CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Ciencia

¿Dónde está el satélite perdido de SpaceX? Tenemos 3 teorías

La empresa de naves espaciales de Elon Musk envió un carga supersecreta del gobierno estadounidense al espacio en uno de sus cohetes. Ahora, esa carga está perdida. Esto es lo que pudo haber pasado.

El cohete Falcon 9 de SpaceX despega con la carga Zuma el domingo por la noche.

Captura de video por Eric Mack/CNET

El misterio que envuelve la carga secreta del gobierno estadounidense que iba abordo del cohete Falcon 9 de SpaceX sólo se intensificó conforme circularon reportes el lunes de que el cohete se había perdido.

SpaceX, compañía de Elon Musk, no tardó en negar su responsabilidad en el fallo. 

"Después de estudiar todos los datos hasta el momento, Falcon 9 hizo todo correctamente la noche del domingo", dijo la presidenta y directora general de operaciones de SpaceX, Gwynne Shotwell en un comunicado el martes. "Si nosotros u otros encontramos que este no es el caso basado en más estudios, lo reportaremos inmediatamente. La información que se publique y que contradiga este comunicado es categóricamente falsa. Debido a la naturaleza clasificada de la carga, no podemos hacer más comentarios".

Northrop Grumman, la empresa contratista que fabricó la nave espacial y que concertó el lanzamiento a nombre del gobierno estadounidense, ha dicho que no comentará sobre la misión clasificada con nombre de clave Zuma. 

Fuentes anónimas le informaron al diario The Wall Street Journal que la carga no logró llegar a la órbita después del lanzamiento y de que se considera una "pérdida total".

Ha habido cierta confusión sobre qué fue lo que pasó con el satélite después de que dejó Florida.

¿Alcanzó la órbita? 

Observadores y pilotos amateur captaron lo que parece ser la etapa superior del cohete emitiendo combustible durante un vuelo sobre África unas pocas horas después del lanzamiento. Esto parece indicar que la sección del cohete que estaba llevando la carga sí alcanzó a llegar a órbita y que las cosas salieron como se planeaban.

"Demuestra que al menos la etapa superior llegó a la órbita (por lo que, definitivamente, no fue un fallo en el lanzamiento en el que el cohete no logra alcanzar la órbita), y tiene sentido que la carga hiciera lo mismo", dijo en su blog Marco Langbroek, un observador amateur.

Otras imágenes de lo que parece ser la etapa superior de Falcon 9 después de alcanzar órbita han emergido en Internet. NORAD también ha catalogado algo relacionado al lanzamiento en la lista de objetos en órbita. El US Strategic Command, sin embargo, le dijo a Bloomberg que no tiene nada nuevo que monitorizar desde el sábado. 

Es posible que la etapa superior del Falcon 9 fue avistado y añadido al catálogo, y algunas señales apuntan a la posibilidad de que la carga secreta quizá nunca se desconectó del cohete, y que reingresó a la atmósfera luego de realizar 1.5 órbitas y quemarse. 

Miedo a la separación

La revista Wired reportó el año pasado que Northrop Grumman suministró su propio adaptador para adjuntar la carga dentro del Falcon 9, y NASASpaceflight.com ha subrayado que el procesamiento de la carga no se realizó en las instalaciones de SpaceX para el lanzamiento de Zuma.

"Usualmente, cuando compras el lanzamiento de un cohete, has pagado por el adaptador de carga en el cohete, en su etapa final que expulsa el satélite", escribió en Twitter el astrónomo y observador veterano de lanzamiento Jonathan McDowell. "Pero en esta misión, el cliente proveyó su propio adaptador de carga, por lo que el proceso de separación podría ser el problema del cliente y no de SpaceX".

También vale la pena notar que el lanzamiento original de Zuma se planeaba para noviembre, pero se retrasó por motivos técnicos que tienen que ver con el cono que protege la carga durante el ascenso. 

Tres teorías

Así que, basado en lo que sabemos, parece que Falcon 9 sí llegó a órbita, con la carga Zuma conectada. Así que la noción de que el satélite cayó y volvió a la Tierra es engañosa. Como ha señalado Langbroek y otros, estas son los tres escenarios posibles de lo que pasó: 1. Zuma está bien y en órbita. 2. Está en órbita pero no funciona. 3. No logró separarse de Falcon 9 y se ha quemado con el resto del cohete. 

Muchas teorías de conspiración comenzaron a emerger en las redes sociales y sugieren que el fallo del satélite es una historia para encubrir el hecho de que Zuma orbite en secreto. McDowell dice que esto no es factible por una serie de razones. 

Una de esas razones es que todos, desde observadores amateur hasta los gobiernos, tienen la capacidad de monitorizar satélites clandestinos. Por lo que si Zuma sigue en órbita, es muy posible que lo encuentren en las próximas semanas, algo que ha pasado con otras cargas secretas de SpaceX en el pasado.

El escenario en que Zuma alcanzó la órbita y se separó del Falcon 9 pero que no funciona podría ser el final más sórdido de esta historia. Algo similar le pasó a un satélite espía de EE.UU. después de llegar a órbita en 2006. Como parte de una operación militar llamada Burnt Frost, el satélite fue disparado.

Pero, claro, es posible que nunca sepamos cuál fue el destino final de Zuma.