DJI Mavic Pro: ​Mi primera vez con un dron

Si siempre te has visto tentado por los altos vuelos, pero le tienes miedo a las alturas, ahora puedes disfrutar del panorama como si fueses Superman, aunque estarás en la seguridad que proporciona el suelo bajo tus pies.

El DJI Mavic Pro es un dron fácil de manejar, incluso para los principiantes.

César Salza/CNET

No es un avión, ni tampoco es Superman, es un dron y sí, cada vez se ponen más de moda. Amazon quiere llevarte tus compras y Google tus ricos tacos y burritos a través de estos vehículos. Sin embargo, también existe una gama de drones que ni son tan profesionales ni son de juguete. Y en esa gama entra el Mavic Pro de DJI.

Este nuevo dron semiprofesional representó mi primer encuentro con un dispositivo tan interesante. El Mavic Pro de DJI es un dron ligero y fácil de transportar, que básicamente resalta porque es plegable, puedes llevarlo en una mochila que no hace mucho bulto, y porque al mismo tiempo no es tan caro como otros de su especie.

En algunos países debes tener un permiso especial para volar drones. Así que ten esto en cuenta antes de plantearte una intención de compra. ¿Preparado? ¡Aquí vamos!

Close
Drag

¿Cómo es eso de volar un dron?

Algunos vuelan drones por deporte y otros por trabajo, aunque si lo tuyo es la pasión y al mismo tiempo la grabación, este Mavic Pro puede ser la mezcla perfecta. Este dispositivo incorpora una cámara capaz de grabar video en 4K a 30 cuadros por segundo, además, algo interesante es que no notarás movimiento en tus grabaciones gracias a su estabilizador de imagen inteligente.

Aunque... lo primero, es lo primero. Con el dron en el suelo y el control remoto en la mano, volar este aparato era el siguiente paso de mi momento de gloria. El Mavic Pro incorpora un control remoto con mandos para la altitud y la dirección, y además tiene una pantalla que te indica diferentes modos que van desde el profesional, en el que puedes volar hasta a 64 km/h, hasta un modo simple para principiantes, en el que llevas la nave poco a poco hasta que le pierdas el miedo -- algo que, créeme, le tendrás en cuanto se encienda.

El control remoto de este Mavic Pro te permite colocar tu móvil y conectarlo mediante Wi-Fi, para que puedas ver de primera mano todo lo que el dron está grabando. Al principio, cuando me dieron el mando y me tocó despegarlo, sentí cierta sensación de peligro, sobre todo, porque tiene cuatro rotores con sus hélices que hacen un ruidito impresionante, aunque ya una vez que comienza a volar, vas teniendo una sensación de libertad y lo que yo llamo un efecto "wow", porque ahora ves el mundo como Superman, o más o menos.

DJI Mavic pro

El Mavic Pro es un dron para inexpertos, que se abre y cierra de forma sencilla y es fácil de transportar.

César Salza/CNET

Mavic Pro, el dron para inexpertos

Si no sabes nada de drones, no hay problema. Hay cuatro elementos importantes que esta pequeña aeronave no tripulada tiene en cuenta y que a decir verdad me hicieron emprender el vuelo mucho más relajado.

  • El despegue y el aterrizaje son automáticos: Una función básica de este dron es la de despegue y aterrizaje instantáneo. De este modo, no tienes que darle elevación o aterrizarlo.
  • Aterrizaje en el punto de partida: Algo interesante es que si estás volando el dron y no sabes cómo hacerlo volver, podrás indicarle que regrese mediante la función "Home", lo que le hará aterrizar exactamente en el lugar del que partió, gracias a que hace un trazado GPS antes de despegar.
  • Bloqueo de zonas prohibidas: Si eres de los que tienes miedo a llegar a un aeropuerto o una base militar, no te preocupes, de forma integrada el dron de DJI te restringirá el paso en ciertas áreas donde su uso está prohibido.
  • Botón del pánico: Si eres de esos que se asusta con facilidad o que tiene miedo a perder el control, no te preocupes, si presionas el botón del pánico del Mavic Pro, el dron se detendrá en seco, y tú respirarás profundo.

Algo útil en los drones no son sólo estos detalles sino además la facilidad de movimiento e instrucciones claras, dos puntos en los que el Mavic Pro hizo que mi primera experiencia me dejara con ganas de repetir. Algo que también es de resaltar, es que si el dron tiene detección de obstáculos te ahorrarás muchos golpes innecesarios, y en este aspecto, el dron de DJI también me tuvo cubierto durante mis prácticas de vuelo.

Por cierto, algo que también me gustó de este dron es que puedes tener ciertos controles mediante gestos, entre ellos la posibilidad de hacerte fotos desde el aire o marcarle un objetivo y pedirle que le siga, ya sea tu perro, a ti corriendo en un parque o tu vehículo mientras vas en camino a una excursión.

¿Cómo es eso de volar un dron? Una experiencia que sin dudas repetiría, sobre todo en lugares abiertos y bonitos en donde grabar paisajes, aunque también con una baja altura puedes grabar actividades que hagas con tus amigos o ya que están de moda, un mannequin challenge.