CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Ciencia

Dormir con tu perrito está bien, dice la ciencia (bueno, casi)

Un estudio de la Clínica Mayo evalúa cómo los perros en la recámara pueden impactar positivamente o negativamente la calidad de tu sueño.

sleepiq5.jpg

Es usted muy guapo, pero bájese de la cama, por favor.

Megan Wollerton/CNET

Algunos perros se apoderan de la habitación de sus dueños y algunos son desterrados por temor a causar una mala noche de sueño. Un nuevo estudio de la Clínica Mayo publicado recientemente afirma que está bien dejar que Firuláis se duerma contigo, pero hay un problema. Firuláis necesita su propia cama.

El estudio, titulado "The Effect of Dogs on Human Sleep in the Home Sleep Environment" se impone una única meta: "evaluar objetivamente si un perro en el dormitorio o la cama perturba el sueño". Esto ha sido durante mucho tiempo un tema de debate entre los dueños de mascotas. Un estudio previo de la Clínica Mayo de 2015 encuestó a 150 pacientes atendidos en el Centro de Medicina del Sueño. Más de la mitad permitió a sus mascotas dormir en el dormitorio, pero un subconjunto de ellos describieron a sus mascotas como un perturbador de su sueño.

El estudio más reciente de Mayo registró la calidad del sueño de 40 participantes que poseen perros sin trastornos del sueño en el transcurso de cinco meses. Tanto los participantes humanos como los perros usaron acelerómetros durante siete noches del estudio.

"Encontramos que muchas personas realmente encuentran comodidad y una sensación de seguridad al dormir con sus mascotas", dijo Lois Krahn, especialista en medicina del sueño de la Clínica Mayo.

El estudio dice que hay una diferencia importante si el perro está en la cama o simplemente en el dormitorio. Las personas con perros en la cama tuvieron un sueño de menor calidad en comparación con las personas con perros a los que no se les permite meterse debajo de las cubiertas.

Es importante anotar el tamaño limitado de la muestra del estudio. Ninguno de los perros tenían menos de 6 meses de edad, así que no esperes una noche de sueño completo y agradable con un cachorro joven y excitable dando saltos por el dormitorio.

Sin embargo, si estás buscando una buena razón para que tu amago cachorro comparta tu dormitorio, entonces toma en cuenta la conclusión final del estudio: "La presencia de un perro en el dormitorio no puede ser perjudicial para el sueño humano, como se sospechaba anteriormente".