Delphi, el carro autónomo, se va de paseo por EE.UU.

La fabricante de autopartes Delphi pone a prueba su tecnología de auto autónomo en una travesía que va de San Francisco a Nueva York.

delphiautodrive-01.jpg
Wayne Cunningham/CNET

Si queda cualquier duda de que los carros autónomos vienen en camino, el fabricante de autopartes Delphi quiere disiparlas todas al darle rienda suelta y luz verde a sus vehículos de conducción automática para que surquen la geografía estadounidense, de San Francisco a Nueva York. Este viaje transnacional tiene dos objetivos: investigación y treta publicitaria. Delphi recolectará 2.3 terabytes de datos durante su viaje, y llegará a la Gran Manzana justo a tiempo para el evento automovilístico New York International Auto Show.

Antes de la salida del auto el domingo pasado, el director del laboratorio de Delphi, John Absmeier, me invitó a visitar sus instalaciones en Mountain View, California, para conversar acerca del trayecto y para darle un vistazo al auto. Comenzando con la producción del Audi SQ5 de 2015, Delphi añadió una unidad de radar de largo rango en la parte frontal del auto y cuatro unidades de radar de corto rango en cada una de las esquinas. Una cámara montada en la parte superior del parabrisas hace las veces de un sensor visual, y seis sensores LIDAR ayudan a mapear los alrededores. Un GPS de alta resolución le comunica al auto dónde se encuentra.

El "cerebro" del auto, una unidad de procesamiento diseñada por Delphi y su socio Ottomatika (que se dedica a crear algoritmos de conducción), toma los datos recopilados por estos sensores para crear un ambiente virtual desde el cual el "cerebro" puede aplicar un patrón de conducción programado.

Delphi autonomous car radar
Un radar montado bajo el logo de Audi detecta el tráfico y objetos y peatones a una distancia de hasta 200 metros. Wayne Cunningham/CNET

Como previa de su travesía a lo largo del país, Absmeier y un conductor certificado de auto autónomo de Delphi llevaron uno de los vehículos de la empresa de paseo por las calles suburbanas aledañas al laboratorio de Delphi. Con destinos programados en el GPS del auto, el vehículo recorrió un trayecto que inició y finalizó en el laboratorio.

Durante el viaje monitoricé el ambiente virtual creado por los sensores y el cerebro del auto. Los datos de los distintos tipos de sensores se representaban como distintos elementos gráficos en la pantalla del reposacabezas, mientras los sensores rastrean los autos, los peatones y otros objetos a su alrededor. El conductor humano del auto se sentó en el asiento del conductor, listo para tomar el timón si salía algo mal, pero en nuestro viaje esto no fue necesario.

El auto lidió con intersecciones complicadas por sí solo, al detenerse antes de girar hacia la derecha cuando un peatón estaba cruzando la calle. El carro seleccionó los carriles de forma apropiada, e hizo maniobras para posicionar el auto cuando se acercaba a una calle donde tenía que girar. En una instancia, el auto estaba a punto de cambiarse al carril derecho, pero detectó un carro en la cuneta y rápidamente canceló la maniobra para luego resumir el plan y cambiar de carril cuando era seguro. La pantalla mostraba cómo la cámara reconocía los semáforos y mostraba cuando las luces estaban en rojo, amarillo o verde. Al completar el trayecto, el auto se dirigió al estacionamiento del laboratorio Delphi.

Ya he sido pasajero de este auto durante la feria de electrónica CES 2015, cuando me fui de paseo por el centro de Las Vegas. Mi segundo viaje en este auto, en calles distintas, fue igual de impresionante.

Delphi autonomous car sensor display
La pantalla muestra todos los datos que recolectan los sensores. Wayne Cunningham/CNET

Una parte de este viaje de prueba se llevó a cabo en la autopista, que es principalmente la clase de camino que pondrá a prueba Delphi durante su recorrido por el país. En vez de programar un destino en específico en Manhattan y dejar que el auto emprenda ruta, este viaje será más limitado. Delphi pondrá a prueba lo que Absmeier denomina como un "piloto de autopista", al permitir que el auto se conduzca a sí mismo desde la rampa de acceso hasta la rampa de salida.

La bienvenida en Manhattan

Un equipo de pilotos de autos autónomos tomarán el control del vehículo cuando se adentren a las ciudades y se dirijan a los hoteles. El vehículo utilizará sólo su radar y sensores de cámara, ya que el GPS y LIDAR no serán necesarios. Una vez que el conductor lleve al vehículo a la autopista, el chofer presionará el botón de conducción autónoma y el auto lidiará con la velocidad y el cambio de carriles. El carro de Delphi cambiará de carril cuando detecte que está en un flujo lento de tráfico para poder mantener el límite de velocidad. Esto representa un paso adelante de las funciones de control de crucero adaptativo y asistentes de cambio de carril que están disponibles en algunos autos actualmente.

Aunque esta prueba no parece o suena tan interesante como una travesía completamente autónoma por las autopistas y a través de las ciudades, sí será una demostración en el mundo real de lo que se avecina en los próximos años en términos de las nuevas funciones de un auto. Los autos del futuro cercano nos permitirán soltar el timón y quitar el pie de los pedales durante esas largas travesías en las autopistas, ayudando a reducir la fatiga de los conductores.

Por razones de seguridad, Delphi no reveló la ruta que tomará el auto ni el destino exacto. Todo lo que Absmeier pudo decir es que el auto finalizará su trayecto en un punto emblemático en Nueva York.

CNET espera estar presente para darle la bienvenida al auto de Delphi durante el show de automóviles en Nueva York.

Close
Drag