CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Otros

Estos desnudos han sido generados por inteligencia artificial

¿Quién hubiera imaginado que las redes neuronales podían imaginar a mujeres desnudas como un artista surrealista? Un investigador habla sobre la creación de un artista de AI muy especial.

La belleza está en el ojo del espectador. Pero cuando ese ojo pertenece a la inteligencia artificial, la belleza podría traducirse como... cualquier cosa.

Robbie Barrat, un investigador especializado en Inteligencia Artificial (AI) decidió ver qué pasaría al alimentar una red de generativas adversas (Generative Adversarial Network o GAN) con miles de retratos desnudos de un conjunto de datos y luego lo entrenara para crear sus propias obras de arte.

Las redes adversas generativas se definen como una clase de algoritmos de inteligencia artificial utilizados en el aprendizaje automático no supervisado, que utiliza dos redes neuronales diferentes, una llamada el "generador" y la otra el "discriminador".

"El generador intenta crear pinturas que engañan al discriminador, y el discriminador intenta aprender a distinguir la diferencia entre las pinturas reales del conjunto de datos y las pinturas falsas que el generador alimenta", me dijo Barrat. "Ambos se mejoran cada vez más en sus trabajos a lo largo del tiempo, por lo que cuanto más tiempo se entrene GAN, más realistas serán los resultados".

A veces, explicó Barrat, el GAN caerá en lo que se llama un "mínimo local", lo que significa que el generador y el discriminador han encontrado la manera de seguir engañándose unos a otros sin mejorar realmente en la tarea que tienen entre manos.

"En este caso, el generador sigue generando burbujas carnosas que engañan al discriminador bastante bien, así que en general terminan mejorando sus habilidades en la pintura", dijo.

Barrat publicó muchas de las últimas obras de arte en su cuenta de Twitter, y sólo pueden describirse como mujeres surrealistas, obscenas y desnudas.

Esas creaciones son casi como obras salidas de un intoxicado Salvador Dalí o un mareado Picasso. Barrat acredita el trabajo de otro artista, Sol LeWitt, como el más similar al arte asistido por AI. 

LeWitt crearía una lista de reglas para un dibujo y luego las enviaría a un museo, donde las personas interpretarían las reglas y crearían el dibujo allí mismo.

El arte asistido por inteligencia artificial de Barrat no es exactamente sensual. De hecho, la mayoría de los desnudos parecen estar derritiéndose en un día muy caluroso. 

"La forma en que pinta las caras me hace sentir incómodo. Siempre las pinta como pecas púrpuras y amarillas, eso no está en el set de entrenamiento, así que todavía no estoy seguro de por qué lo hace", explica Barrat. "Personalmente, me fascinan estos retratos superextraños y poco realistas". 

El movimiento de arte surrealista parece aburridamente normal en comparación con esta nueva ola de artistas de AI y nosotros, en particular, esperamos que algún día los museos de arte tengan un ala dedicada al arte por inteligencia artificial. ¿No opinan lo mismo?