionando algo en ella y no los botones capacitivos. Esto ha mejorado, por lo que creo que es solo cuestión de acostumbrarse y es mejor intentar tocar estos botones capacitivos hacia el borde inferior y no directamente sobre ellos. Es posible que sea que mis dedos son muy grandes para estos botones, pero considero que tengo dedos de tamaño medio.

Mi experiencia durante estas dos semanas fue que hablar con un tabléfono resulta menos cómodo que con un teléfono ‘regular’, pero no lo sentí pesado ni totalmente extraño.

El Samsung Galaxy Note 3 siempre cupo en mi bolsillo. Su parte trasera y su borde metálico con rayas ofrecen un buen agarre. La pantalla es realmente colorida y brillante.

La batería me alcanzó en general un día completo de trabajo y su desempeño siempre fue muy bueno.

 
 

Dos semanas con el Lumia 1520 de Nokia

Mi experiencia con el nuevo teléfono Nokia Lumia 1520 fue un poco diferente a la del Galaxy Note 3. Cuando lo saqué de su caja, su tamaño me fue indiferente y su navegación con una mano me resultó un poco más cómoda (en comparación con el Note 3 antes de utilizar el software de ayuda para controlar el dispositivo con una mano). Creo que esto se debe, principalmente, a la la interfaz de Windows Phone, que es simplificada con objetivos grandes, aunque eso no significa que sea fácil de navegar con una sola mano, ya que su pantalla es de 6 pulgadas.

El Nokia Lumia 1520 se siente un poco resbaloso en mis manos, a pesar de que el teléfono de prueba que me entregaron tiene terminado mate y no rojo brillante - que es más resbaloso aun. El teléfono se sintió cómodo en mis manos, pero su peso es más evidente que el del Galaxy Note 3. Cuando hablé por el Lumia 1520, me resultó aún menos cómodo que el Note 3, posiblemente porque es un poco más grande. Al cargarlo en el bolsillo noté que se siente más el peso del Nokia Lumia 1520 en comparación con el del Galaxy Note 3, pero no noté mucha diferencia de tamaño cuando lo tenía en mi bolsillo.

Cuando recogía el teléfono de una mesa, la pantalla se activaba porque sin querer mi dedo presionaba el botón de encendido/despertar que se encuentra justo en el borde lateral medio donde acostumbro a agarrar un teléfono. Puede ser que la intención de Nokia sea que cada vez que uno lo recoja la pantalla se prenda, ya que de cierta manera sería para utilizarlo.

La pantalla de 6 pulgadas me parece que reproduce bastante bien los colores, el brillo y da un detalle excelente. Hasta sentí que la pantalla era más atractiva que la del Note 3 a pesar de contar con una densidad de pixeles menor (368 vs. 386). Me fue más fácil ver esta pantalla en plena luz solar, pero sentí que no me respondía con la misma precisión que la del Note 3. Desafortunadamente, considero que al no contar con una interfaz tan gráfica como iOS o Android, en muchas ocasiones no se puede disfrutar de lo que ofrece esta pantalla, a menos que este viendo una foto o un video.

Junto con la pantalla, la batería fue una de las cosas que más me sorprendió del Lumia 1520 de Nokia. Logré que me durará un día completo sin tener que cargar el teléfono y su desempeño fue muy fluido en general.

Una cosa curiosa que experimenté fue que después de pasar un tiempo con el Nokia Lumia 1520, regresar al Samsung Galaxy Note 3 me resultó muy fácil. Sentí que el Note 3 tenía un tamaño más razonable y era más fácil de controlar.

Conclusión

Los dos dispositivos funcionan con gran fluidez, cuentan con excelentes especificaciones y un buen diseño. Es claro que un tabléfono no es para todos, pero los dos me parecieron aceptablemente cómodos para sostener en mi mano.

Considero que el Samsung Galaxy Note 3 me ofreció la mejor experiencia, porque se sintió más cómodo en mis manos, es liviano, un poco más pequeño y menos resbaladizo que el Lumia 1520.

Además de que el Galaxy Note 3 ofrece un excelente desempeño, el teléfono logró demostrarme el valor real de un tabléfono. Por otra parte, el Nokia Lumia 1520 ofrece también un excelente desempeño, su pantalla me encantó y la duración de la batería me dio confianza, aunque al final prefiero el Samsung Galaxy Note 3, pues siento que me ofrece un mejor balance entre un teléfono una tableta, pero sin sentirse demasiado grande o extraño al usarlo para hablar por teléfono.