CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Ciencia

Descubren 'grafiti' en el módulo de la misión Apollo que llegó a la Luna

Empleados del Museo Nacional del Aire y el Espacio del Smithsonian acaban de descubrir dibujos y anotaciones hechos por astronautas hace 40 años en el módulo de la nave que llegó a la Luna.

El módulo de mando de la misión Apollo 11 llamado Columbia ha estado en exposición en el Museo Nacional del Aire y el Espacio del Smithsonian en Washington D.C. desde 1970. Pero los empleados del lugar acaban de descubrir marcas en el interior de la cápsula que ofrecen nuevas revelaciones sobre la mítica misión espacial.

El 20 de julio de 1969 se hizo historia cuando Neil Armstrong y luego Buzz Aldrin descendieron del módulo lunar y se convirtieron en los primeros seres humanos en caminar sobre la Luna. Mientras estaban en la superficie, el módulo espacial Columbia, pilotado por Michael Collins, giraba alrededor de la órbita lunar, esperando su regreso. Luego de que los exploradores lunares regresaran a la cápsula y aterrizaran sanos y salvos en la Tierra, el módulo recorrió Estados Unidos y luego llegó a su destino final en el museo.

Como parte de un proyecto para escanear completamente la cápsula y poner esas imágenes en línea a disposición del público, los empleados del museo descubrieron anotaciones y otras marcas hechas por los tres astronautas que vivieron en la cápsula durante la misión.

"Recientemente hemos vuelto a recordar que el trabajo de un curador nunca termina", escribió el curador Allan Needell en el blog del museo el jueves. Las marcas fueron encontradas "en áreas de la nave que habían permanecido fuera del alcance de la vista por más de 40 años", agregó.

Needell compartió fotos de los grafitis descubiertos hace poco. La primera imagen podría parecer como una serie de garabatos frenéticos hechos por un astronauta que necesitaba calcular la corrección del curso de la nave con urgencia. Pero al revisar las transcripciones de audio de la comunicación entre la nave y el centro de control en tierra, los curadores del museo determinaron que los números en la parte inferior derecha eran coordenadas enviadas por el Centro Espacial en Houston y que Collins estaba intentando usar para localizar la posición del Eagle en la superficie lunar. El panel en el que los escribió está a la izquierda de la estación de navegación donde Collins habría sido capaz de utilizar el telescopio y el sextante de la cápsula.

apollo-panel.jpg
Smithsonian Institution

Si miras de cerca el panel en la parte superior derecha de esta imagen, verás una anotación que dice: "bolsas de orina del día del lanzamiento". De acuerdo con el museo, los astronautas usaron esta gaveta de almacenaje, etiquetada como R5, para guardar bolsas de orina antes de que el sistema principal de eliminación de desechos fuera integrado. Needell sugiere que la anotación era una advertencia para que no se tocara la gaveta.

apollo-urine-bags.jpg
Smithsonian Institution

Incluso a pesar de que la misión Apollo duró poco más de una semana, al menos uno de los astronautas estaba contando los días para días para regresar, como se puede ver en este calendario hecho a mano. El último día, que fue cuando la cápsula cayó en el Océano Pacífico, no está marcado.

"Cuándo exactamente fue dibujado, y por cuál astronauta, así como qué propósito sirvió es todo objeto de conjetura (y de muchas discusiones) desde que nos percatamos de él", dijo Needell. "Sí sabemos que virtualmente no ha cambiado desde que el Módulo de Mando llegó al Laboratorio de Recepción Lunar durante el periodo de cuarentena de dos semanas que fue impuesto en las primeras misiones lunares Apollo".

apollo-calendar.jpg
Smithsonian Institution

Needell también compartió esta imagen en su post, la cual dice ha sido conocida por historiadores desde hace tiempo y no es parte de los nuevos descubrimientos. Pese a ello, la incluyó porque dijo que "es un sentimiento que ahora hemos llegado a apreciar más que nunca".

apollo-collins.jpg
Smithsonian Institution

"Seguiremos estudiando los secretos que guarda el Columbia casi 50 años después de completar su misión y durante muchos años por venir", dijo Needell. "Como curador, es emocionante saber que aún podemos conocer nuevos datos sobre uno de los artefactos más icónicos de toda la colección del Smithsonian".