guía de compras navideñas

Diana Albarrán Chicas: de indocumentada a ingeniera de satélites

Diana Albarrán Chicas pasó de ser indocumentada en Estados Unidos a ser la primera en su familia en ir a la universidad y trabajar en una empresa de Silicon Valley que fabrica satélites.

Close
Drag
 
Cuando era niña, Diana Albarrán Chicas soñaba con ser arquitecta. Quería construir su propia casa para que ella y su familia no tuvieran que mudarse tanto como habían estado haciendo desde que se trasladaron a Estados Unidos desde México. No fue hasta un curso de orientación en preparatoria que se dio cuenta de que lo que en realidad quería estudiar era ingeniería. Ese fue el principio de una carrera que la ha llevado a dirigir un equipo de diez personas en Space Systems Loral (SSL), donde trabaja para enviar satélites comerciales al espacio para clientes de todo el mundo.
Con poco más de 30 años de edad, Albarrán Chicas es la única mujer latina en su puesto. Es una situación que se repite desde que decidió estudiar ingeniería eléctrica en el prestigioso Massachussets Institute of Technology (MIT). Ella ni siquiera conocía la existencia del centro hasta que su consejera de preparatoria la animó a enviar su solicitud con solo dos semanas de plazo, y ahora trabaja con la fundación Latinas in STEM - siglas en inglés de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas - para ayudar a otras mujeres a desarrollar carreras en estos campos.

Para Albarrán Chicas, que creció indocumentada tras dejar México, es fundamental mostrar a los jóvenes y sus familias la importancia de la educación. Sus padres no terminaron la primaria, pero trabajaron duro para asegurarse de que ella pudiera estudiar. En su opinión, una de las principales dificultades a la que se enfrentan los jóvenes latinos es la falta de información sobre las carreras e instituciones que existen, y las opciones que tienen para acceder a ellas. Por ello, junto a su marido, Guillermo José Chicas, creó Empower Educational Services en el 2010 con el objetivo de dar a conocer estas disciplinas entre los estudiantes, especialmente en las comunidades donde ellos mismos crecieron.

Por el momento lleva seis meses como gerente de la sección de pruebas de SSL, y confía en seguir desarrollando su carrera desde allí. Le gusta la complejidad y responsabilidad de su puesto, en el que se asegura de que los satélites vayan a funcionar correctamente una vez enviados al espacio, donde una reparación sería casi imposible. Mientras tanto, trabaja para ayudar a otras personas a seguir sus pasos.