CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Diez minutos de contacto visual pueden ocasionar que veas monstruos

Dicen que los ojos son la ventana del alma. Un estudio reciente asegura que si ves por tiempo prolongado a través de esas ventanas, tendrás alucinaciones.

© Jonathan Knowles/Corbis

¿Alguna vez has conocido a alguien que te ve fijamente a los ojos un poco demasiado tiempo cuando estás teniendo una conversación? Extraño, ¿no? Bien, esto puede ser aún más extraño, según un estudio publicado este verano en la revista Psychiatry Research.

Giovanni Caputo, un científico de la visión de la Universidad de Urbino en Italia, trabajó con dos grupos de adultos jóvenes, cada uno compuesto por 20 personas. Ambos grupos fueron colocados en habitaciones con poca luz. Un grupo se quedó mirando una pared en blanco durante 10 minutos, y el otro fue emparejado con otros y se les pidió mirar a los ojos de los demás por la misma cantidad de tiempo. A ambos grupos sólo se les dijo que eran parte de un estudio que tenía que ver con una "experiencia de meditación con los ojos abiertos", según un informe publicado por Christian Jarrett en el Research Digest de la Sociedad Británica Psicoanalítica.

Después de que pasaron los 10 minutos, se les pidió a los participantes informar sobre sus experiencias a través de una serie de preguntas.

Las personas en el grupo que se miraron mutuamente experimentaron más estados de disociación que el grupo que pasó ese mismo tiempo mirando la pared. La disociación es "un término psicológico bastante vago para cuando la gente pierde su conexión normal con la realidad", explica Jarrett. En este caso, la disociación se expresó en "intensidad de color reducida, sonidos aparentemente más tranquilos o más fuertes de lo esperado, llegando a quedarse en blanco o sentir que el tiempo parecía prolongarse".

Las respuestas se hicieron mucho más interesantes, sin embargo, cuando se les preguntó a los participantes del estudio que informaran sobre la experiencia de los rostros de sus parejas.

"Sobre esta pregunta, el 90 por ciento de las personas en el grupo mirándose entre sí dijeron que habían visto deformaciones en la cara de la otra persona; el 75 por ciento dijo haber visto un monstruo; el 50 por ciento dijo ver aspectos de su propio rostro en el de la otra persona y 15 por ciento asegura haber visto la cara de un familiar", dijo Jarrett.

Caputo cree que este efecto tiene que ver con lo que ocurre cuando volvemos a la realidad después de habernos escapado por un rato.

"Las apariciones extrañas en las caras pueden caracterizar la vuelta a la realidad de un estado disociativo inducido por la privación sensorial", escribió en el resumen del estudio. "Estos fenómenos pueden explicar proyecciones psicodinámicas de significados inconscientes del sujeto en la cara de la otra persona."

En otras palabras, a medida que vuelves a entrar en la realidad, las cosas que normalmente están ocultas de nuestra propia visión en nuestra mente inconsciente pueden conseguir proyectarse sobre la cara de otra persona... ¡Hola, cara de monstruo aterrador!

Caputo también dice, según Jarrett, que esta teoría es especulativa y que el estudio debe considerarse preliminar.

Si bien Caputo ha encontrado en investigaciones anteriores que los estados disociativos pueden suceder cuando los sujetos miran a puntos fijos en una pared o se miran ante un espejo por un período prolongado de tiempo, se dice que los efectos fueron más pronunciados en los experimentos de ojo a ojo.

Así que ten cuidado sobre cuánto tiempo mantienes la mirada de alguien -- puede que termines completamente hipnotizado.

Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO